Novedades del derecho y las leyes argentinas para el ciudadano

¿Qué efectos para la salud tiene tomar soda o agua con gas, carbonatada?

Cuáles son las diferencias entre tomar agua con gas y sin gas, qué pasa con el ácido de esta bebida y su impacto en la salud dental

Para quienes la toman, el agua con gas ofrece una experiencia sensorial distinta, y otro gusto. Desde el sonido al destaparla o desenroscar la tapa, el cosquilleo en la boca y la caricia en la garganta.

Los nutricionistas están de acuerdo en que el agua carbonatada, sea natural con gas o artificialmente carbonatada, es igual de hidratante que el agua normal.  Pero hay que tener en cuenta que el agua con gas es más ácida en la boca que el agua corriente.

El agua con burbujas contiene dióxido de carbono, que se convierte en ácido carbónico cuando se mezcla con la saliva, reduciendo el nivel de pH de tu boca. La escala de pH indica si una solución es más ácida (pH más bajo) o alcalina (pH más alto), explican en The New York Times.

Las bebidas con un pH más bajo pueden ser erosivas para los dientes, haciéndolos más susceptibles a las caries; sin embargo, el agua carbonatada sin azúcar no es ni de lejos tan erosiva como los refrescos o los zumos de frutas, según un estudio de 2016 publicado en el Journal of the American Dental Association, expresan en el ese diario.

«Algunas marcas de agua carbonatada incluyen ingredientes como el ácido cítrico para dar sabor, lo que puede elevar el nivel de acidez. Añadir tus propias rodajas de limón o lima tendría un efecto similar. Y como la lista de ingredientes suele decir «sabor natural», es difícil saber exactamente qué se ha añadido», concluyen.

Agua con gas, ácido y salud dental

Las investigaciones sobre el agua carbonatada y su efecto en los dientes son escasas. Pero según la Dra. Brittany Seymour, profesora asociada de la Facultad de Medicina Dental de Harvard y portavoz de la Asociación Dental Americana, «se necesitaría un consumo bastante elevado a lo largo del día para tener efectos perjudiciales similares a los que veríamos con los zumos de frutas o los refrescos».
La conclusión: Debido a que el agua carbonatada todavía tiene el potencial de ser erosiva, piense en ella como una golosina de una vez al día en lugar de su principal fuente de agua, dijo el Dr. Seymour. Beber agua con gas durante mucho tiempo prolonga la cantidad de tiempo que tus dientes están expuestos a la acidez. O hacer un sorbete o pajita ayuda.

Si te encanta el agua con gas y te gusta beberla varias veces al día, sin las comidas, considera la posibilidad de cepillarte los dientes con una pasta dentífrica con flúor después para evitar las caries. Sólo asegúrate de esperar al menos 30 minutos después de tu última bebida, dijo el Dr. Seymour. ¿Por qué? La acidez del agua carbonatada ablanda el esmalte de los dientes. Tomar un descanso da a tu esmalte la oportunidad de remineralizarse y volver a su estado normal endurecido, que es la superficie ideal para el cepillado porque puede tolerar mejor los abrasivos, añadió. Las ventas anuales de agua con gas, carbonatada o simplemente soda, superan ya los 4.000 millones de dólares solo en los Estados Unidos.

Si, el agua carbonatada, soda, en el barrio, es solo muy levemente ácida, así que eso del resuelta de la dientes, pero mejor es tomarlo con soda. El «ácido carbónico» es un ácido débil. Tomemos soda con tranquilidad… tomar esta noticia con soda.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.