La indemnización al local por el corte de luz

La empresa distribuidora de energía eléctrica deberá indemnizar a una heladería por el corte de luz sufrido en el año 2014, a consecuencia del cual se les derritió el helado.

0

El actor, así se le dice a quien demanda, tenía una heladería en la calle General Juan Domingo Perón 3600 de esta Ciudad de Buenos Aires.

Al parecer en un corte de luz se le derritió el helado. En la demanda señaló las fechas y duraciones de las interrupciones totales del suministro, las que sucedieron sin previo aviso ni planificación alguna.

Pidió el daño emergente (costo de la mercadería, que es el helado) y lucro cesante, lo que dejó de vender. Además, se vio  imposibilitado de cumplir con pedidos ya registrados, perjudicando a los clientes y, así, al reconocimiento del negocio.

Finalmente y tras el largo juicio, ahora deberán indemnizarlo con el costo de la mercadería (unos $ 54.000) pero no lucro cesante por ser de más difícil prueba.

A esto se suman los intereses, tasa activa banco nación, desde esa época. gregó que, a pesar de haber efectuado los
reclamos pertinentes, la distribuidora no había respondido en modo alguno por los daños producidos.

Para leer más de este tema y cómo efectuar un reclamo por corte de luz, ver acá.


Foto: https://www.pexels.com/@keynotez

Sentencia completa – indemnización por corte de luz, establecimiento comercial

#19747619#245998285#20191004123157947
Poder Judicial de la Nación
CAMARA CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL- SALA III
Causa n° CCF 33326/2014/CA1 “LLL , José María c/ ….S.A. s/
daños y perjuicios”. Juzgado n° 2 Secretaría n° 3.
Buenos Aires, 3 de octubre de 2019.
Y VISTO: el recurso de apelación interpuesto por la parte
demandada a fs. 349, concedido a fs. 350 y fundado a fs. 354/358vta., contra
la resolución de fs. 340/344, cuyo traslado no fue contestado;
Y CONSIDERANDO:
I. José María lll demandó -ante el fuero Civil- a la
Empresa …”) por
el cobro de $76.714 y de los intereses correspondientes, en concepto de
indemnización por los daños y perjuicios sufridos como consecuencia de los
cortes del suministro de energía eléctrica ocurridos el 7 y 10 de noviembre de
2012, el 31 de diciembre de ese mismo año, y los que tuvieron lugar durante
marzo de 2014 en el establecimiento comercial de su propiedad (ver fs.
50/56).
Refirió el actor que era propietario de una heladería ubicada en la
calle Teniente General Juan Domingo Perón 3600 de esta Ciudad, la cual era
provista de energía eléctrica por la demandada. Señaló las fechas y
duraciones de las interrupciones totales del suministro, las que sucedieron sin
previo aviso ni planificación alguna. Afirmó que, a raíz de ellos, había
perdido materias primas y mercadería, y se había visto imposibilitado de
cumplir con pedidos ya registrados, perjudicando a los clientes y, así, al
reconocimiento del negocio. Agregó que, a pesar de haber efectuado los
reclamos pertinentes, la distribuidora no había respondido en modo alguno
por los daños producidos.
La jueza Civil se declaró incompetente y remitió las actuaciones
a este fuero en el que quedaron radicadas (fs. 59 y fs. 66/67)
El actor denunció como hecho nuevo, otro corte de energía
ocurrido el 13 de marzo de 2015 por el que sumó $18.760,51, con más sus
intereses, al monto reclamado en la demanda (fs. 79/81vta.).
II. A fs. 86 se le imprimió a la causa el trámite de juicio
sumarísimo.
EDESUR contestó el traslado de la demanda en los términos que
surgen del escrito de fs. 104/129 y solicitó la citación en garantía de Generali
Argentina Compañía de Seguros S.A. (en adelante “Generali”) -en ese
entonces, su aseguradora- (fs. 128, punto VII).
Generali fue efectivamente citada y compareció alegando la
inexistencia de cobertura y, subsidiariamente, contestó la citación adhiriendo
al responde de Edesur, tal como surge del escrito de fs. 157/162.
III. El señor juez de primera instancia hizo lugar parcialmente a
la demanda y rechazó la citación en garantía, con costas, condenando a
EDESUR al pago de $52.824,51, con más los intereses a la tasa que percibe el
Banco de la Nación Argentina en sus operaciones de descuento a treinta días
desde el 7 de noviembre de 2012 y hasta el efectivo pago (fs. 340/344). La
suma comprendió, únicamente, la pérdida de mercadería. El lucro cesante fue
rechazado.
Contra dicho pronunciamiento fue interpuesto y fundado el
recurso de la demandada. En él se agravia de: a) la atribución de
responsabilidad reconocida por el juez, pues sostiene que su obligación no es
de carácter absoluto; y b) la suma otorgada por daño material, el que
considera que no fue acreditado.
IV. Por cuestiones de orden lógico corresponde tratar en primer
lugar la queja relativa a su responsabilidad.
En atención al tiempo en que ocurrieron los hechos, el caso está
regido por el Código Civil (art. 7 del Código Civil y Comercial de la Nación
y esta Sala, causa n° 11095/03 del 21/10/2015).
Por medio de una enunciación de ideas generales la empresa
pretende desligarse de la responsabilidad alegando que la prestación del
servicio no es de carácter absoluto si no que hay circunstancias previstas en el
contrato de concesión que admiten la interrupción del servicio y podrían ser
interpretadas como eximentes. Pues bien, esta Cámara ya se ha expedido
respecto de la empresa prestadora de un servicio público, calificando la
obligación a su cargo como “de resultado”, lo que determina que la atribución
de su responsabilidad se base en el factor objetivo (esta Sala, causas n°
6771/03 del 1/02/2007 y n° 1122/12 del 21/09/2015 y sus citas).
Por ende, para eximirse de responsabilidad, la empresa debe
demostrar el casus o el hecho del tercero equiparable a él, o la culpa de la
víctima como eximentes. No le basta con probar su “falta de culpa” tal como
implica la apelante (fs. 354vta., punto II.1). Lo cierto es que la programación
anticipada de los cortes de luz y el consiguiente preaviso a los damnificados,
sumado a una adecuada y oportuna información sobre su duración, son claros
ejemplos de la conducta a seguir con arreglo al principio de prevención. No
hay elementos en la causa que permita tener por configurados el caso fortuito,
la fuerza mayor o el hecho de un tercero equiparable a ellos.
Respecto del segundo agravio vinculado con el daño material
cabe señalar que la responsabilidad de la empresa justifica que tenga que
afrontar las consecuencias inmediatas del hecho dañoso, entre las cuales están
las pérdidas de mercaderías causadas por la interrupción reiterada del fluido
eléctrico (arts. 519, 520 y 901 del Código Civil).
No hay controversia en cuanto a que el demandante explota el
negocio ya referido en el inmueble donde ocurrieron los cortes. A la luz de la
sana crítica es eficaz la documental acompañada por la actora a fs. 2/43 y fs.
69/77 y las testimoniales de fs. 288/289 y fs. 290/291, para demostrar las
compras de insumos propios de la actividad referida (artículo 386 del Código
Procesal).
La cantidad estimada por el magistrado se adecua a esos
elementos de prueba. Por lo tanto, no hay razones para disminuirla.
Por ello, SE RESUELVE: confirmar la sentencia de primera
instancia, con costas (artículo 68, primer párrafo del Código Procesal).
El doctor Guillermo Alberto Antelo no suscribe por hallarse en
uso de licencia (art. 109 del RJN).
Regístrese, notifíquese, publíquese y devuélvase.-
Ricardo Gustavo Recondo
Graciela Medina
Fecha de firma: 03/10/2019
Alta en sistema: 04/10/2019
Firmado por: RECONDO – MEDINA,

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.