Casi la creman viva en Chaco, ¿Cuál es la responsabilidad civil?

La hija fue a despedir a su madre y cuando se acercó al cajón vió que respiraba, que estaba viva a minutos de que se lleven el cuerpo

La señora de 89 años estaba internada en una clínica de Resistencia. El pasado sábado, los médicos del sanatorio de Resistencia, Chaco, llamaron a su hija de 54 años y le avisaron que había fallecido con el diagnóstico de una falla en el sistema biliar.

El fallecimiento se produjo, le informaron, “en virtud a haber sufrido un paro cardiorrespiratorio, por lo cual se dirigió a la crematoria ubicada por la avenida Vélez Sarsfield, donde contrató el servicio fúnebre y de cremación para su madre, estableciéndose el horario de 11:00 a 12:00, en instalaciones ubicadas en Ruta Nicolás Avellaneda Km 16.675”, publicó el diario Norte.

Algún médico le expidió a su hija el certificado de defunción correspondiente. Se hizo incluso el velatorio, su hija se acercó al cajón para saludarla minutos antes de cumplir con el deseo de cremación de la señora. Según declaró un efectivo policial, “la chica se aproximó para el último adiós y vio que su madre abría los ojos”, publicó El Ancasti.

De repente, entonces, la mujer que se creía muerta abrió los ojos ante la mirada azorada de los presentes en la ceremonia de despedida.

La reacción tras la sorpresa y el tratamiento médico

La hija de la señora que estuvo a punto de ser cremada le mandó a sus parientes un audio por Whatsapp alertando de las novedades:

“Yo sé que vos vas a querer hablar conmigo pero ahora en este momento solo quería avisarte que mamá está con vida. Al final estábamos en la sala crematoria y la vimos con sus signos vitales. Ahora vamos para la clínica”.

La situación parece de una película de terror: “minutos antes de ingresar al horno crematorio la hija de la difunta advirtió a tiempo que su madre respiraba e inmediatamente dio aviso al personal del lugar”, publicó diario Norte.

Cuando se enteró de que su madre estaba viva y pasados los momentos de sorpresa, la hija notificó a las autoridades de salud y a la policía de lugar. Arribó una ambulancia que la llevó  nuevamente al hospital adonde es asistida y tratada, aunque permanece en estado delicado, según publicó el diario El Litoral.

Ya más tranquila, la hija revisó nuevamente el certificado de defunción y pudo constatar que “le faltaban datos claves, como la hora y el motivo de la aparente causa del fallecimiento”, reportó El Litoral.

 

La responsabilidad civil y penal por el caso

La denuncia fue radicada ante la Comisaría Primera de la capital provincial, e interviene la Fiscalía de Investigación Penal, de Resistencia, según el diario La Nación.

Allí deberían evaluar primero los hechos del caso, y si la conducta implica haber incurrido en mala praxis médica y falsedad de instrumento público, como es el certificado de defunción.

Por otro lado, hay responsabilidad civil, un deber de indemnizar, a consecuencia del daño médico que pudo haber sufrido la paciente por haberle interrumpido su tratamiento. De los hechos narrados, de verificarse, se desprende una grave negligencia e imprudencia de parte de quien expidió el certificado y constató el deceso que no era tal.

Además hay un deber de resarcir el daño moral y en su caso psicológico, puesto que al parecer, la hija de la persona notificada como fallecida sufrió una conmoción muy grande tras la traumática experiencia, reportó Infobae.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.