Neonicotinoides: abejas en peligro

0

Los neonicotinoides son un tipo de insecticidas que dañan el sistema nervioso central de los insectos y, con menor incidencia, en vertebrados como aves, mamíferos y el hombre. Los neonicotinoides están entre los insecticidas más usados en el mundo y Argentina, pero ahora están siendo restringido en países debido a una posible conexión con el desorden del colapso de colonias de abejas.

Neonicotinoides: se confirman los riesgos para las abejas

La mayoría de los usos de los pesticidas neonicotinoides representan un riesgo para las abejas silvestres y las abejas melíferas, según las evaluaciones publicadas hoy por la EFSA, la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea. La Autoridad ha actualizado sus evaluaciones de riesgos de tres neonicotinoides, la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam, que actualmente están sujetos a restricciones en la UE debido a la amenaza que representan para las abejas.

Estas nuevas conclusiones actualizan las publicadas en 2013, después de las cuales la Comisión Europea impuso controles sobre el uso de las sustancias. Para las nuevas evaluaciones, que esta vez cubren abejas silvestres (abejorros y abejas solitarias) y abejas melíferas, la Unidad de Pesticidas de la EFSA llevó a cabo un amplio ejercicio de recopilación de datos, incluida una revisión sistemática de la literatura, para recopilar toda la evidencia científica publicada desde las evaluaciones anteriores .

El equipo también aplicó el documento de orientación desarrollado por EFSA específicamente para la evaluación de riesgos de pesticidas y abejas. José Tarazona, Jefe de la Unidad de Pesticidas de la EFSA, dijo: “La disponibilidad de una cantidad tan sustancial de datos, así como la orientación, nos han permitido obtener conclusiones muy detalladas.

                                deposit photos

“Hay variabilidad en las conclusiones, debido a factores como la especie de abeja, el uso previsto del plaguicida y la ruta de exposición. Se han identificado algunos riesgos bajos, pero en general se confirma el riesgo para los tres tipos de abejas que hemos evaluado “.La EFSA finalizó sus conclusiones tras dos consultas separadas con expertos en plaguicidas en los Estados miembros de la UE. Los expertos han apoyado las conclusiones.

Al igual que en las evaluaciones anteriores, la exposición de las abejas a las sustancias se evaluó a través de tres rutas: residuos en polen de abeja y néctar; deriva del polvo durante la siembra / aplicación de las semillas tratadas; y consumo de agua.

Las conclusiones de la EFSA se compartirán con los gestores de riesgos de la Comisión Europea y los Estados miembros, que considerarán posibles modificaciones a las restricciones actuales sobre el uso de estos plaguicidas.

Preguntas y respuestas: Conclusiones sobre los insecticidas.

En Argentina, el uso de insecticidas

Ya en 2013, en una presentación formal firmada por el Presidente de la Sociedad Argentina de Apicultores, dirigida al SENASA, se solicitaba a éste organismo público que prohíba el uso de neonicotinoides en semillas y como plaguicida en todo el territorio de la República Argentina, y que se inicie el correspondiente análisis de riesgo de los productos fitosanitarios cuyas sustancias activas químicas sean neonicotinoides, ya que está comprobado a nivel mundial, en estudios científicos realizados sobre abejas.

El problema no es solo para nuestra amigas melíferas sino para el resto de los cultivos que dependen de las abejas, que son las encargadas de la polinización del 70% de los cultivos que comemos, según datos difundidos por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

En Argentina, los cultivos que necesitan de la polinización de las abejas son: durazno (Alto Valle del Río Negro y Cuyo), palto (norte argentino), almendro (Cuyo), cerezos (Cuyo y Patagonia), ciruelo y kiwi (región pampeana), cítricos, manzanas y peras. Además de estos frutales, las abejas polinizan: frutas finas, hortalizas, leguminosas (especies forrajeras) y otros cultivos industriales como girasol, algodón, nabo y colza, publicó el diario La Nación.

El análisis de una muestra de mieles de todo el mundo ha hallado restos de estos pesticidas en la mayoría; y si bien la concentración residual está muy por debajo de los límites impuestos en la Unión Europea para el consumo humano. Sin embargo, los niveles detectados sí afectan a las abejas.

Las abejas en la Argentina, al igual que en otras partes del mundo, corren peligro. Según datos oficiales, hasta el año 2004 el promedio de miel producida a nivel nacional era de unos 80.000 a 90.000 toneladas por año. En cambio, en los últimos tres años, se redujo a casi la mitad.

¿Se adoptarán medidas? Desde ya que el apicultor o dueño de otros cultivos puede intentar un amparo, como ha pasado en esta sentencia amparo ontra fumigaciones con unos vecinos para que los dejen de fumigar. Podés dejar tu comentario abajo.

 

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.