La tormenta perfecta: El fin de fiesta y la nueva grieta

El famoso boom de la bicicleta que la pandemia provocó, parece haber llegado a su fin.

Por Nicolas Muszkat *

En casi todos los países de la región, la demanda se mantiene alta, pero sobre-estimada por los bajos niveles de stock, producto del boom inicial de demanda, que hoy, aún con la pandemia en su pico ya ha bajado considerablemente.

Este boom inicial de demanda, recalentó el supply chain hacia atrás y generó (o va a generar) un efecto látigo que producirá un maremoto de oferta de productos en los próximos meses.

Quizás el segundo semestre del 2022 sea el mejor momento para equiparnos con lo último a precios de ganga.

Esto es a lo que llamo una Tormenta Perfecta, producida por una crisis de abundancia en un momento hiper particular de uso de la bici.

El techo del mercado de la bicicleta en Latinoamérica tiene una altura demasiado baja producto de la falta total de cultura de la bicicleta (a excepción de Colombia) y por supuesto infraestructura para el desarrollo de la actividad, tanto como medio de transporte como a nivel deportivo o recreativo.

Cabe destacar que hablar de «cultura» implica hablar de generaciones para construirla, no de modas o Instagram Trends.

Otro factor interesante de ver, es que la bicicleta hoy en día se ha convertido no sólo en un ítem aspiracional, de estilo de vida «in», pero sino también un símbolo de status social. Lo que traducido a la triste realidad de nuestros países quiere decir: Si te pudiste comprar una bicicleta «medio pelo» durante la pandemia, es que no te caíste aun de la clase media. Si la que pudiste comprar fue de carbono, estás en el mejor de los mundos, socioeconómicamente hablando.

Y claro, el artículo suntuoso (al que los organismos de recaudación impositiva deberían tomar como referencia para cobrar impuesto a la riqueza) es el «smart trainer». No voy a ahondar mucho en este tema para no dar ideas.

Lo cierto es que la realidad post pandemia, desde mi punto de vista estará dividida por mucha gente en bicicleta, pero también mucha gente desolada en las calles, como se puede ver en cualquier vereda. Los efectos del boom (crisis de abundancia) serán devastadores para la industria también y para aquellos que apuesten que el crecimiento será in-aeternum.


*Desarrolla una cultura sobre la bicicleta. Su Linkedin Página web

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.