Un caso de responsabilidad y derechos en la peluquería

El peluquero le hizo "un desastre en la cabeza", contó. Cuáles son las vías formales para hacer valer lo que corresponde según el contrato

“Hola derecho! No se a qué tipo de abogado consultar. Peluquera me hizo desastre en la cabeza, cuando le reclamé los $4000 que pagué me dice que mi pelo no estaba apto, pero nunca me avisó antes de proceder.

Le pedí 4 veces factura o ticket fiscal y la devolución del dinero, se niega y no me quiere dar comprobante (es una peluquería montada en una casa).

La frutilla del postre es que a la cuarta vez que le pedí factura me manda una amenaza por WhatsApp con publicar cosas íntimas que conté mientras me teñía el pelo! Ya hice denuncia en def del consumidor pero no hay nadie por pandemia…. Gracias”

 

Derechos en la peluquería y el contrato de estética

En primer lugar hay que ver si tiene o no habilitación para abrir una peluquería en su casa, por normativa municipal o del consorcio si fuese propiedad horizontal.

Dicho eso, mi postura es amplia y por el derecho a trabajar y de ejercer industria lícita debería darse permiso con requisitos mínimos y razonables, el Estado no puede trabar una actividad económica, pero sí pedir que se sigan mínimos protocolos y recaudos de higiene y seguridad.

Superado esto, todo servicio debe emitir ticket o comprobante fiscal. Al menos un monotributo o monotributo social, es la prueba del contrato.

Con relación al corte de pelo, es un contrato. Hay que ver las pruebas, en principio peluquero o peluquera debe seguir instrucciones del cliente y las reglas del buen arte y su profesión.

Si el pelo no estaba apto, como alega el peluquero, entonces debió informar al cliente los potenciales riesgos y resultados a los que se expone (art. 4 ley 24240), caso contrario, si incumple el contrato, hay responsabilidad civil.

Finalmente, no es legal publicar cosas íntimas, peluqueros tienen una suerte de secreto profesional o deber de confidencialidad en torno de las infidencias que se enteren.

En algún momento hubo un proyecto de ley que obligaba a los peluqueros a contratar un seguro de caución “a fin de garantizar el derecho de los usuarios en caso de sufrir daños y perjuicios por la actividad de los peluqueros y peinadores profesionales” y “guardar secreto profesional” pero no prosperó. De todos modos está implícito ese deber.

 

Peluquerías a domicilio: el “Uber” de la tijera – leyes de la peluquería

 

contratocontratoscontratos en zapatillascorte de peloderechos en la peluqueríafacturamal cortepeluquerapeluqueríapeluquerosecreto profesional
Comentarios (0)
Añadir comentario