Ordenan notificar la demanda de alimentos por Whatsapp

Alegaron que desde 2017 no podían hacer contacto. Se transcribe la sentencia completa

0

C. Civ. y Com. Moron, sala 2ª
«A. A. E. C/ Z. M. J. Y OTRO/A S/ ALIMENTOS»
CAUSA MO-41918-2017 R.I.: 75/2020
AUTOS Y VISTOS: el recurso de apelación interpuesto por la parte actora,
contra la providencia de fecha 29 de Junio de 2020, que desestimó su
petición de notificar los alimentos provisorios vía Whatsapp; el recurso fue
concedido en relación y se lo fundó con el memorial de fecha 24 de Julio de
2020, expidiéndose a su respecto la asesora con fecha 29 de Julio de este
mismo año
CONSIDERANDO:
Que, en el caso, nos hallamos frente a un supuesto en el cual se está
procurando notificar los alimentos provisorios fijados (en favor de dos niños)
con fecha 30 de Agosto de 2017 (con el incremento de la cuota dispuesto en
el mes de Junio del corriente año)
Múltiples intentos se efectuaron tendientes a comunicar la primigenia
resolución, todos infructuosos y es así como se llega a la situación de
emergencia sanitaria, con la imposibilidad de efectuar tal anoticiamiento vía
cédula, en virtud de las restricciones en cuanto al funcionamiento de las
oficinas de notificaciones.
Así las cosas, cabe señalar que la jurisprudencia (nacional y provincial) ha
accedido a este tipo de notificaciones, en el contexto de reclamos
alimentarios (C. Nac. Civ., sala A, 30/6/2020, «L, M A c/ C, W C s/denuncia
por violencia familiar»; C. 2° Civ. y Com. La Plata, sala 1°, 4/8/2020, «D.C.A. C/
A.H. s/ alimentos»).
En efecto: si bien es cierto que ellas no están previstas en nuestro Código
Procesal, no menos cierto es que la normativa procedimental ha sido
concebida para tiempos de normalidad, y no de emergencia.
Luego, la falta de previsión legal no empece -desde nuestro punto de vistaa que desde la jurisdicción se busquen las soluciones necesarias
encaminadas a zanjar las situaciones que se vayan presentando, se insiste, en
un contexto atípico y de emergencia.
Es que la constitución local (art. 15) promete la tutela judicial continua y
efectiva.
La continuidad tiene que ver con su permanencia en el tiempo, sin
interrupciones, lo que -por cierto- involucra también los momentos de
emergencia, como aquel en el que vivimos.
La efectividad tiene que ver, entre otras cosas, con la obtención de
resultados prácticos, tangibles, que materialicen -en la realidad- los derechos
a los que alude la normativa de fondo.
Por si ello fuera poco, el mismo artículo nos habla del juzgamiento sin
dilaciones.
Pues bien, aquí tenemos una circunstancia urgente (alimentos provisorios)
en favor de dos niños, y desde el año 2017 que se está intentando
notificarlos a su padre, no habiéndose logrado hacerlo.
Con lo cual, incluso, accediendo al pedido puede darse la situación de que el
uso de los medios electrónicos brinde un resultado mucho mas eficiente que
los clásicos.
Aquí, la notificación acudiendo a las instituciones del espacio físico (clásicas)
se ha mostrado impotente para cumplir su cometido y ya han pasado tres
años; parece razonable, ahora, intentar con el ciberespacio en orden a
procurar que las nuevas tecnologías les brinden, a estos niños, una respuesta
judicial mas eficiente que la que, hasta ahora, les han proporcionado las
instituciones clásicas.
Como lo ha dicho la doctrina, vivimos en una época de cambios.
Evidentemente, el contexto actual empujó a la justicia hacia la tecnología. La
flexibilización del derecho procesal es la única herramienta plausible que
puede darle respuestas al justiciable. Ciertamente, de no ser así, el exceso
ritual manifiesto importaría la renuncia a la verdad jurídica objetiva. Y en este
escenario actual no resulta verosímil el apego al texto literal de las normas
procesales, sino que corresponde encontrar las herramientas que colaboren
con la justicia y la sociedad toda (Psaropoulos Savickas, Ana Victoria, La
flexibilización del derecho procesal en tiempos de pandemia, LL 10/06/2020,
1).
De este modo, las nuevas tecnologías han incidido profundamente en pos
de lograr el avance mas expedito de los procedimientos y así lo ha resaltado
la doctrina (BIELLI, Gastón E. – ORDOÑEZ, Carlos, La emergencia sanitaria y el
renacimiento de la justicia digital en el poder judicial de la nación, SJA
08/07/2020 , 71 • JA 2020-III)
Es que, como se lo ha resaltado, la pandemia actuó como catalizador de la
eficacia procesal electrónica, dando lugar -en lo que aquí interesa- a cierto
tipo de comunicaciones modernas y eficaces, pero aún no incorporadas de
modo formal y general en los ordenamientos procesales, quedando a cargo
de cada magistrado arbitrar los medios para otorgarles certeza (CAMPS,
Carlos E., Eficacia del derecho procesal electrónico bonaerense y pandemia,
LLBA Mayo 2020, p. 20).
Por lo demás, en materia de notificaciones procesales, lo que prevalece es el
cumplimiento de la finalidad del acto de anoticiamiento (art. 149 del CPCC)
por sobre los ápices formales.
Incluso, una interpretación sistémica de nuestro ordenamiento, nos conduce
hacia esta conclusión: si se posibilita, bajo ciertas condiciones, una
notificación bajo responsabilidad de la parte actora (aun cuando su receptor
niegue que el destinatario viva en el lugar -arts. 189 y ccdtes. Ac. 3397-) ello
da muestra de que, en ciertos contextos extremos, son imprescindibles
algunas soluciones flexibles, en pos de permitir el avance del proceso y ello
aún asumiendo algunos riesgos procesales (el art. 338, último párrafo, del
CPCC es otra muestra de ello).
Es que el juez tiene el deber de dirigir el procedimiento para evitar nulidades
(art. 34 inc. 5 ap. b del CPCC) pero, en la procura del mismo, no pueden
adoptarse temperamentos que, paralelamente, conlleven una mácula a
derechos de raigambre superior (como ser la tutela judicial efectiva del
accionante, y mas aun cuando se trata de niños, niñas o adolescentes,
estando en juego cuestiones alimentarias).
Resulta necesario un balance y, a veces, este balance conlleva riesgos, los
cuales -como ha visto- aun el propio sistema decide asumir, frente a
determinadas circunstancias.
Por lo demás, y esto es fundamental: ha sido la propia Suprema Corte de
Justicia de la Provincia quien, mediante la Res. 12/2020, autorizó
determinadas notificaciones vía servicio de mensajería instantánea.
Luego, aplicando análogamente dicha solución, resultando necesario dar una
respuesta efectiva (art. 4 CIDN, 15 Cont. Pcial.) a la pretensión jurisdiccional
que aquí se ha entablado y ponderando el estancamiento de la misma,
durante un dilatado lapso (mas de tres años), entiende el tribunal que –
siguiendo la orientación de los precitados fallos de la justicia nacional y
provincial- ha de accederse al pedido formulado por la accionante, que
incluso ha recibido el apoyo de la Asesoría de Incapaces interviniente (ver
dictamen de fecha 29 de Julio del corriente).
Y hay un dato mas, que es fundamental, pues -según se ha podido
corroborar actuarialmente- en la denuncia efectuada por el aquí accionado
en la causa MO-59495-2018, consta un número de teléfono proporcionado
por el propio accionado, que habrá de capitalizarse a los efectos del
presente.
Por cierto, esta notificación se efectúa bajo la responsabilidad de la
accionante; luego si, llegado el caso, se presenta el accionado y, de acuerdo
con las circunstancias que se introduzcan, llegara a quedar demostrado que
la línea telefónica a la que se cursó el mensaje no le pertenece, tal cuestión
deberá analizarse y definirse en su momento.
Consecuentemente, y por las razones expuestas, el
Tribunal RESUELVE: REVOCAR la resolución apelada, autorizando -bajo su
responsabilidad- a la parte actora a notificar, vía Whatsapp, las resoluciones
de fecha 30 de Agosto de 2017 y 22 de Junio de 2020. A tales efectos,
quedará a cargo de la accionante el envío de sendas copias de dichas
resoluciones, como así también de la presente, todo ello en formato .pdf, a la
línea individualizada en su presentación de fecha 27 de Mayo de 2020 como
así también a la línea mencionada por el accionado en su denuncia obrante
en la causa MO-59495-2018; posteriormente, la accionante habrá de
acreditar -en el expediente y mediante el aporte de las respectivas capturas
de pantalla- las constancias de envío, como así también el informe de
recepción y de lectura de cada mensaje, emergente del chat respectivo;
quedando a cargo de la accionante, la conservación y resguardo de las
constancias electrónicas pertinentes y que documenten el anoticiamiento
dispuesto, para cualquier eventualidad procesal que pudiera presentarse en
el futuro.
REGISTRESE. DEVUELVASE, ENCOMENDANDOSE A LA INSTANCIA DE
ORIGEN LAS PERTINENTES NOTIFICACIONES.
REFERENCIAS:
Funcionario Firmante: 15/09/2020 12:24:50 – GALLO José Luis – JUEZ

fuente: ElDIal

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.