La Corte Suprema de EEUU apoya a porrista

El tribunal ha declarado que se violaron los derechos de libertad de expresión de la estudiante tras cancelarle sus actividades como porrista por un año

Por Clara Cattarossi

Se trata de la adolescente Brandi Levy, quien transmitió a sus amigos de Snapchat lenguaje vulgar y gestos que critican tanto a la escuela como al equipo de porristas de la escuela.

La polémica

Brandi, quien hoy tiene 18, hace 4 años compartió una foto a la red social Snapchat manifestando una queja por no haber sido aceptada en el equipo de porristas universitario.

Mientras visitaba una tienda de conveniencia local durante el fin de semana, Brandi publicó dos imágenes en Snapchat, una aplicación de redes sociales para teléfonos inteligentes que permite a los usuarios compartir imágenes temporales con amigos seleccionados.

Las publicaciones de la aspirante porrista expresaban frustración con la escuela y el equipo de porristas de la escuela, y una contenía lenguaje y gestos vulgares: dedos del medio levantados acompañados del texto “Que se joda la escuela, que se joda el softbol, que se joda la alegría, que se joda todo”.

Después de discutir el asunto con el director de la escuela, los entrenadores decidieron que debido a que las publicaciones usaban malas palabras en relación con una actividad extracurricular de la escuela, violaban las reglas del equipo y de la escuela.

Queriendo buscar infructuosamente revertir ese castigo, Brandi y sus padres buscaron reparación en un tribunal federal, argumentando, entre otras cosas, que castigarla por su discurso violaba la Primera Enmienda ya que sus publicaciones de Snapchat no habían causado una interrupción sustancial en la escuela.

La decisión de la Corte

El miércoles 23 de junio la Corte falló a favor de la adolescente en una votación de 8 contra 1, y otorgó una orden judicial ordenando a la escuela reintegrar a Brandi al equipo de porristas.

Además, le otorgó daños nominales a la adolescente y honorarios de abogados y ordenó a la escuela que borrara su expediente disciplinario.

Si bien las escuelas públicas pueden tener un interés especial en regular algunos discursos de los estudiantes fuera del campus, los intereses especiales que ofrece la escuela no son suficientes para superar el interés de Brandi en la libre expresión en este caso.

El único voto en contra fue el del juez Clarence Thomas, y escribió en sus observaciones que participar en programas extracurriculares tiene mayor influencia y, por ende, si un alumno habla mal de ellas puede hacer más daño a la institución que una persona ajena a esas actividades.

Al sentenciar a favor, la mayoría de la corte norteamericana señaló un precedente del  mismo tribunal en el caso Tinker versus Des Moines Independent Community School District.

Allí afirmó que una escuela secundaria pública no podía prohibir constitucionalmente una manifestación política estudiantil pacífica consistente en “puro discurso” en la propiedad de la escuela durante el día escolar.

El caso de Tinker versus Des Moines Independent Community School District

En 1969, en Tinker versus Des Moines Independent Community School District, la Corte Suprema permitió que los estudiantes usaran brazaletes negros para protestar contra la guerra de Vietnam.

Argumentó que los estudiantes no habían “abandonado sus derechos constitucionales a la libertad de expresión en la puerta de la escuela.

“Pero el discurso perturbador, al menos en los terrenos de la escuela, podría ser castigado”, agregó el tribunal.

Aunque el Tercer Circuito estuvo unido para fallar a favor de Levy, los jueces no estuvieron de acuerdo sobre la justificación.

La mayoría de la corte anunció una regla categórica que prohíbe la disciplina para el discurso fuera del campus que parecía limitar la capacidad de las escuelas públicas para abordar muchos tipos de comunicaciones perturbadoras de los estudiantes en las redes sociales, incluidas las amenazas racistas y el ciberacoso.

brandi levycorte supremaderechosEEUUEstados Unidosestudiantesfree speechlibertad de expresiónlibre expresiónsnapchatUSA