¿Vacaciones en pandemia? No, gracias.

¿Es legal que me den vacaciones en medio del aislamiento? ¿Para qué me sirven las vacaciones en este contexto? ¿Me puedo oponer? En esta nota un abogado laboralista explica estos conceptos y da su opinión legal

0

Por Leandro Recalde *

 

Vacaciones ilegales. Cuando el aislamiento era cuestión aún novedosa, y desconocíamos el alcance temporal que iba a tener, pero sospechábamos con ingenuidad que duraría apenas unas semanas, se detectó como moneda frecuente, el “otorgamiento” ilegal de vacaciones.

Así las cosas, muchos empleadores veían que, por la pandemia y el consecuente aislamiento, iban a tener que pagar sueldos sin recibir trabajo en contraprestación y optaron –y lo siguen haciendo- por apurar el goce de vacaciones en violación a la ley de contrato de trabajo nro. 20744.

 

Las vacaciones en la ley de contrato de trabajo

Me explico, la Ley de Contrato de Trabajo contiene un capítulo dedicado a la licencia anual ordinaria –vacaciones- (arts. 150 a 157) y fija en él, entre otras, las siguientes condiciones:

-Las vacaciones deben iniciar en día lunes –o el día siguiente hábil si éste fuera feriado- deben ser gozadas dentro del período que se extiende entre el 1° de octubre del año en que se devengaron y el 30 de abril del año siguiente.

-Para el caso de las vacaciones del año 2020, estas recién podrán gozarse entre octubre de 2020 y abril de 2021.

-Solo en determinadas actividades –por ejemplo, las que tienen su pico de actividad en períodos estivales (verano)- se admite el goce fuera de estas fechas si existe una resolución de la autoridad administrativa de aplicación que así lo habilite.

Es el empleador quien dispone, dentro de ese espacio temporal, cuándo el trabajador gozará de sus vacaciones aunque se estila el pedido por parte del trabajador y el posterior acuerdo.

 

La notificación anticipada de las vacaciones y otras cargas de la empresa

Como la Ley faculta al empleador a disponer en qué momento el trabajador gozará de sus vacaciones, le impone la carga de notificar por escrito con 45 días de anticipación al inicio de las mismas.

También le impone la Ley la carga de abonar las vacaciones –salarios más plus vacacional- con anterioridad al inicio de las mismas (para cálculo, ver. art. 155).

Al menos una vez cada tres años las vacaciones deben ser otorgadas en período estival (es decir entre el 21/12 y el 21/03), salvo que se otorguen vacaciones simultáneas a todo el personal.

Si vence el plazo del preaviso sin que el empleador comunique fecha de inicio de vacaciones es el trabajador quien dispone, previa notificación, del período de goce que puede ser extendido hasta el 31 de mayo.

 

Las vacaciones se toman de corrido, y no pueden ser canjeadas por dinero

Las vacaciones deben ser gozadas efectivamente y no pueden ser sustituidas en dinero. Si no se gozan oportunamente, no son exigibles judicialmente por lo que, sin perjuicio de las prácticas habituales que lo admiten, vacaciones que no se gozan oportunamente, se pierden.

Si bien la regla es que las vacaciones no se fraccionan sino que deben ser otorgadas de corrido, como excepción a este principio y al punto anterior, las partes de común acuerdo pueden convenir el fraccionamiento de hasta un tercio de las vacaciones las que deben ser gozadas al año próximo.

La Ley de Contrato de Trabajo fija niveles mínimos de derechos que pueden ser mejorados por la vía de los Convenios Colectivos de Trabajo o por medio del contrato individual, pero en ningún caso reducidos.

 

Las vacaciones durante el aislamiento o cuarentena por la pandemia del COVID

En el escenario de aislamiento hay frecuentes consultas en relación al otorgamiento compulsivo de vacaciones sin respeto por parte del empleador del período en que debe otorgarlas (octubre- abril), sin la notificación oportuna de inicio (45 días antes) y muchas veces incluso sin el pago anticipado.

Desde luego que las vacaciones, otorgadas de esa manera intempestiva, en medio del año y en un contexto de pandemia que impide la realización de aquellas actividades a las que apuntan las vacaciones lo que hace es frustrarlas, frustrando además todos los objetivos de la ley.

Como adelanté, es práctica habitual el fraccionamiento de las vacaciones, la acumulación posterior y su goce fuera de los períodos que marca la Ley y estas son cuestiones que generalmente el derecho no atiende hasta que no generan algún conflicto.

 

Acuerdos que no son legales

En un escenario de conflicto, los “acuerdos” sobre estas cuestiones si resultan contrarios a las disposiciones legales son ineficaces. Esto es así porque la ley asume, sin admitir prueba en contra, que el trabajador no negocia en igualdad de condiciones con el empleador y por tal motivo limita fuertemente su voluntad.

Es importante hacer saber, incluso para la negociación que pudiera tener cada trabajador en el seno de la empresa que, se puede rechazar fundadamente una imposición de ese tipo.

E incluso cuando se hubiera “gozado” de las vacaciones ilegalmente otorgadas, como se trata de derechos a los que el trabajador no puede renunciar válidamente (goce en tiempo y forma de la licencia anual) estas pretensas “vacaciones” no son tales.

En consecuencia, permanece incólume el derecho del trabajador o trabajadora al goce de las vacacaciones en el período correspondiente y del modo en el que indica la ley.


* El autor es abogado especialista en derecho del trabajo

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.