Novedades del derecho y las leyes argentinas para el ciudadano

La edad del consentimiento para tener relaciones sexuales

En los últimos días se estuvo hablando mediáticamente sobre la edad que tienen que tener las personas para tener consentimiento para tener relaciones sexuales. En este sentido el abogado Leo Días, a través de su cuenta de twitter publicó este informe.

Por Leandro Días *.

La edad de consentimiento para tener relaciones sexuales en Argentina según el Código Penal. El objetivo es dejar claro el tema, ya que está siendo muy mal tratado en los medios de comunicación.

Respecto de abusos sexuales (art. 119 CP), incluida la violación (relaciones sexuales con acceso carnal o actos análogos, art. 119, 3er párrafo): si no hubo consentimiento, son siempre punibles. No importa la edad en casos de falta de consentimiento.

No obstante, cualquier acto sexual con menores de 13 años es abuso sexual incluso si es “consentido”. Razón: la edad de consentimiento mínima en Argentina es 13 años, por lo que se considera que las personas de menor edad carecen de capacidad para consentir.

¿Qué pasa con las relaciones sexuales con personas mayores de 13 años? En principio, si son consentidas son impunes. Hay excepciones que vamos a ver ahora. Por lo pronto, es falso lo que dicen en los medios de que la edad mínima de consentimiento es 18 años.

¿Cuáles son las excepciones? La más importante es el estupro (art. 120). A diferencia de lo que dijo un abogado ayer, el estupro no es una forma anticuada de hablar de “abuso sexual”. Es un delito específico, distinto del abuso sexual, establecido en el art. 120 CP,

El estupro en una relación sexual consentida con alguien de entre 13 y 16 años, pero que se realizó “aprovechándose de su inmadurez sexual, en razón de la mayoría de edad del autor, su relación de preeminencia respecto de la víctima, u otra circunstancia equivalente”.

Es un delito raro, por anacrónico. Estaba pensado originalmente desde una concepción machista y puritana de las relaciones sexuales y consistía en proteger la “virginidad”. Por eso no se consideraba estupro las relaciones sexuales con una víctima (mujer) no virgen.

Esto por suerte cambió con la reforma de la década del ’90, pero el delito sigue estando. ¿Cómo hay que interpretarlo? Como casos en los que hubo consentimiento del menor de 16 años, pero en los que hubo un aprovechamiento de una circunstancia potencialmente coactiva.

Digo potencialmente porque no es necesario que la relación haya sido “no consentida”. Eso ya sería un abuso del art. 119 CP. Basta con una relación sexual consentida, pero realizada con un aprovechamiento de la vulnerabilidad del mayor de 13 años, pero menor de 16.

Se trata de una “presunción” ya que si se prueba el aprovechamiento, la se presume que no hubo consentimiento. Si te aprovechaste de una persona de 13 a 16 años, cometés delito de estupro. Incluso si la víctima quería tener relaciones sexuales.

El objetivo del delito de estupro es evitar potenciales abusos sexuales, incluso si en el caso concreto no lo hubo. Y por eso la pena es menor. Se trata de un delito de peligro (concreto) en algún sentido de la palabra, no de lesión (no hace falta que haya abuso sexual).

Después de los 16 años no rige el delito de estupro. ¿Eso significa que cualquier relación sexual consentida con personas mayores de 16 años es impune? Sí, en principio, pero hay una cosa más a tener en cuenta: Se trata del delito de corrupción de menores del artículo 125 CP, que castiga casos de promoción o facilitación de “corrupción de menores de dieciocho años”, aunque mediare el consentimiento de la víctima.

El delito de corrupción tiene una historia oscura. Fue pensado como una protección contra actos supuestamente “desviados” contra menores. Básicamente, relaciones homosexuales consentidas. Era una forma indirecta de criminalización de la homosexualidad.

Se castigaba a quien “corrompía” la sexualidad del menor, incluso con su consentimiento. Hoy en día afirmar esto es algo discriminatorio, y con razón. Nadie debe ser castigado por su orientación sexual. Pero el delito está. ¿Cómo se lo debe interpretar? Nadie sabe bien.

Se suele decir que lo decisivo es afectar el normal desarrollo de la sexualidad del menor, a pesar de ser consentidos. ¿Pero qué actos pueden lograr eso, sin caer en un moralismo sobre las prácticas sexuales?

En muchos tribunales se suele usar al delito de corrupción de menores como “comodín” cuando no se puede probar otro delito sexual. Una de las tareas pendientes de la ciencia del derecho penal es darle un contenido y unos límites definidos a este delito.

Esta es básicamente la regulación argentina. También se complementa con reglas sobre trata de personas y otros delitos, pero un tratamiento más largo requeriría de un hilo interminable. Espero que con esto quede un poco más claro el panorama.

Una última cosa. Que esto sea lo que dice el Código Penal no significa que eso esté bien moralmente. Pero para mejorar el Código es necesaria una reforma de la ley. Algo que venimos pidiendo desde hace unos años, en línea con las reformas recientes en otros países.


*El autor es abogado en temas criminales. Su twitter.


Cuestiones sobre delitos sexuales

Rodrigo Morabito es Juez de Cámara de Responsabilidad Penal Juvenil de Catamarca y en su cuenta de twitter aclara varios puntos sobre delitos sexuales en contra de niños y niñas y la edad (al menos por inferencia de la ley) a partir de la cual se puede tener una relación sexual consentida.

En los delitos sexuales, la ley penal establece que cualquier acto sexual (aun con consentimiento) por debajo de los 13 años es abuso sexual. Esto no se discute. Se trata de una presunción iure et de iure (no admite prueba en contrario). Probada la edad (menos de 13) es delito.

Ahora bien, más allá de los 13 años para que exista abuso debe mediar violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovecharse (el autor) de que la víctima por cualquier causa no haya podido dar su consentimiento.

O sea pasemos esto en limpio. Por debajo de los 13 años un acto sexual cualquiera será delito (abuso sexual);por encima de los 13 años se puede consentir una relación sexual y para que sea abuso sexual el consentimiento debe estar viciado por algunos de los supuestos mencionados.

Pero esto no es todo. Entre los 13 y los 16 años; puede darse un abuso sexual por aprovechamiento de la inmadurez sexual de la víctima en razón de la mayoría de edad del autor, su relación de preeminencia respecto de la víctima, u otra circunstancia equivalente.

Que significa esto. Que aún cuando hubiere consentimiento, debe probarse para que sea delito (insisto, entre los 13 y los 16) que el autor se valió de su mayor edad en la que debe haber una diferencia palmaria (por ejemplo alguien de 45 con un niño o niña de 15 años).

Sino que, además, debe probarse que el autor se aprovechó de una inmadurez sexual, basándose es su relación de preeminencia (ventaja de la que goza ese persona respecto del niño o niña; por ejemplo un profesor). Sino se dan estas circunstancias, no habrá delito sexual.

Por otra parte, por encima de los 16 años; un o una adolescente puede tener relaciones sexuales consentidas y solo (y siempre) será delito si existe violencia o por cualquier circunstancia no haya podido consentir libremente el acto sexual (por ejemplo. por estar alcoholizada).

Estos son los límites establecidos en la ley penal y las condiciones exigidas para que un determinado acto sexual sea considerado violencia sexual y, por ende, una conducta delictiva.


 

Violencia sexual contra niños y niñas, delitos y prescripción

Ante tantas consultas, vale la pena reeditar el hilo sobre los delitos de violencia sexual contra niñes y su prescripción. Primero cómo fue la evolución normativa y después qué pasa (y qué debiera pasar) con los procesos penales hoy, tuiteó Mariela Labozzetta.

El Código Penal establece como regla general que la prescripción de cualquier delito empieza a correr desde que se comete o se termina de cometer. Prescriben cuando, desde ese momento, pasan tantos años como el máximo de la escala penal (con un tope de 12 años) (arts. 62 y

2. En 2011 esto se modificó para los delitos de violencia sexual, con la “Ley Piazza” (26.705), que estableció que, para éstos, la prescripción empezaba a correr cuando la víctima alcanzaba la mayoría de edad.

3. La razón de ser de ese cambio fue que muchos abusos sexuales eran cometidos x las personas responsables de las niñas/as abusadas/os, quienes a la vez eran legalmente las responsables de denunciar. Un obstáculo casi imposible de salvar que generaba prescripción e impunidad.

4. Esa reforma no resultó suficiente para impedir las prescripciones y en 2015 se sancionó la ley 27.206 (vigente al día de hoy), que estableció que el curso de la prescripción se suspende mientras la víctima sea menor de edad y hasta que formule la denuncia.

5. Estas reformas tienen un sentido más: a las víctimas de violencia sexual usualmente les lleva tiempo entender que fueron abusadas. Especialmente si la violencia ocurrió durante la infancia. Les lleva tiempo desnaturalizar la violencia sexual que en muchos casos dura años… .empieza a muy temprana edad y es ejercida por personas con influencia familiar o social sobre ellas. Y les cuesta romper el silencio.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.