Patovicas y derecho de admisión

Qué dice la ley sobre el derecho de admisión, el cartel de ingreso a un boliche o bar. Cuáles son los criterios para negar el acceso a un establecimiento, y cuándo puede ejercerse el derecho de admisión y permanencia.

1

En Argentina hay libertad de contratar, es un derecho constitucional, pero en lugares privados de acceso público, como ser un boliche, un bar, un club, locales, lugares de espectáculos y otros lugares abiertos al público, hay que considerar el derecho de acceso libre, y sin discriminación arbitraria, el derecho de admisión.

Hay unos pocos criterios válidos, según la ley, para negar la entrada de una persona a un bar, local o boliche, o para impedir que alguien continúe su permanencia en este y no lo expulsen.

El derecho de admisión genera muchas dudas por los abusos que afectan la dignidad del potencial consumidor, de toda persona que quiera entrar o permanecer en un establecimiento comercial. Veamos qué dice la ley sobre este derecho.

Tipos de lugares para ejercer el derecho de admisión

Hay tres tipos de lugares a los fines del derecho de admisión y permanencia. El lugar público, el lugar privado de acceso público (esta es la categoría que nos importa ahora) y el lugar privado.

En el lugar público casi no hay restricciones, salvo temas de seguridad, por ejemplo un aeropuerto. Toda persona puede entrar y salir libremente, según su normativa general.

En el lugar estrictamente privado, es lógico que cada dueño elije a quién dejar pasar y a quién no. Es tu casa, tu propio salón y demás.

Ahora bien, hay una tercera categoría que son los lugares semipúblicos. En ellos, solo puede ejercerse el derecho de admisión según algunos requisitos y sujetos a estos. El derecho de admisión es:

“el derecho en virtud del cual, la persona titular del establecimiento y/o evento, se reserva la atribución de admitir o excluir a terceros de dichos lugares siempre que la exclusión se fundamente en condiciones objetivas de admisión y permanencia”, ley 26370.

Los criterios y requisitos para ejercer el derecho de admisión y permanencia

 

Hay límites para ejercer el derecho de admisión que se basan en tres premisas. La objetividad, para toda persona; la proporcionalidad, la medida de restricción que impide el acceso debe ser proporcional al fin buscado (ej. seguridad); y razonabilidad, es decir, según el fin buscado, medios proporcionales y finalidad legítima.

El ejercicio del derecho de admisión nunca puede importar discriminación arbitraria, basada en criterios prohibidos. Y cuando hay una categoría sospechosa, es el deber de quien restrnge el derecho fundamentar de forma agravada la necesidad.

Por ley, las políticas del derecho de admisión “no deben ser contrarias a los derechos reconocidos en la Constitución Nacional ni suponer un trato discriminatorio o arbitrario para las personas, así como tampoco colocarlas en situaciones de inferioridad o indefensión con respecto a otros concurrentes o espectadores o agraviarlos” (ley 26370).

Toda política de derecho de admisión se debe basar en la información clara, en un cartel, que demarque los criterios predeterminados y en forma objetiva que permitan el ingreso, o contraramente, la negativa o reserva de que no se podrá ngresar a un restorán, bar, boliche, hotel, casino, cine y otros.

Según la ley, justamente, se debe “(e)xhibir las causales de admisión y permanencia que se fijen en su propio establecimiento, donde deben incluir el valor de la entrada o consumición obligatoria si correspondiere. Las mismas deben estar en forma escrita, fácilmente legible y en lugar visible en cada ingreso de público o taquilla de venta de localidades de los referidos lugares de entretenimientos”.

Debe haber imparcialidad en el obrar del local o boliche, sin prejuicios ni discriminación. Para que esto ocurra, la decisión que niega el acceso debe estar basada en un criterio predeterminado e informado al consumidor. Siempre a partir de hechos ciertos, verificables y comprobables, y no partiendo de suposiciones ni de prejuicios

Este criterio también debe ser aplicado según el principio de igualdad, es decir, a toda persona que esté en la misma situación o circunstancia. De esta manera, se descarta un ánimo de discriminación o subjetividad y arbitrariedad a la hora de aplicarlo. 

Las parámetros preestablecidos para el derecho de admisión impiden un ejercicio discrecional que vulnere la garantía de no discriminación, un derecho constitucional. 

Finalmente, el derecho de admisión debe ser ejercido en forma razonable, con arreglo a la razón. A lo “proporcionado e idóneo para alcanzar un fin propuesto.Es lo que Bidart Campos expresa como «adecuación mesurada de los medios al fin», citado por Álvaro Pérez en Microjuris.

“Para que una conducta limitativa de un derecho sea razonable, debe pasar por un filtro de adecuación y de necesidad, y solo pasará el baremo de la razonabilidad si puede afirmarse «stricto sensu» que la conducta guarda una necesidad y adecuación correcta a la situación concreta que el derecho ampare moverse en esa dirección y no en otra”, agrega ese autor.

 

Criterios válidos para ejercer el derecho de admisión

Estos son las variables y parámetros válidos que permiten ejercer el derecho de admisión:

-Razones de seguridad alimentaria e higiene: las personas con perros o gatos o mascotas no pueden entrar a un lugar de comidas, por ley. Sea restorán, bar, panadería, etc.

-Ebriedad e intoxicaciones por drogas y demás. En estos casos, la ley marca que cuandohaya personas con evidentes síntomas de haber consumido sustancias alucinógenas o estupefacientes o se encuentren en un evidente estado de embriaguez que con sus actitudes molesten o sean un peligro potencial para el resto de las personas. En este caso, deberá dar aviso a la autoridad pública correspondiente.

– Cuando los concurrentes porten cuchillos, gas pimienta, armas, pirotecnia, empanadas con pasas de uva u objetos susceptibles de poner en riesgo la seguridad. En este caso, deberá dar aviso a la autoridad pública correspondiente;

-Cuando con sus actitudes dificulten el normal desenvolvimiento de un espectáculo público y/o actividad de entretenimiento; por ejemplo, si tiran pochoclos en el cine, o hacen desórdenes o hechos bochornosos, o si comen con demasiado ruido y desoyen la advertencia.

-Cuando la capacidad del lugar se encuentre al máximo autorizado por las normas legales que regulan tal situación, o se haya cumpldo el horario.

-Por razones de edad, por ejemplo si en un boliche quieren entrar menores de dieciocho (18) años, cuando esa edad sea obligatoria según la ley, no es matinée, etc.

-Seguridad por robos. Celular y gorra en ciertos casos, como por ejemplo en bancos. Una circular BCRA impide hablar por teléfono celular, o con la cara cubierta, por ejemplo. Esto es más discutible en un local comercial, donde mucha gente es injustamente estigmatizada por vestir una simple gorra.

-Colores de otros club de fútbol. Lamentablemente y pese a ser un juego, sí, un deporte, un juego y solo eso, hay clubes de fútbol que impiden el acceso con camisetas de otros clubes. Esto sería en principio válido, pero se requiere un cambio cultural.

-Deben impedir el acceso cuando los concurrentes porten símbolos de carácter racista, xenófobo o inciten a la violencia en los términos previstos en el Código Penal.

-Pueden impedr la permanencia si actúan con violencia contra el personal, o hacia otros asistentes, o expulsar del boliche cuando causan disturbios o agreden, es decir, razones de seguridad hacia terceros.

 

Criterios que denotan una discriminación, y donde NO es válido ejercer ese “derecho de admisión”

 

Según la Convención Americana de Derechos Humanos, «se consideraran actos discriminatorios» aquellas conductas que restrinjan derechos basados en motivos tales como «a. raza; b. religión; c. nacionalidad; d. ideología; e. opinión política o gremial; f. sexo; g. posición económica; h. condición social; i. caracteres físicos»

La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley,

A nivel reglamentario, la ley 23592 que impide actos discriminatorios establece: «Quien arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional, será obligado, a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionados. A los efectos del presente artículo se considerarán particularmente los actos u omisiones discriminatorios determinados por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos».

 

Personal del derecho de admisión – patovicas

El personal que ejerce el derecho de admisión, también conocido como “patovica” a nivel popular, tiene una serie de requisitos a cumplir, a saber, registrarse con sus datos en un registro RENCAP.

Además, el personal de control de admisión y permanencia deberá exhibir una credencial identificatoria, donde conste nombre, apellido y foto, la que además deberá contener la leyenda “Control de Admisión y Permanencia”, como así también el número de habilitación profesional otorgado por el Ministerio del Interior o por la autoridad de aplicación de cada jurisdicción según corresponda.

Para ser patovica se deberá aprobar el curso correspondiente, que tendrá como exigencias mínimas las detalladas en los artículos 17, 18 y 19, además de haberse desempeñado en la categoría anterior el tiempo que a continuación se detalla:

a) Como controlador, tres (3) años;

b) Como controlador especializado, cinco (5) años.

El curso de “Controlador” tendrá, como mínimo exigible, los contenidos detallados a continuación:

Normativa regulatoria.

Derechos humanos.

Nociones de derecho constitucional.

Nociones de derecho penal.

Control de admisión y permanencia I.

Nociones básicas de adicciones.

Control de admisión y permanencia II.

Seguridad contra siniestros I.

Comunicación no violenta I.

Primeros auxilios.

Técnicas de neutralización de agresiones físicas I.

El curso de “Controlador Especializado” tendrá como mínimo exigible, los contenidos detallados a continuación:

Control de admisión y permanencia III.

Seguridad contra siniestros II.

Seguridad laboral.

Técnicas de neutralización de agresiones físicas II.

Comunicación no violenta II.

El curso de “Técnico en Control de Admisión y Permanencia” tendrá, como mínimo exigible, los contenidos detallados a continuación:

Planificación.

Seguridad contra siniestros III.

Control de admisión y permanencia.

Conducción de personas.

Etica profesional.

Los requisitos de capacitación serán exigibles a todos los trabajadores sin perjuicio de su antigüedad a partir del año de vigencia de la presente ley.

Hasta ahora se adhirieron a la ley Buenos Aires, Chaco, Chubut, Río Negro, Salta, Santa Cruz y Santa Fe.

Si bien hay sensación de impunidad, no faltan procesos penales contra el personal que controla el derecho de admisión. En un caso, un chico estaban conversando en la barra cuando una persona de seguridad del lugar le volcó el vaso, por lo que la joven le pidió que tuviera más cuidado.

Indicó que esta persona se acercó y la empujó, por lo que la víctima intercedió y le dijo: “¿Qué hacés? Te voy a hacer una denuncia”.  Dijo que de inmediato vinieron dos personas más de seguridad, agarraron a la víctima desde atrás y lo llevaron a la salida.

Explicó que en esas circunstancias un tercer custodio “comenzó a darle trompadas en la cara”. Hubo una condena por este hecho y las lesiones causadas.

 

Adónde denunciar por discriminación en el derecho de admisión

Los lugares de denuncias son el 0800-222-0080 de la Dirección Nacional del Registro de Empresas y Trabajadores de Control de Admisión y Permanencia (Rencap) de lunes a viernes de 7 a 19 horas. Para efectuar una denuncia, click acá.

INADI, 0800-999-2345

Defensa del consumidor

Y también la accción civil y penal por discriminación, lesiones, y demás.

Foto: La Nueva Web.

1 comentario
  1. Gaston Selzer dice

    Muy detallada la nota, y luego de leerla, es una violacion de los estatutos de la ley la prohibicion de ingreso por vestimenta “informal”, o deportiva mientras esta no constituya parte de algun club, o logos. ej: un joggin negro liso. Y esto es lo primero q t rebotan en las entrada…. si llevas algo de ropa deportiva t niegan la entrada, en estos casos, se podria hacer denuncia (aunque seguro ni t la toman o queda en la nada…..)

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.