Pelea por uso de barbijo en un local

Una discusión en una panadería se dio poique uno de los clientes no tenía puesto ningún barbijo

0

Escena en la panadería, entra un señor a comprar factura, llamémosle Juan. Juan tiene barbijo. Atrás entra otro, llamémosle Emilio. Emilio solo usa el cobertor plástico, tipo transparente… ¿Qué les parece que pasó?

Las respuestas una mejor que la otra, bueno, la verdad es que Juan le dice a Emilio

—¿Y el barbijo no usás?

—¿No ves que tengo esto? (señala el cobertor plástico)

—Ah somos todos boludos, no?

—No, flaco, esto también sirve, frena el virus

—Ah, sí? Mirá vos, si estornudás también frena el virus?

—Pero a dónde estoy estornudando?

—Dale, tapate la boca o andate

—A mí no me vas a callar

—No, pero hay una ley

—La estoy cumpliendo la ley, no me rompás las p… Llevate las facturas, comépanchos

—Ah bueno, ya empezamos con los agravios

Salta el encargado y los separa, amenaza con llamar a un vigilante (la gente que miraba pide que les regalen vigilantes). Emilio pide un cuarto de flautitas, tres medialunas y panadero le hace esperar afuera mientras se lo preparan. Se lo llevan, paga y se va.

Otras situaciones que se podrán haber dado

  • Le pidieron que abandone el local y terminó en una guerra de cañoncitos de dulce de leche
  • Emilio se enojó cuando Juan le dijo. Emilio es obligatorio usar barbijo no Escudo facial.
  • El panadero le pasó factura
  • Juan le guiñó el ojo a Emilio y le dijo: “Hacés bien. Esos labios no deben taparse”
  • Ambos se miraron a los ojos por un buen rato, se bajaron los barbijos y se fundieron en un profundo beso, mientras sus manos recorrían sus picos y valles.
  • Juan pidió facturas rellenas con DDL y Emilio le dijo “Juan, no seas boludo querido, las rellenas son las que sobraron del día anterior”. Juan le agradeció y le dejó paga 1 docena de facturas. Se saludaron con el codito y ambos se perdieron en el anonimato que los caracteriza.
  • Entre los dos robaron al panadero .
  • Emilio venía del futuro, donde la pandemia terminó y el cobertor plástico se puso de moda como accesorio retro-kitsch, tipo riñonera. Emilio cree verse sexy con su cobertor y espera así impresionar a una chica del pasado con su look, pero no sabe que cayó en el tiempo equivocado.
  • Emilio le lleno la espalda de coronavirus a Juan
  • A las piñas y destrozaron el local
  • A las piñas a lo Samid y Mauro Viale

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.