Un hombre mayor habría querido llevarse productos sin pagar. Dos empleados quedaron imputados por su homicidio.

Ahora les imputaron ese delito por el fallecimiento del hombre mayor que quiso llevarse productos del supermercado. Quedaron detenidos y se está investigando el hecho.

0

Un hombre mayor y con posible demencia senil habría intentado hurtar productos de un supermercado del barrio porteño de San Telmo murió por una hemorragia cerebral.

Ambos empleados del supermercado (el se deguridad seguramente de una empresa de vigilancia privada) quedaron detenidos y acusdos del delito de homicidio.

El hecho que publicó el diario Perfil  ocurrió el viernes pasado a las 7 de la tarde, a unos 60 metros del supermercado, en la avenida Brasil al 500, e interviene en el caso el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 33, quien ordenó la detención de los dos empleados imputados.

Según un testigo, “los golpes de puño comenzaron dentro del local y delante de mucha gente, pero nadie intervino. Luego, en la calle, se acercaron vecinos que identificaron al anciano y contaron que sufría demencia senil”, publicó el Diario Z.

“Lo que relataban los testigos es que ‘después de molerlo a patadas, los dos hombres de seguridad lo arrastraron por la vereda y lo dejaron tirado frente a la panadería'”, consignó Página12, quien cita el relato de un testigo llamado Nicolás, fotógrafo.

Por su parte, según publicó Urgente 24, el custodio “siguió al presunto ladrón hasta la vereda donde lo retuvo y le exigió que devuelva lo que sustrajo. Ante la negativa del acusado, intervino un empleado del supermercado y el custodio fue a buscar ayuda de la Policía.”

Al regresar al lugar del hecho con un efectivo de seguridad, el hombre de 68 años se encontraba recostado en la vereda, reducido por el otro empleado del supermercado. El abogado detalló el relato de su defendido que explicó que, cuando el policía levantó del suelo al acusado, el hombre se desvaneció y perdió el conocimiento, emanando un hilo de sangre de la cabeza”, publicó Urgente 24.

Un llamado al 911 alertó del hecho, y al llegar la policía identificaron al hombre de 68 años retenido por un custodio de seguridad y por un empleado de Coto, quienes les manifestaron que esa persona había sustraído del local dos chocolates de 170 gramos cada uno; un queso fresco de medio kilo; y una botella de vidrio de aceite de oliva extra virgen de 500 de medio litro.

Mientras los oficiales realizaban las actuaciones, el jubilado perdió el conocimiento, por lo que de inmediato solicitaron la presencia de una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), escribió Perfil.

En tanto, “la empleada de una panadería ubicada en cercanías del lugar le relató a los policías que el hombre, antes de ser reducido, le arrojó la botella de aceite de vidrio a uno de los custodios, ante lo cual ambos comenzaron a efectuarle varios golpes de puño.” (fuente, Diario Perfil).

Como la ambulancia del SAME demoraba y pese a los reiterados reclamos al 911, los efectivos de la policía comenzaron a practicarle al jubilado maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP). Cuando llegó la ambulancia lo trasladaron al Hospital Argerich adonde falleció.

Ahora debe investigarse si fue un homicidio, si la hemorragia cerebral fue causada por golpes, de quién/es y demás aspectos del caso, si fue exceso de legítima defensa o qué pasó para luego establecer la calificación jurídica.

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.