Televisores inteligentes y riesgos de privacidad

La Internet de las cosas presenta ventajas pero también desafíos en términos del derecho a la privacidad. La tecnología puede ser una valiosa herramienta, pero qué dice el marco regulatorio.

0

Los televisores inteligentes han sido una gran innovación, al permitir integrar la tecnología de un televisor con la conectividad a la red. De esta forma se logra acceder al contenido directamente desde el TV sin necesidad de conectar una laptop u otro dispositivo. Pero qué riesgos a la privacidad esconden estos dispositivos, y cómo protegerse.

 

Los smart TV

Los televisores smart se han hecho más populares y más accesibles con el paso del tiempo, por lo que es una tecnología a la que pueden acceder muchas personas.

Estos televisores permiten no solo acceder a servicios de streaming tales como Netflex o YouTube, algunos incorporan cámaras para hacer video llamadas desde el televisor y ver claramente a nuestros seres queridos.

Pueden ser controlados por voz para recibir comandos como “cambiar canal” o “subir volumen”. También pueden tener acceso a nuestras cuentas de google u otras en donde se encuentra nuestra información personal.

Esto, representa una amenaza a nuestra privada, de hecho, ha habido casos en los que las personas son espiadas a través de sus televisores.

 

Los riesgos de privacidad de los Smart TV

En los televisores inteligentes existen tres factores que son una amenaza para nuestra privacidad y pueden comprometer nuestros datos: el micrófono, la cámara y la información de nuestras cuentas.

En primer lugar, en el caso de los televisores inteligentes de cierta marca, los términos y condicines legales señalan que las voces que son grabadas son enviadas a otra empresa (estadounidense) que estudia las voces para mejorar el funcionamiento de las aplicaciones que reconocen la voz.

En un comunicado, la empresa afirmó que “toman la privacidad del consumidor muy seriamente. En todo nuestros productos hay salvaguardias  para proteger los datos, incluyendo encriptación y medidas para prevenir accesos no autorizados”.

Para algunas personas igual esto puede representar un problema, además, para muchos clientes será algo desconocido porque pocas personas se dedican a leer las condiciones de uso y política de privacidad de un producto. Una firma líder aclara que el micrófono solo está activado (grabando) cuando el logo aparece en la pantalla.

Sin embargo, podría darse el caso de que un televisor será hackeado y el micrófono pueda mantenerse abierto de manera constante, esto implica que las personas que estén hablando cerca del televisor serán espiadas.

En segundo lugar, la cámara. La cámara puede ser utilizada para hacer video llamadas usando el televisor inteligente, de esta forma, la imagen de la persona con la que hablemos estará proyectada en una pantalla más grande que la de un teléfono o Tablet.

Pero, la cámara podría mantenerse activada de manera constante y comprometer la privacidad de las personas. En este caso, quienes hackean la información podrán ver lo que están haciendo las personas mientras están frente al televisor.

Por último, la información de las cuentas. Si un hacker logra acceder al sistema del televisor inteligente, este podrá tener acceso a nuestras cuentas de Netflix, google y quizás otras cuentas.

En estas se encuentra información personal, como nuestro nombre, dirección de correo electrónico o teléfono. Lo cual significa que podrá espiar a la persona y saber a quién están espiando con estos datos.

También podrían usar la información del correo electrónico o teléfono para acosar o sobornar a las personas con su información y obtener dinero a cambio.

Es evidente que estas tres amenazas son contundentes y representan un riesgo significativo para la privacidad de las personas que usan televisores inteligentes.

Pero, podemos agregar una nueva forma de captar datos, con un nivel diferente y que se ha vuelto popular en los últimos tiempos. Esta amenaza representa nuestra exposición al estudio que hacen las empresas a sus consumidores, en donde buscan identificar la forma en la que se comportan sus clientes.

Esto significa que las empresas estarían espiando a sus propios clientes, pero, con la finalidad de ofrecer mejores productos y soluciones a estos. Además, esta información no sería comercializada a terceros.

Pero, esta información sobre nuestro comportamiento y preferencias también podría ser comercializada por las empresas que fabrican los televisores inteligentes.

Los compradores podrían ser empresas que hacen publicidad en internet y necesitan información sobre los consumidores. De esta forma podrán hacerle llegar publicidad acorde a los clientes potenciales de acuerdo a su patrón de consumo y otros patrones que puedan ser detectados.

Para Digital Trends, los Smart Tv no son tan problemáticos. Son solo pequeñas compytadoras con tareas específicas y no entienden lo que se les pide, al menos en sentido humano. Ahora bien, qué pasa con Alexa o Siri…?  Tema para otra nota.

 

¿Cómo protegerse de estos riesgos de privacidad con la Internet de las cosas?

Los riesgos de privacidad se han dado a conocer por las denuncias que han hecho los usuarios y las investigaciones que se han llevado a cabo al respecto.

Pero, a muchas personas les genera mucho interés el poder protegerse de estas amenazas y evitar estar expuestos a hackeos que expongan su vida.

En el caso del micrófono, se puede tapar el micrófono con un trozo de cinta adhesiva para que el sonido no pueda llegar a este. Primero se debe localizar (puede hacerse con ayuda del manual) y luego cubrirlo con la cinta. En caso de que se quiera usar, se deberá retirar la cinta y colocar nuevamente.

Para la cámara se puede hacer lo mismo, se coloca un trozo de cinta adhesiva (no transparente) que evite que la imagen pueda ser útil. De esta manera, quien intente espiar al usuario no podrá tener una imagen clara.

En el caso de las cuentas, lo más recomendable es mantener el software actualizado, de esta manera se contara con las últimas actualizaciones de seguridad y se evitara ser víctima de hackeos.

Pero, si resulta muy molesto retirar la cinta cada vez que se desee usar el televisor, podría optarse por una alternativa como comprar un televisor inteligente que no disponga de cámara o micrófono pero que cuente con la posibilidad de conectar servicios como Netflix o Youtube.

De esta manera, el riesgo de ser espiado será nulo. Pero, se mantendrá solo el riesgo de la posibilidad de que la información de la cuenta quede expuesta.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.