Derecho al deporte

Primera entrevista de la serie, deportistas que estudian o estudiaron derecho. Hoy: Malvina Schiel, árbitro de fútbol.

0

Esta es la primera nota de una serie de entrevistas a deportistas y profesionales vinculados al deporte que estudian o estudiaron derecho. En esta primera entrega, Malvina Schiel, quien practicó atletismo y ahora trabaja en el arbitraje profesional de fútbol para partidos del torneo AFA, un hito fundamental.

 

Antes que nada, agradezco a Flor Belinky, periodista, y José Mariani que asistió en la producción, que hicieron posible esta nota y sección en general.

 ¿Qué te motivó a estudiar derecho?

Ya desde mi infancia me llamaba la atención, creo que es una de las profesiones mas idealizadas en la adolescencia o juventud de una persona, abogado, médico… cuando egresé del secundario dentro de las posibilidades que tenía en vista y por razones económicas y de distancia a la ciudad -soy de un pequeño pueblo de mil habitantes del interior-, elegí abogacía.

Tenemos la suerte en la provincia de contar con una Universidad Pública y Gratuita. La decisión entonces no fue difícil.

 ¿Qué rescatas del ámbito deportivo y qué del académico?

Creo que lo más lindo que uno se puede llevar de lo que hace es el reconocimiento, de los pares, de la gente, de los colegas. A pesar de que son actividades que se pueden ejercer en soledad, siempre es bueno rodearse de buena gente para que a uno lo apoyen cuando está desviando el camino o cuando las cosas no salen tan bien.

Hoy parte de mis mejores amigos surgieron de compartir el ámbito académico, laboral y hasta el arbitral.

En el ámbito académico se comparten las alegrías cuando se deja atrás una materia, la angustia cuando el resultado no es el esperado. En el deportivo las cosas son un poco distintas, el ambiente es más egoísta y competitivo y los logros se festejan casi en soledad, con las personas que a uno lo han acompañado desde siempre.

 ¿Como fue/es la coexistencia de ambas actividades en tu vida?

En su momento debí abandonar el arbitraje porque no podía combinarlo con la Facultad. Ambas cosas insumen mucho tiempo, ello sumado a que ya en mi segundo año de Facultad pude empezar a trabajar “de lo mío” ejerciendo una pasantía en un organismo judicial. Deje la actividad durante casi un año y medio y cuando vi que la carrera estaba encaminada y que era cuestión de tiempo recibirme, retomé el arbitraje para ya no dejarlo. Actualmente realizo ambas actividades y combino trabajo y entrenamientos sin ningún problema.

¿Que rama o tema del derecho ejerces y cuál te llama la atención?¿Por qué?

Actualmente estoy recibida y me desempeño en el Poder Judicial de la Provincia de La Pampa, específicamente en el ámbito penal, sector juicio, donde se realizan los debates orales. Es la rama que más me gusta y en la cual más destaque un poco más en mi etapa universitaria. Es una rama muy criticada por la sociedad en general, porque la gente cuestiona como alguien que roba, mata o viola no está preso.

Siempre surge el tema en las reuniones familiares o de amigos y la verdad que las cosas que se escuchan son muy curiosas. Resulta difícil para una persona que no conoce de derecho entender ciertas cosas, más cuando han pasado por una mala experiencia personal y cuando el “dinero” no es una solución a su problema.

La mayoría de mis compañeros de Facultad se desempeñan en el ámbito laboral o civil. Personalmente, no me imagino en otro lugar que no sea el ámbito penal.

 

 ¿Qué te gustaría para ambas profesiones?

Que haya más paciencia, mas empatía, más camaradería. Como dije antes son profesiones muy solitarias en el ámbito privado, pero que obligatoriamente generan que uno deba relacionarse, ya sea con familiares de una víctima o de un imputado, o con los jugadores cuando se entra a un campo de juego. A veces las personas que están del otro lado se toman todo muy personal, creen que uno esta para “castigarlos” y la realidad es que en ambas profesiones las cosas están escritas, en códigos, en reglamentos y uno lo que hace es aplicar esa ley. Por supuesto que en ambas actividades nos equivocamos, es parte de la vida. Convivimos con el error todo el tiempo. Lo que cuesta hacer entender es que uno los comete porque son sólo eso, errores, y como tales se cometen sin mala voluntad.

6) ¿practicas algún deporte?

Durante mi infancia y adolescencia practiqué atletismo, precisamente 400 y 800 metros. Pude conocer parte del país viajando por distintas competencias a nivel nacional. Creo que si algún día dejo el arbitraje retomaría esa actividad. Es apasionante cuando se escucha el pitido de largada porque uno queda solo contra todo. Los días y meses de preparación quedan atrás para reflejarlos en solo uno o dos minutos de carrera. Se entrena con frío, con sol, con lluvia. El que nos ve nos llama locos. Nosotros respondemos mostrando una sonrisa de oreja a oreja…

7) ¿Te justaría ser Jueza?

No, es algo a lo que no aspiraría llegar nunca. Pero las razones me las guardo para mí.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.