Abogado se quedó con una parte de la indemnización, ahora lo sentenciaron por estafa

La engaño diciéndole que esa suma del 40% que le correspondía por la muerte de su padre era para pagar el impuesto a las ganancias y honorarios, lo cual era falso. El caso

Se valió de su condición profesional para engañar a una mujer y su hija menor de edad haciéndoles creer que debía retener aproximadamente un 40% de una indemnización que les correspondía por el fallecimiento del padre de familia. Como engaño, les dijo que era para pagar el impuesto a las ganancias y otros gastos.

La niña víctima había perdido al padre en un accidente de tránsito, la madre estaba en una mala situación económica, había sufrido un principio de ACV que le impedía trabajar y la niña no tenía ni zapatillas para ir a la escuela.

La ART le tenía que depositar la suma de $1.012.311 a la hija del trabajador, en concepto de indemnización y la suma de $276.000 en concepto de Adicional Pago único por fallecimiento, única beneficiaria y titular del cheque, montos del año 2013.

El abogado se hizo presente junto a la damnificada en la Sucursal del Banco Francés llevando a cabo la maniobra de estafa. Aconsejó a la víctima respecto de las operaciones que debía realizar; también se acreditó que el acusado fue quien tenía el dinero en su poder, guardándolo en su maletín al momento del cobro, como lo manifestaron el gerente de la entidad bancaria.

El abogado le dijo a la beneficiaria que representaba que  el dinero retirado del banco se destinaría la suma
$100.000en concepto de sus honorarios profesionales y los correspondientes al letrado por las gestiones realizadas inicialmente y el resto al supuesto pago a la AFIP. en concepto de impuesto a las ganancias.  Sin embargo, esa indemnización está exenta.

Por testigos se pudo probar el despliegue de alegaciones pseudo-tributarias por parte del acusado de «manera intencional, mañosa y taimada», por cuanto era de su conocimiento que, por su naturaleza jurídica, el monto cobrado estaba eximido del pago de impuesto.

Aprovechándose de la confianza en él depositada, del desconocimiento de cuestiones legales de una persona con escasa educación y de la extrema vulnerabilidad de su cliente, causó el error en ella.

Le hizo creer que debía afrontar una quita para el pago de tributos causándole un claro e indudable perjuicio económico al privarla de parte del dinero cobrado.

Por ende, lo sentenciaron a prisión por el delito de estafa, a dos años de prisión en forma de ejecución condicional, inhabilitación especial complementaria por el término de seis meses para ejercer la profesión de abogado y costas (Artículos 5, 20 bis inc. 3°, 26, 27 bis, 29 inc. 3°, 40, 41, 45 y 172 todos del Código Penal).

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.