El peligro de consumir azúcar y la urgencia de su regulación

El azúcar puede causar obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y otros trastornos de salud. Está pendiente la Ley de Etiquetado, pero se plantean otras medidas, como impuestos y prohibición de publicidad para desalentar su consumo en exceso

Por Oriana Rivas *

Hace cinco años, la Organización Mundial de la Salud pedía añadir impuestos a las bebidas azucaradas para reducir su consumo.

Obesidad, diabetes, caries, enfermedades cardiovasculares figuran en la lista de afecciones de salud relacionadas con el azúcar. Un mal que desde pequeños nos atrae. Después de todo ¿a quién no le gusta lo dulce?

El episodio más reciente en contra lo protagonizó el futbolista Cristiano Ronaldo. Apartó botellas de Coca Cola que estaban sobre la mesa de una sala de prensa.

“Agua”, dijo ante los medios. Aunque el estruendo fue momentáneo -la marca perdió $4000 millones en bolsa- sin duda fue una movida de piso.

También está presente en un sinfín de productos: bebidas achocolatadas en polvo, cafés y jugos envasados, golosinas, e incluso alimentos congelados.

Dato no menor: solo una pizza congelada tiene 20 gramos de azúcar. La OMS recomienda 25 gramos diarios.

Tampoco hay mucha educación al respecto, mientras que las limitadas leyes luchan por concientizar a la gente.

«El azúcar no es necesario desde el punto de vista nutricional. La OMS recomienda que, si se ingieren azúcares libres, aporten menos del 10% de las necesidades energéticas totales; además, se pueden observar mejoras en la salud si se reducen a menos del 5%”, apuntó el organismo internacional de salud.

Las enfermedades relacionadas con el azúcar

El azúcar causa obesidad y la obesidad a su vez produce diabetes e hipertensión arterial. Estos dos se convierten en factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares.

El hecho de que uno de cada tres argentinos muera por problemas cardiovasculares, da luz sobre los peligros.

Se estima que más del 20 % de las personas diabéticas, sin enfermedades de ese tipo, tendrán algún evento cardiovascular en los próximos 10 años.

El dato fue proporcionado a Derecho en Zapatillas por el doctor Raúl Mejía, jefe del Programa de Medicina Interna General, Hospital de Clínicas, UBA; investigador titular del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), e investigador adjunto del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET)

Un estudio publicado en 2017, y apoyado en la teoría de Otto Heinrich Warburg, sugería que el azúcar hiperactivo de las células cancerosas “conduce a un círculo vicioso de estimulación continua del desarrollo y crecimiento del cáncer”.

Sin embargo, el investigador del CONICET indica que algunos modelos animales arrojan algún tipo de cáncer, pero hasta los momentos no habría relación entre la ingestión del azúcar y la aparición del cáncer en humanos.

Los engaños de la industria del azúcar

En revisión está la ley de Promoción de Alimentación Saludable, mejor conocida como Ley de Etiquetado Frontal. De ser aprobada, los alimentos deberán incluir sellos con advertencias sobre exceso de azúcares, grasas saturadas y calorías.

Una fuerte campaña de educación desde la infancia y una política impositiva de impuestos a los alimentos ricos en azúcares deben acompañar a la Ley, en caso de ser aprobada.

Mientras tanto, como consumidores podríamos no saber lo que comemos. “La información que publica la industria de la alimentación sobre el contenido de azúcar, sal o grasas es difícil de entender para el 90% de la gente, por lo tanto, es engañosa”, expresa el doctor e investigador adjunto del CONICET.

¿Pero por qué nos cuesta dejar de consumir dulce? Porque así nos educan desde chicos, con alimentos cada vez más azucarados.

“Lleva más o menos 60 días acostumbrarse a comer con mucha menos azúcar”, agrega el doctor. Es decir, tener un nuevo paladar puede llevar entre cuatro y seis semanas.

Acostumbrarse no solo pasa por la voluntad individual, sino por las políticas públicas del Estado.

En Argentina, lamentablemente el Congreso Nacional no aprobó la Ley 27.430 para subir impuestos a las bebidas azucaradas. La propuesta discutida, hace cuatro años, era que pasaran del 4% al 17%.

El contraste a esta situación ocurrió en Singapur. En 2019 se convirtió en el primer país del mundo en prohibir los anuncios de bebidas azucaradas.

Refrescos, jugos, yogures y café instantáneo se verían afectados por la nueva regulación, indicó el Ministerio de Salud singapurense.

Productores de azúcar se defienden

Pero también ha salido defensores del azúcar. El Centro Azucarero Argentino rechazó la etiqueta que contemplaba el Senado.

El año pasado comunicó que “es un grave error” pretender que el azúcar es “el demonio responsable del sobrepeso y la obesidad” ya que supuestamente omite el carácter multifactorial del problema.

Jorge Luis Feijóo, presidente de la asociación dijo que la necesaria promoción de una alimentación saludable no tiene que significar un conflicto para el sistema productivo, con un sector azucarero, una actividad relevante en las economías regionales.

Los edulcorantes, solo un parche

Tampoco parecen ser la solución. Esto porque aún con edulcorantes sin valor calórico, la gente sigue comiendo cosas dulces, aceptando luego otros alimentos con el azúcar tradicional. El resultado es el mismo. Dulce va y viene.

El doctor Mejía cita un experimento con ratas donde un grupo consumió agua, otro grupo consumió agua con azúcar, y un tercer grupo agua con edulcorante.

Este último lote de animales engordó. Claro está, engordó menos que el grupo que sí consumió azúcar, pero el agua endulzada con edulcorante aumentó su apetito y provocó que comieran más.

“Estamos comiendo ideas y no productos”, dijo recientemente a La Nación el nutricionista Ignacio Porras, director ejecutivo de la Sociedad Argentina de Nutrición y Alimentos Reales (Sanar). “Te dicen que te están vendiendo un yogur con pera, pero lo cierto es que no tiene nada de la fruta natural”, agregó.

Mejía coincide. Para él, se debe restringir la publicidad de los alimentos azucarados, igual que el cigarrillo. “Hay que prohibir la publicidad, desalentar el consumo y poner impuestos. Así el consumo va a bajar”.

Prevención y tratamiento de obesidad

Existen leyes y disposiciones del Estado para atacar la obesidad, uno problemas derivados del consumo excesivo de azúcar.

Mientras tanto, en un cajón del Congreso reposa un proyecto de ley para prohibir la venta de bebidas azucaradas en instituciones educativas según la página web oficial de diputados argentinos.

Por lo pronto quienes tengan problemas de obesidad pueden acudir a su obra social o prepaga para que estos cubran su tratamiento e incluso la operación de banda gástrica ajustable (BGA) o de by-pass gástrico, indica el portal argentina.gob.ar, citando la resolución 742/2009 del Ministerio de Salud, Art. 1 y punto 4 del Anexo.

En el siguiente listado hay detalles de decretos, resoluciones o leyes tomados de
legisalud.gov.ar:

Ley 26396. Prevención y control de los trastornos alimentarios. Obesidad, bulimia y anorexia
nerviosa.

Decreto 1415/2008. Reglamentación de la ley 26396.
Decreto 1395/2008. Veto parcial de la ley 26396.
Decreto 330/2017. Día Nacional de Lucha contra la Obesidad.

Resolución 742/2009. PMO. Prestaciones básicas esenciales para la cobertura de la obesidad
en pacientes.

Resolución 732/2016. Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de la
Obesidad.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Ley 4432. Hábitos saludables de alimentación y la prevención de la obesidad de niños, niñas y
adolescentes.
Ley 6079. Promoción, asistencia y rehabilitación de la obesidad en los niños, niñas,
adolescentes y jóvenes.
Buenos Aires
Resolución 7256/2009. Inclusión de la obesidad y las enfermedades derivadas de ésta en el
listado de enfermedades preexistentes previsto en el anexo 1 de la resolución 438/04.
Córdoba
Resolución 148/2012. Programa Integral de Cobertura para el Control y Prevención de la
Obesidad.
Resolución 590/2013. Promoción de Alimentación Escolar Saludable.
Entre Ríos
Ley 9825. Programa Provincial de lucha contra la Obesidad Infantil y Adolescente.
Mendoza
Ley 7634. Programa Provincial de Prevención de Trastornos Alimentarios.
Ley 7798. Programa Provincial de Obesidad Mórbida.
Ley 8161. Modificación de la ley 7798.
Ley 8956. Hospitales públicos y privados, clínicas y sanatorios con internación de la Provincia,
deberán contar como mínimo, con una (1) cama especial y su respectivo colchón, para ser Río
Negro
Ley 4233. Prevención, diagnóstico y tratamiento de la obesidad.
Salta
Ley 7973. Prevención, control y tratamiento de los trastornos alimentarios.
Tucumán
Ley 7870. Programa Provincial de Prevención, Tratamiento y Lucha contra la Obesidad.


*Licenciada en comunicación. Escribe en el Blog: Rincón de Historias Linkedin 

alimentación saludablealimentosalimentos azucaradosazúcarazúcarescomida dulcecomida saludableCONICETdulcesedulcoranteobesidadOMS