Comieron naranjas para no pagar extra equipaje, pero terminó mal

Qué dice la ley en torno del exceso de equipaje. Volando En Zapatillas

Era un día normal en el aeropuerto de Kunming, provincia de Yunnan, suroeste de China. En esa región, las naranjas son baratas, así que cuatro viajeros de negocios decidieron aprovechar la oferta.

Cuestión que se compraron una caja de naranjas de 30 kilogramos por el precio de 50 yuanes (700 pesos) durante su viaje de negocios a Kunming.

Sin embargo, una vez hecha la compra, no se dieron cuenta de que las aerolíneas les pedirían que desembolsaran dinero extra como gasto de equipaje por el envío de las naranjas. ¿Qué dice la ley en torno del exceso de equipaje? Que pueden cobrar extras si fue informado.

Mientras se preparaban para abordar el avión de regreso a casa, el aeropuerto dijo que les cobraría 10 yuanes por cada kilogramo de tarifas de envío de las naranjas, por un total de 300 yuanes ($ 4000), mucho más que el costo del cítrico.

El costo extra por equipaje

Los pasajeros tenían la disyuntiva de abandonar la carga, dejar las naranjas, o comerlas. Pero era una gran cantidad, y finalmente tomar la decisión:

“Nos quedamos allí y nos comimos todo. Nos tomó entre 20 y 30 minutos”

En ese lapso, los cuatro viajeros en cuestión se comieron las naranjas dentro del propio aeropuerto, batiendo un récord de 30 minutos. Unos 8 kilos cada uno, 40 naranjas, aproximadamente, a razón de menos de una por minuto.

Pero los cuatro hombres pagaron un alto precio después de tomar esa medida drástica para reducir su tarifa de equipaje adicional en el aeropuerto.

Pero el costo fue mayor porque los cuatro hombres sufrieron úlceras en la boca después de comer tantos cítricos de una vez, uno de ellos declaró a Global Times:

“No queremos más naranjas, nunca más”

¿El fraude a la ley?

Esta no es la primera vez que sucede algo así. La línea aérea tiene facultades para determinar si hay o no un exceso de equipaje, siempre debe informar las medidas y el peso máximo. Es un derecho del pasajero.

Sin embargo muchas veces para evitar eso y pagar los pasajeros recurren a medidas insólitas o desesperadas. Por ejemplo una vez un hombre se puso ocho pantalones y 10 remeras en un vuelo de Reino Unido a Islandia para evitar pagar el exceso de equipaje.

En otro caso una señora simuló estar embarazada cuando en verdad en la panza tenía una notebook que no quería despachar.

aerolíneaaeropuertocontratocosto extra de equipajederechos del pasajeroequipajeexceso de equipajelínea aéreamaletasviajarviajeviaje en aviónVolando En ZapatillasVolandoEnZapatillasvolar