Francia se vacuna cuando prohibieron a no inmunizados entrar a cafés

Es una nueva medida para alentar la vacunación en un país con un porcentaje relativamente bajo. Sigue siendo voluntaria la dosis que inmuniza pero el Estado orienta así los incentivos

Un número récord de ciudadanos franceses agendaron turno para recibir sus vacunas el lunes después de que el presidente francés anunciara que cualquier persona que quiera visitar cafés, bares o centros comerciales debe mostrar un «pase de salud».

Este nuevo pase de salud será el que certifique que ha sido vacunado o que recientemente dio negativo. por el coronavirus.

Tras el mensaje del lunes, 926.000 personas reservaron su primera dosis a través de la plataforma médica online, «un récord absoluto», reportó el medio NPR. Y otros tantos cientos de miles más han seguido reservando espacios el martes.

La vacunación, dijo Macron, es «el único camino para volver a la vida normal». El presidente francés la llamó «nuestro escudo colectivo» para alentar a los ciudadanos a vacunarse.

La nueva política también hace que las vacunas o una prueba negativa reciente sean obligatorias para:

-Todo aquel que trabaje en centros sanitarios y de reposo o que tenga contacto con personas vulnerables, con fecha límite a mediados de septiembre.

-Cualquier persona mayor de 12 años que quiera visitar un parque de atracciones, asistir a un espectáculo, concierto o festival, a partir del 21 de julio.

-Esto incluye entrar a un bar o café, y por ende muchas personas se anotaron para vacunarse en Francia, para no perder esa posibilidad tan tradicional de comer un eclair, o una croissant.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.