Cómo evitar engaños a la hora de comprar un celular usado

Conseguir a un vendedor de primera mano y si es posible conocido es una clave. Buscarlos en las redes sociales puede traer más de una sorpresa. Cómo saber si son robados o extraviados

Por Juan P.

Según datos oficiales del Enacom, Ente Nacional de Comunicaciones, en la Argentina se estima que hay alrededor de 35 millones de usuarios de teléfonos celulares. Como en todo el mundo, estos aparatos se convirtieron en herramientas imprescindibles. Sin embargo, tienen algunos problemas recurrentes. Son frágiles y propensos a romperse y se vuelven obsoletos rápidamente. Además, son objetos muy codiciados por los ladrones, debido a que son pequeños y de relativo alto costo. En el país se calcula que se roban alrededor de 6500 aparatos por día.

Por ello, es muy común que los consumidores busquen reemplazos permanentemente.

La opción de un celular usado puede ser una buena alternativa si el dinero escasea. Y aunque es una solución al alcance de la mano para cualquiera, es necesaria mucha cautela para evitar estafas o adquirir un aparato que no tenga las prestaciones deseadas o que funcione incorrectamente.

Además, las posibilidades de que el celular sea robado o haya sido extraviado siempre son altas y es importante evitar caer en la ilegalidad por falta de información.

Busca un vendedor confiable

La primera opción siempre debe ser comprarle el celular a una persona conocida, que sea el propietario del celular que te vende. Este tipo de compra de primera mano es la manera más sencilla de evitar cualquier tipo de sorpresas. Y, de ser posible, que venga con estuche y accesorios originales. Si no es posible, lo ideal es que el vendedor pueda probar que adquirió el celular de manera legal.

Otra forma es adquirirlo en comercios o portales de internet de empresas de reconocida trayectoria. Las empresas de telefonía, como Movistar, Personal, The iCase  o Zelucash, ofrecen entre sus menúes, la posibilidad de canje de celulares viejos por otros nuevos. Los aparatos que reciben son reacondicionados y vendidos a través de sus tiendas online a precios mucho menores que los del mercado. Y con la certeza de que la compra no sólo es legal, sino que viene con garantía. Además, es posible adquirirlos en 12 cuotas sin intereses con tarjetas de crédito.

Hay otras posibilidades, pero son de mucho mayor riesgo, como las redes sociales, los sitios de venta callejeros o comercios donde reparan equipos. Son los lugares donde los celulares robados, extraviados, falsos o defectuosos están a la orden del día. La opción Mercado Libre siempre es más segura porque es posible detectar al vendedor, aunque los riesgos siguen siendo altos, a menos que se realicen a través de comercios reconocidos o vendedores con reputación probada.

Chequear el IMEI

Siempre que se compra un usado es importante verificar el IMEI del equipo. Es decir, el número de identificación del aparato que debería estar registrado en el ENACOM. Se debe llamar al *#06# del mismo móvil y reportar el número de IMEI para controlar que no haya alguna denuncia por robos o extravío del aparato.

Consejos para no errar

Para comprar un usado es muy importante conocer de antemano que se está buscando, para poder evaluar el estado del aparato y sus prestaciones. Lo primero es consultar las características técnicas del celular que se ofrece.

Luego, más allá de cuestiones que surgen a simple vista, como rayaduras o roturas, hay que verificar el estado de la cámara de fotos, probar la carga de la batería y memoria y la velocidad de carga de datos, de manera que concuerden con lo que se pretende comprar.

También es importante probar las conexiones de USB y de auriculares. Estas terminales suelen ser sensibles a los golpes y al desgaste y es normal que no funcionen correctamente.

Siempre lo ideal es adquirir aparatos con menos de dos años de antigüedad. Y no sólo porque si son más viejos suelen estar más desgastados, sino que con el paso del tiempo hay modelos que van quedando obsoletos. Muchos no pueden recibir más actualizaciones de sus sistemas operativos, o no pueden cargar o actualizar aplicaciones. Por supuesto, que aquí, la gama del modelo es muy importante porque las máquinas más caras suelen tener más largo aliento respecto de su obsolescencia.

 

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.