¡Vacunar nuestro mundo para proteger a la humanidad!

Se lanzó en 45 países la campaña Vaccinate Our World (VOW), por la cual líderes globales, comunidad científica y ciudadanos alrededor del mundo, llaman a los gobiernos, fabricantes de vacunas y organizaciones de salud pública a garantizar la igualdad de acceso a las vacunas de COVID-19 en todo el mundo.

Por Melchor Mazzini

La iniciativa, que es encabezada por AIDS Healthcare Foundation (AHF), el mayor proveedor de atención y tratamiento del VIH y Sida en el mundo, busca “sonar las alarmas” para evitar un escenario aún más catastrófico sino se da un acceso igualitario a las vacunas COVID-19 a todos los países, en especial a los más pobres.

Esta iniciativa plantea cinco puntos clave:

  • Que los países del G20 se comprometan a aportar 100 mil millones de dólares para financiar el esfuerzo global de vacunación.
  • Que se fije la meta de producir y distribuir 7 mil millones de dosis de vacunas en todo el mundo en un año.
  • Que las empresas farmacéuticas y los gobiernos liberen o suspendan las patentes de las vacunas COVID-19 durante la pandemia.
  • Que los países sean 100% transparentes en la información y datos que se comparten respecto de la pandemia.
  • Que los líderes del mundo promuevan la cooperación internacional, como fuerza impulsora para poner fin a la pandemia y dejar de lado los intereses políticos.

 

Las patentes de las vacunas deben ser libres

“¿Se puede patentar el sol?” respondió Jonas Salk cuando le preguntaron sobre los derechos de la vacuna que creó. El investigador médico y virólogo estadounidense fue fundamental para terminar con la epidemia de polio junto con Albert Sabin, quien creo posteriormente la vacuna oral. A la hora de registrar su vacuna, Sabin tomó la misma decisión que Salk: optó por no usufructuar los derechos de patente de su creación.

La ciencia ha avanzado a tal punto desde aquel entonces, que en 2020 logró desarrollar -en sólo unos pocos meses- diferentes vacunas para frenar el avance de la pandemia COVID-19. Para ello se destinaron miles de millones de dólares provenientes (en gran parte) de dinero estatal, así como el esfuerzo coordinado de científicos de todo el planeta.

El detrás de escena

AHF, organización cuya experiencia se basa en 34 años de trabajo en la respuesta al VIH y al sida, y que ha estado presente en la respuesta a los brotes del virus del Ébola en la África Subsahariana, asegura que con un virus como el SARS-CoV2, “ningún país estará a salvo hasta que todas las personas en todas partes del mundo estén vacunados”, ya que el virus no reconoce fronteras y es altamente infeccioso.

En este sentido, cabe destacar que el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló recientemente que el 87% de las más de 700 millones de vacunas administradas en todo el mundo han ido a países de ingresos altos o medios altos, mientras que los países de bajos ingresos apenas han recibido el 0,2%. Los países de ingresos altos han vacunado en promedio a 1 de cada 4 personas, mientras que sólo 1 de cada 500 personas en los países de bajos ingresos ha recibido una vacuna COVID-19.

Existen numerosos obstáculos que se presentan para contar de manera rápida con miles de millones de vacunas, uno de ellos es la imposibilidad física de producir tantas dosis al mismo tiempo. Lo cierto es que si los laboratorios accedieran a liberar las patentes, considerando la emergencia sanitaria a nivel global y en solidaridad con aquellos países con escasos recursos, el mundo podría avanzar en manera más rápida, eficiente y equitativa en la producción y distribución de vacunas. De esta manera se detendría en forma simultánea la base de la pandemia en el mundo y se evitaría la mutación del virus en países de bajos recursos.

¿Cuándo llegará el acceso mundial a la vacunación?

La mayor parte de la humanidad permanece desprotegida y sin certezas acerca de cuándo podrá acceder a la vacunación. Al continuar la pandemia, en los países pobres continuarán creciendo la miseria, el hambre y la mortandad. Esto continuará afectando a la economía mundial, cuya recuperación quedará cada vez más lejana.

La campaña Vacunar Nuestro Mundo, impulsada mundialmente con las siglas VOW, plantea reunir la mayor cantidad de firmas digitales posibles de organizaciones e individuos, a través de su sitio web www.VaccinateOurWorld.org, con una intensa campaña en por lo menos 45 países de cuatro continentes, en redes sociales, medios digitales complementado con eventos formales y/o de prensa virtuales en Bangkok, Johannesburgo, Londres,  São Paulo y Washington, D.C. y comunicados oficiales en los principales periódicos del mundo.

La organización invita a las personas a seguir los hashtags Inglés: #VaccinateOurWorld y #VOWnow; Español: #VacunarNuestroMundo;  en Twitter y compartir la campaña mediante el sitio official:

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.