Se quiso llevar sin pagar algunos productos en el supermercado, lo procesaron por hurto

La resolución confirma el procesamiento de quien sustrajo la mercadería

0

A las 18.00 horas, en el interior del Supermercado, intentó sustraer cuatro shampoos (tres de marca ‘Dove’ de 40 ml y uno de marca ‘Pantene’ de 750 mn), un acondicionador de marca ‘Dove’ de 40 ml, cuatro latas de atún marca ‘La Campagnola’
y varias cervezas.

Concretamente, el compareciente tomó los productos de las góndolas del supermercado mencionado y y se retiró
de allí sin abonarlos.

El repositor bservó su accionar y dio aviso al otro empleado  quien lo siguió hasta la vía pública y le exigió la devolución de los elementos sustraídos.

Es que, al serle solicitado el ticket de compra, el compareciente respondió que estaba trabajando y le hizo entrega de algunas cervezas y envases de shampoo, para luego continuar su marcha y dirigirse hacia la esquina.

De seguido, ingresó nuevamente al supermercado con aquellos productos y dio la orden de que llamaran a las autoridades
policiales, para luego volver en busca del compareciente. Por último, al llegar a Avenida de este medio tomaron intervención los personales policiales y juntos volvieron al local comercial, donde se procedió a la formal detención del compareciente, al secuestro de la totalidad de los elementos sustraídos y al labrado de las actas.

Ahora lo procesaron por hurto simple, en grado de tentativa. Esta persona apeló, dijo que está en situación de calle, y estuvo en tratamiento por drogas, pero la cámara ordenó seguir adelante con el juicio oral.

La cámara merituó el principio de insignificancia, y por ahora desestimó esa defensa. También entendió que el imputado ha tenido bajo sus posibilidades otras medidas menos lesivas para conjurar la necesidad que su defensa dijo habría tenido al tiempo de llevar a cabo el hecho en reproche, todo lo cual no permite acceder a la pretensión de la recurrente.

Sentencia completa – procesamiento por hurto en el supermercado

Poder Judicial de la Nación
CAMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL – SALA 1
CCC 41865/2020/CA2
R, D. H.
Procesamiento
Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional nro.19
///nos Aires, 26 de octubre de 2020.
AUTOS Y VISTOS:
Viene en revisión el recurso de apelación de la defensa contra el
auto de procesamiento dictado a D..  como autor del
hurto en grado de tentativa.
Incorporados al sistema lex 100 el memorial de la defensa,
dentro del plazo límite estipulado (26 de octubre), el tribunal se
encuentra en condiciones de resolver los planteos.
Y CONSIDERANDO:
I-Imputación.
Surge del acta digitalizada, que se le reprocha a Diego ….

“El hecho ocurrido el 27 de septiembre de 2020,
alrededor de las 18.00 horas, en el interior del Supermercado
‘………..’, sito en la Avenida ……….. de esta ciudad, oportunidad en
la que intentó sustraer cuatro shampoos (tres de marca ‘Dove’ de 40
ml y uno de marca ‘Pantene’ de 750 mn), un acondicionador de
marca ‘Dove’ de 40 ml, cuatro latas de atún marca ‘La Campagnola’
y varias cervezas. Concretamente, el compareciente tomó los
productos de las góndolas del supermercado mencionado y se retiró
de allí sin abonarlos. Que, el repositor, C. L., observó su accionar y
dio aviso al empleado A. H. C., quien lo siguió hasta la vía pública y
le exigió la devolución de los elementos sustraídos. Es que, al serle
solicitado el ticket de compra, el compareciente respondió que estaba
trabajando y le hizo entrega de algunas cervezas y envases de
shampoo, para luego continuar su marcha y dirigirse hacia la
esquina. De seguido, H. ingresó nuevamente al supermercado con
aquellos productos y dio la orden de que llamaran a las autoridades
policiales, para luego volver en busca del compareciente. Por último,
al llegar a Avenida ……….. de este medio tomaron intervención los
personales policiales y juntos volvieron al local comercial, donde se
procedió a la formal detención del compareciente, al secuestro de la
totalidad de los elementos sustraídos y al labrado de las actas
correspondiente.”

II-Análisis del recurso

La defensa no cuestionó la materialidad del hecho, sino que a su
juicio el caso presenta problemas en el aspecto típico, en la
antijuridicidad y la culpabilidad.
Sobre la primera cuestión, entiende que corresponde aplicar al
caso el principio de insignificancia, para luego avanzar y en subsidio
sostener que su asistido se encontraba en un estado de extrema
vulnerabilidad, por lo que se debía considerar justificada su conducta
bajo el estado de necesidad; o, en su defecto, entendió se encontraba
reducida su capacidad de culpabilidad al tiempo de llevar a cabo la
conducta en reproche.
En torno al principio de insignificancia, si bien la parte
mencionó la vigencia del art. 31 del CPPF no da razones por las
cuales corresponda prescindir de la voluntad del fiscal interviniente.
En este asunto, obsérvese que la fiscalía no recurrió la decisión en
examen y no acompañó -a pesar de estar debidamente notificada de
esta intervención- en la alzada su posición.
Así las cosas, encontrándose actualmente amparado
normativamente el principio invocado por la defensa, apartarse de la
forma que el legislador eligió para enmarcarlo -en línea con el sistema
acusatorio en el que se enrola la nueva normativa-, como pretende la
defensa por su sola voluntad, sin aportar por otro lado razones por las
que su actual regulación resulte incompatible con la Constitución
Nacional, es que no procede su aplicación.
En cuanto a las cuestiones vinculadas con un supuesto estado de
necesidad que habría padecido, más allá del esfuerzo de la defensa, el
imputado en su declaración indagatoria se negó a declarar. “Sin
embargo, a preguntas de la defensa manifiesta que dice que no
recuerda el número de teléfono del hogar en el que vive, pero que se
encuentra en el suyo propio. También dice que se encuentra en
situación de calle desde el año 2006, y sin trabajo desde aquel mismo
año, por un desacuerdo con su empleador. Dice que allí trabajaba en
un restaurante y que previamente había trabajado en una empresa de
transportes muy dignamente. Explica que para mantenerse, utiliza un
subsidio de una tarjeta correspondiente al Gobierno de la Ciudad y
mediante el IFE. Dice que su objetivo es conseguir un empleo y poder
cubrir sus necesidades básicas por su cuenta, y aclara que siempre
que tiene la posibilidad de ayudar lo hace. También indica que no
tiene hijos. Por último, dice que estuvo en SEDRONAR internado dos
veces para recuperarse de sus adicciones, pero que al salir, la falta
de contención no lo ha ayudado, ya que se desmoralizaba. Aclara que
los tratamientos han sido de siete y ocho meses, el último en el año
2000. Que ha cometido errores debido al consumo, pero que ha
intentado recuperarse en múltiples ocasiones.”
Se advierte así que, frente a la situación de extrema
vulnerabilidad que describe la defensa en su hipótesis del caso, el
imputado reconoce contar con asistencia del Estado (tanto del
nacional como del local), precisamente para neutralizar supuestos
como el descripto, más allá de que, al mismo tiempo, no surge de las
constancias anexadas -informe médico y vistas fotográficas-, datos
que demuestren encontrarse dentro de ese estado.
Por lo demás, existen en el ámbito de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires comedores, merenderos y paradores (cfr. fs. 66 donde se
indica que es habitual su estadía en el parador sito en Gendarmería
Nacional nro. 522), dispuestos para conjurar riesgos como el que la
defensa introdujo en sus agravios.
En definitiva, lo expuesto demuestra que el imputado ha tenido
bajo sus posibilidades otras medidas menos lesivas para conjurar la
necesidad que su defensa dijo habría tenido al tiempo de llevar a cabo
el hecho en reproche, todo lo cual no permite acceder a la pretensión
de la recurrente.

Por las consideraciones desarrolladas es que tampoco
advertimos una reducción de la capacidad de culpabilidad del
causante, la cual en todo caso deberá ser objeto de análisis en la etapa
de juicio donde, de arribar el asunto, podrá ampliamente ser
examinada bajo los principios de la oralidad, publicidad, inmediación
y el contradictorio; en tanto que para esta etapa intermedia resulta
suficiente con la acreditación de su existencia.
En virtud de lo expuesto, el tribunal RESUELVE:
CONFIRMAR la resolución en todo cuanto fuera materia de recurso,
art. 455 del CPPN.
Se deja constancia que el juez Rodolfo Pociello Argerich
subrogante en la vocalía nro. 14, no interviene en la presente por
hallarse abocado a las tareas de la Sala V de esta Cámara y por haber
logrado mayoría con el voto de los suscriptos.
Asimismo, que en función de la emergencia sanitaria dispuesta
por el DNU 297/2020 del Poder Ejecutivo Nacional, las prórrogas del
aislamiento social obligatorio establecidas por Decretos 325, 355 408,
459, 493,520, 576 , 605, 641, 677, 714, 754, 792, 814/2020 del Poder
Ejecutivo y Acordadas 4, 6, 10, 12, 13, 14, 16, 18, 25 y 27/2020 de la
CSJN, se registra la presente resolución en el Sistema Lex 100
mediante firma electrónica, decidiéndose diferir su impresión, a
mayor recaudo, para el momento en que cesen las circunstancias que
motivaron la declaración de emergencia, oportunidad en la que se
remitirán las presentes al instructor.
Notifíquese mediante cédulas electrónicas (Acordada 38/13) y
comuníquese al juzgado de origen mediante DEO. Devuélvase con
pase digital y sirva la presente nota de envío.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.