Claveles rojos: una obra de teatro sobre el derecho, el poder judicial y la justicia

Hace unos años vi esta obra de teatro que me pareció recomendable. Pude hablar en su momento con el director, hicimos una entrevista radial, y ahora con Julieta Bermúdez, actriz del elenco. El valor de la obra no solo pasa por ser de buen y refinado gusto artístico, e impecable a nivel técnico, sino por ilustrar ciertas formas y modos judiciales, en la búsqueda de la verdad y de la justicia para una persona que puede ser vulnerable en ciertos aspectos, pero que se supo defender y muy bien. A continuación la entrevista.

0

Como introducción agrego que “Claveles rojos” está basada en una historia real. Una familia tradicional le inicia juicio contra una de sus integrantes para declararla incapaz por insuficiencia mental, y así desapoderarla de sus bienes. La joven, defendida por su abogado, cuestiona el concepto mismo de normalidad. La obra revela los intereses famliares y el poder económico, y las inconveniencias y contradicciones del sistema judicial.

 

-¿Cuál es el tema central de la obra Claveles Rojos, las tres palabras que la definen?

El tema central de la obra es el duro proceso judicial que debe enfrentar Liliana Doblas, una joven a quien su familia intenta declarar débil mental. Pese​ a sus limitaciones, lo enfrenta abiertamente y con su incansable lucha logra poner en cuestión los criterios que definen la normalidad.

Las tres palabras que definen la obra son:
Tenacidad, en cuanto resistir frente a las adversidades que se presentan​
Coraje, en relación a defender las propias convicciones
Inclusión, ya que es un derecho ser aceptado tal como uno es

 

-La obra está basada en una historia real. ¿Cómo llegó el director Luis Agustoni a conocerla?

Luis Agustoni llegó a tomar conocimiento de esta historia a través de un familiar vinculado al derecho, quien llevó adelante un caso con características muy similares a las que se ven reflejadas en la obra.​

Como autor, Agustoni siempre se propone, por un lado, generar interés tocando temáticas que obliguen a uno a mirar la vida de otro modo, a tratar​ de ir más allá de las problemáticas cotidianas y reflexionar sobre qué es la existencia humana.

Y, por otro, generar una respuesta emocional, ya que considera que uno de los problemas más grandes que enfrentamos en la actualidad es la impavidez,​ la indiferencia. El caso real fue tan potente y conmovedor que, ni bien llegó a oídos de Agustoni, fue sumamente inspirador.

 

-A partir de la nueva ley de salud mental el paradigma cambió. ¿Sería posible que algo así pase hoy?

Es cierto que el paradigma ha cambiado en materia de salud mental pero creemos que, si bien la obra se centra en esa temática, muchas de las situaciones que se plasman en la historia son, en menor medida, fácilmente trasladables a las problemáticas que cualquier persona enfrenta en el día a día.

Desde los desafíos que constantemente nos plantea el avance tecnológico, pasando por la burocracia innecesaria de algunas instituciones o el bombardeo constante de información que recibimos… ¿Cuántas veces nos sentimos excluidos, expuestos, impotentes o poco capacitados frente a todo esto?​

A su vez, esta historia también nos propone cuestionarnos qué nos imponen como “lo normal” y nos invita a reflexionar sobre cuál es nuestro propio criterio al respecto.

 

-Claveles Rojos es un referente para enseñar derecho, muchos profesores convocan a sus alumnos a verla. ¿Alguna vez pensaron que esto podría pasar? ¿Cómo les impacta?

El fenómeno en que se ha convertido esta obra aún hoy, luego de nueve años en cartel, nos sigue sorprendiendo. Lo que genera en el público es fabuloso, enriquecedor y muy gratificante.

Son muchos los actores, actrices y técnicos que han participado y ha sido​ para todos un orgullo y un privilegio ser parte de algo tan mágico como lo que genera esta historia.

Poner sobre la mesa temáticas cruciales que nos atraviesan a todos como la discriminación, los prejuicios o la codicia desde un hecho artístico, nos produce una enorme satisfacción y nos motiva para seguir trabajando y continuar expandiendo el horizonte de la obra.​ ​

 

-¿Qué desafíos actorales se les presentaron?

Muchos. En principio porque somos 11 actores en escena. Cada actor interpreta a más de un personaje, por lo tanto, los desafíos son por un lado, lograr una composición bien diferente para cada rol y, por otro, tener la disponibilidad necesaria para entrar y salir de cada personaje rápidamente.

En el caso del protagonista masculino, el Dr. Millán, el desafío es oficiar de director de orquesta, ya que es quien lleva el ritmo de la obra. Es un abogado inteligente y audaz, pero también frívolo. De apariencias superficiales, el vínculo con Liliana moviliza su fibra humana.

La empatía hacia ella desafía a su persona y dota de coraje al profesional.
Por último, el desafío actoral que presenta el personaje de Liliana Doblas, la protagonista femenina, es muy interesante. Desde lo físico, requiere una gran transformación tanto a nivel corporal como vocal.

En el plano de su comportamiento, requiere un manejo específico de los ritmos, las escuchas y las reacciones. Y desde el punto de vista emocional, este personaje invita a utilizar un abanico muy amplio, combinando fragilidad e inocencia con una gran fortaleza y sencillez.

Es un personaje entrañable y muy generoso, que potencia sin dudas el juego actoral.

-Esta emocionalidad que mencionan de seguro impacta en la audiencia. ¿Qué comentarios han recibido? ¿Alguna anécdota para compartir?

Lo que el público nos devuelve es sumamente gratificante. Nos estimula y conmueve mucho el profundo nivel de empatía que se genera. En su mayoría, los espectadores se identifican con alguna de las temáticas principales de la obra, ya sea porque ellos mismos han vivido situaciones similares en su entorno familiar o laboral, o bien porque conocen a alguien que ha tenido que pasar por ellas.

Muchos nos comentan que la historia los conectó con algún momento de su niñez. Otros hacen referencia a situaciones en donde se sintieron vulnerables, o a las injusticias que ven a diario.

Por lo general, destacan el análisis crítico y productivo que se hace de las instituciones y las estructuras sociales, se sorprenden al ver un espectáculo de gran calidad por fuera del circuito comercial y se muestran conmovidos y agradecidos por la entrega del elenco. Notamos que la obra en general resuena de manera íntima en cada espectador.

Lo que más disfrutamos es cuando la historia despierta la reflexión en el público. Lo que ocurre entonces no es únicamente el disfrute de un espectáculo teatral, sino que se abren las puertas al intercambio, al debate luego de la función.

 

-¿Algo que quisieran agregar?

En principio, quisiéramos agradecer enormemente a todo el público que nos ha acompañado en estas nueve temporadas. El boca a boca que surge de quienes vienen y la recomiendan es nuestro motor, lo que nos ha permitido permanecer en cartel durante tanto tiempo.

Valoramos enormemente los comentarios en las redes o en Alternativa Teatral y los invitamos a que sigan recomendando la obra a familiares y amigos. Sin duda, el aporte del público ayuda a que la obra siga creciendo.

 


Claveles Rojos – Ficha técnica

Elenco: Julieta Bermúdez, Matías Durini, Christian Bellomo, Pablo Contartese, Teresa Solana, Constanza Fossatti, Ricardo Levy, Miguel Lumi, Yamila Mayo, Nadia Brom, Miranda Cammarata

Iluminación y sonido: Diego Gómez Leite

Asistencia de dirección: Santiago Rapela

Dirección: Luis Agustoni

Duración: 75 minutos

 

 

* Julieta Bermúdez es actriz. Se formó con maestros como Raúl Serrano, Luis Agustoni, Alejandro Catalán y Nora Moseinco, entre otros. En cine participó en el largometraje animado Gilgamesh como MOCAP performer. En TV participó en El hombre de tu vida, de Juan José Campanella y Las estrellas. Ha participado en varios cortometrajes, comerciales y en más de 10 obras del circuito teatral independiente de la Ciudad de Buenos Aires, entre ellas Claveles Rojos, donde protagoniza desde 2018.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.