El sistema de bandas cambiarias en Argentina y el Banco Central de la República Argentina

Cómo funciona el sistema de bandas cambiarias en Argentina y en el mundo

0

En los últimos meses el tipo de cambio en Argentina ha fluctuado producto de cierta incertidumbre política, el contexto internacional y otras variables macroeconómicas que sufre el país, “drivers”, en términos financieros. Para entender lo que ocurre veamos en que consiste un sistema de bandas cambiarias y cuáles son las variables que afectan el valor del tipo de cambio

 

¿Qué es un sistema de bandas cambiarias?

En un sistema en el cual el Banco Central hace públicos los límites entre los cuales fluctuara el tipo de cambio. El límite superior recibe el nombre de techo y el inferior recibe el nombre de piso.

Estos límites denotan el precio a partir del cual el Banco Central podrá intervenir en el sistema cambiario, la zona intermedia es la zona de libre flotación, en la cual intervendrán fuerzas de oferta y demanda para determinar el valor del tipo de cambio sin intervención del Banco Central.

Este sistema es similar a la flotación sucia, sin embargo, cuando existe un sistema de flotación sucia, los límites en los cuales el Banco Central interviene no son públicos y pueden cambiarse rápidamente, por lo que no es posible predecir la actuación de esta entidad. La diferencia está en que en un sistema de bandas cambiarias, los límites son públicos.

En diciembre pasado, el BCRA definió los límites de la banda durante el primer trimestre de 2019: entre $ 37,86 y $ 48,99 al final de enero, entre $ 38,61 y $ 49,97 a fin de febrero, y entre $ 39,39 y $ 50,97 al terminar marzo. Las bandas cambiarias en realidad se denominan (y son conocidas como, aka) “zona de no intervención“.

 

(fuente: BCRA, informe de política monetaria).

 

Ahora, ¿Cómo interviene el Banco Central para poder mantener estable el tipo de cambio entre las bandas?

Cuando el tipo de cambio sube y llega o excede el techo (banda cambiaria superior) el Banco Central interviene en el mercado interno vendiendo divisas, esto incrementa la oferta en el mercado y hace que el precio baje, asumiendo que las demás variables se mantienen y que la histeria no gana el mercado… *

*Válido en casi todo el mundo pero no siempre en Argentina.

Entonces, si el tipo de cambio baja y cae por debajo del piso (banda cambiaria inferior), el Banco Central deberá comprar divisas, su intervención permitirá secar el mercado interno de divisas (disminuyendo la oferta) y haciendo que el precio incremente. Sin embargo estas acciones tienen consecuencias a nivel monetario que comprometen la sostenibilidad del sistema.

Las bandas se ajustan de acuerdo lo que crean conveniente las autoridades del BCRA y este puede fijar una tasa a la cual se ajusten las bandas. Al ser Argentina un país con inflación de dos dígitos, el BCRA ha ajustado estas bandas a un 3% mensual, esto representa la tasa a la que se devalúan las bandas.

Las bandas intentan acompañar y marcar la tasa de inflación, además de definir el tipo de cambio. Por un lado, a la Argentina le conviene un peso devaluado para exportar. Por otro, si el país recibe financiamiento en dólares, esto le da al Estado mayor margen de maniobra. Por otro lado, la devaluación que no implice un aumento de salarios repercute en el poder adquisitivo y puede generar recesión, un dilema que no es nuevo y una tensión siempre presente.

 

¿Qué variables afectan el tipo de cambio?

Existen diferentes factores de inciden en el comportamiento del tipo de cambio, veamos algunos de ellos:

En primer lugar, las expectativas, que son las más importantes ya que determinan la manera en la que actuaran los agentes económicos. Las expectativas se ven afectadas por tensiones o coyunturas políticas, anuncios en materia económica y más. Básicamente, dependen de lo que los agentes esperan que ocurra con el tipo de cambio y está relacionado al comportamiento especulativo.

En Argentina se da la paradoja de que cuanto más aumenta el precio del dólar, más la gente quiere comprar y abastecerse. Se genera pánico, histeria y preocupación de que el precio siga subiendo y esto se retroalimenta de la misma forma que el acople al acercar un micrófono a un parlante.

 

En segundo lugar, influye la tasa de interés interna y externa.

En efecto, cuando se cambia la tasa que remunera a los tenedores de capital, podrán entrar capitales al país (divisas), si la tasa de interés interna aumenta, lo que presionaría a la baja el tipo de cambio.

También podrán salir capitales, aumentando la demanda de divisas para sacar el dinero del país y presionar al alza el tipo de cambio.

El BCRA juega con la tasa de interés: al subirla encarece el acceso al dinero y retrae la inflación, pero a la vez puede generar una desaceleración de la economía real.

En tercer lugar, las variaciones en la oferta monetaria, es decir, la cantidad de dinero que circula en la economía, cuando esta aumenta, los agentes económicos presionaran para comprar divisas y cuando esta disminuya, venderán divisas para buscar liquidez.

 

El rol de los bancos centrales

Los bancos centrales se encargan de mantener la estabilidad de la moneda, manteniendo un tipo de cambio estable y estableciendo metas inflacionarias. En general, un banco central debe generar credibilidad, publicando las cifras de manera oportuna, presentando sus objetivos de manera clave y actuando de manera racional para evitar que el peso argentina sufra mayores devaluaciones.

Lógicamente, el grado de intervención que debe tener un banco central en la economía oscila según el paradigma económico e ideología que se adopte: para algunos libertarios, en un extremo, ni siquiera debería existir un banco central. Para otros, debe intervenir activamente en la economía al regular (o intentarlo) el precio del dinero y demás variables.

Además, para que un Banco Central tenga credibilidad, debe funcionar de manera autónoma. El reto del BCRA radica en poder mantener una moneda como el peso argentino estable en medio de un país que tiene de manera constante coyunturas políticas y expectativas cambiantes, estando además, sometido al cumplimiento de un plan de apoyo crediticio por parte del FMI.

Ahora, ¿Por qué las intervenciones del BCRA bajo el sistema de bandas cambiarias podrían no ser sostenibles?

 

Sustentabilidad de un sistema de bandas cambiarias

En caso de que el tipo de cambio este en el límite superior y el BCRA intervenga vendiendo divisas, estará asociada una pérdida de reservas por parte del banco central y una contracción de la oferta monetaria. Esto tiene asociado efectos indirectos como la disminución del crédito interno y otros que terminaran impactando el desempeño de la economía y, por tanto, su estabilidad.

La intervención no podrá ser de manera continua y llegara un punto en el que el BCRA se vería forzado a elevar la banda. En el caso de que el tipo de cambio este en el límite inferior y el BCRA intervenga comprando divisas, estará asociado un aumento de la oferta monetaria, específicamente de dinero de alto poder expansivo (el cual es emitido por el BCRA) y es el que genera mayor impacto a nivel inflacionario.

La intervención, entienden algunos, tampoco es sostenible ya que un aumento persistente en la oferta monetaria puede desencadenar un proceso de alta inflación si las demás variables (básicamente oferta real de bienes y servicios) se mantiene constante.

En ambos escenarios, las bandas cambiarias sufren modificaciones y esto puede poner en duda la sustentabilidad del sistema. Además, modificaciones en las bandas tendrían un impacto negativo en las expectativas de los agentes y agravarían el problema. Por ello, algunos entienden que sería más recomendable un sistema de flotación sucia en caso de que un banco central se vea forzado de manera constante a intervenir con compra y venta de divisas.

Por lo pronto, a su vez, la publicación y la transparencia de la política monetaria (ver link oficial acá) genera previsibilidad en los agentes económicos, siempre y cuando este programa se cumpla.

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.