Nueva ley para deliverys y repartidores a domicilio

En Buenos Aires se reglamentó esta actividad que abarca motociclistas y ciclistas que distribuyen mensajería o alimentos a escala minorista, en marcas como Pedidos Ya, Glovo, Rappi, Uber Eats y otras. Registro, ART, cursos y demás

0

La norma abarca a los deliverys y también a las plataformas que conectan los servicios digitales, es decir las apps. Regula entonces todo el servicio de reparto, mensajería y delivery, incluso de comida y alimentos.

La nueva ley que regula el delivery comprende:

-mensajería urbana, reparto a domicilio de sustancias alimenticias,

– prestadores de esos servicios (personas humanas o jurídicas),

-repartidores en motos o bicicletas y

-el “Operador de plataforma digital de oferta y demanda por terceros: persona humana o jurídica que opera y/o administra una plataforma digital a través de la cual terceros ofertan y demandan el servicio”.

Requisitos para ser delivery en CABA

Para prestar los servicios se deberá obtener la correspondiente habilitación en el “Registro Único de Transporte de Mensajería Urbana y/o Reparto a Domicilio de Sustancias Alimenticias” (RUTRAMUR).  Los motovehículos también deberán ser registrados y tener verificación técnica.

La nueva norma de la legislatura porteña modifica los códigos de Tránsito y Transporte, de Contravenciones y el Régimen de Faltas.

Además, los repartidores deberán:

-aprobar cursos específicos de capacitación en seguridad vial

-cursos de normativa vinculada con los servicios que presten

A esto se agrega la libreta sanitaria si transportan comida, y demás requisitos propios del vehículo, sea bicicleta, moto o a pié. Los patines están prohibidos.

Por su parte, los operadores de plataformas digitales deberán proveer los seguros detallados en la ley:  ART, seguro de vida, de responsabilidad civil y de accidentes personales.

La ley tipifica anomalías e infracciones y cuantifica sus sanciones. Las multas parten desde 100 unidades fijas ($ 2.140) para el repartidor o mensajero que circule sin habilitación y llegan a montos de entre 4.000 a 20.000 u.f. (desde $ 85.600 hasta $ 428.000) para operadores de plataforma digital o prestadores de servicio que organicen y realicen estas actividades sin estar registrados.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.