Criptomonedas entre la ley y el orden

Dos proyectos de ley buscan regular el Bitcoin: luces y sombras de los marcos normativos sobre las monedas virtuales

0

Por estos días andan circulando dos proyectos de ley para regular los criptoactivos en la Argentina. Incluyendo las criptomonedas y el Bitcoin, claro.

El del diputado de Cambiemos Ignacio Torres lleva como nombre precisamente “Ley de Criptoactivos” y apunta a que los proveedores de servicios relacionados den consentimiento informado a los adquirientes y la UIF (Unidad de Información Financiera, a cargo de investigar asuntos como lavado de dinero).

También tienen que contar con licencia otorgada por una autoridad competente, que a su vez deberá promover entornos regulatorios específicos y ocuparse de la inspección y el control de los proveedores.

Por último, el proyecto de ley establece que las empresas y los particulares necesitan autorización previa para operaciones con criptoactivos.

Los diputados Liliana Schwindt y Marcos Cleri, del Frente de Todos. Mostraron una propuesta con fundamentos similares. En este caso, designa una autoridad de aplicación en particular: la Comisión Nacional de Valores (CNV) como autoridad de aplicación.

 

La mirada experta

La gran pregunta es… ¿Hace falta una ley específica? “De lo que existe hasta ahora, vemos que hay definiciones mal estructuradas, ambiguas y técnicamente erróneas: necesitamos desandar el camino transitado para llegar a algo mejor”, asegura Rodolfo Andragnes, presidente y director ejecutivo de ONG Bitcoin Argentina, para quien estas leyes suelen estar escritas “desde el temor, el prejuicio y la economía tradicional.

La ONG, junto a la Cámara Fintech Argentina, busca iniciar un proyecto de ley de desarrollo propio que se posicione como “el punto de partida” para el marco normativo en el país alrededor de este tema.

“La mayoría de las definiciones son irrelevantes, puramente descriptivas y con poco u opinable rigor legal y tecnológico”, cuestiona Ricardo Mihura Estrada, socio de Leverone y Mihura Estrada y experto en esta área el proyecto de Torres, que sí acercó su proyecto a Bitcoin Argentina para su revisión, de acuerdo a Mihura Estrada.

Tampoco coincide con el ámbito de aplicación. “Tiene una amplitud tal que pretende abarcar a todo el mundo, incluyendo no residentes u operaciones entre individuos, lo que podría ser una herramienta de enorme inseguridad jurídica”.

Respecto de los proveedores de servicios, advierte que “parecería que puede abarcar billeteras electrónicas, mineros y desarrolladores, actividades que resultan incompatibles con las obligaciones que se establecen en el proyecto de ley”.

La previa autorización, por su parte, “es una prohibición amplísima para operar, incluso para realizar operaciones entre particulares, sin involucrar a terceros”, dice Mihura Estrada.

Por otra parte, aquellos que violen este aspecto podrían recibir multas que no están definidas en la ley, “algo que es totalmente inconstitucional”, asevera Mihura Estrada.

 

Ley sí, ley no

“Las regulaciones que atañan a las plataformas de compraventa pueden aportar cierta claridad y protección para el inversor, promover el desarrollo de nuevos players o el crecimiento de los actuales, en especial si reducen también el prejuicio por parte de las entidades financieras, que hoy limitan mucho la operatoria de estos jugadores”, indica Andragnes.

“Es un ecosistema grande y complejo y la redacción de leyes lo debe contemplar en su totalidad: armar un marco normativo pensando en un player en particular u obviando consultar a expertos en el área es un error garrafal”, sostiene Andragnes.

 

Cómo está regulado el Bitcoin hoy

El Bitcoin hoy no tiene regulación específica. Pero eso no quita que sea legal. Por empezar, todo lo no prohibido está permitido. Y como activo digital puede comerciarse libremente cumpliendo las normas básicas del contrato de compraventa o lo que se pacte. Lógico, cumpliendo la normativa fiscal y cambiaria. El desarrollo puede verse en esta nota:

Lo decimos una vez más: las criptomonedas son legales

 

¿Hace falta una ley que regule las criptomonedas?

La gran pregunta es… ¿Hace falta una ley específica?  Recabamos algunas opiniones.  Los defensores del proyecto explican que  «no estamos creando impuestos o regulando, sino haciendo un marco legal donde se reconoce a los criptoactivos como activos financieros, para darles seguridad a los usuarios. No es el objetivo burocratizar, sino todo lo contrario», dice el diputado Torres al Diario La Nación.

El legislador expresó que los proyectos de ley tienden a “favorecer un esquema de desarrollo, con mayores inversiones y generación de empleo», según declaraciones que reprodujo el diario Perfil.

También hay críticas. “De lo que existe hasta ahora, vemos que hay definiciones mal estructuradas, ambiguas y técnicamente erróneas: necesitamos desandar el camino transitado para llegar a algo mejor”, asegura Rodolfo Andragnes, presidente y director ejecutivo de ONG Bitcoin Argentina, para quien estas leyes suelen estar escritas “desde el temor, el prejuicio y la economía tradicional.

Daniel Rybkin, abogado experto en criptomonedas, fue categórico. “Ninguno de los dos proyectos resiste ningún análisis”, dijo, y aseguró que ambos “compiten para ver cuál es peor”.

“Hay una ignorancia, si pienso bien, o mala fe si pienso mal, por querer imponer un régimen de criminalización de criptoactivos”, afirmó, al tiempo que pidió que se prohíba “imputar o presumir delito por el mero hecho de que el medio de pago sea a través de token o criptoactivo”, agrega.

Respecto de la utilidad práctica que podría tener esta ley, Andragnes también considera que: “claramente, este camino no puede dar ningún resultado”. La ONG, junto a la Cámara Fintech Argentina, busca iniciar un proyecto de ley de desarrollo propio que se posicione como “el punto de partida” para el marco normativo en el país alrededor de este tema.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.