Devoluciones en Mercado Libre: cómo evitar el daño a la reputación y mantener al comprador satisfecho

 extremar los cuidados y qué hacer para mantener al cliente contento cuando de todas formas ocurra algún imprevisto Los productos pueden tener defectos de fábrica o dañarse durante los traslados. Cómo extremar los cuidados y qué hacer para mantener al cliente contento cuando de todas formas ocurra algún imprevisto.

0

El hombre se compró por Mercado Libre un termo de esos que son muy cool y van muy bien para sacarse fotos tomando mate y subirlas a Instagram.

¿Las condiciones? Fantásticas: pago en diez cuotas. ¿El aspecto? Ideal: daba en cámara como una estrella hollywoodense.

Pero tenía un único problema: no conservaba el calor. Por si eso fuera poco, el tapón filtraba y la tapa quedaba siempre mojada.

El vendedor mandó un instructivo para probarlo. El comprador lo siguió paso por paso y, aún así, a los 10 segundos el agua contenida ya tiraba de tibia para fría. Menos calentaba el termo, más temperatura agarraba el comprador.

¿Cómo evitar que una devolución se convierta en un dolor de cabeza?

Desde el punto de vista del vendedor, la mejor opción es llevar a cabo todas las prácticas
recomendadas para evitar devoluciones:

– Verificar que el producto tenga todos sus componentes y que funcione de manera
adecuada.

– Elaborar una ficha técnica completa del producto, con sus características, su peso, su
tamaño y sus señas particulares, para evitar confusiones.

– Responder las preguntas que hacen los usuarios sobre aspectos que pueden haber
quedado afuera de la ficha técnica.

– Embalarlo bien para que llegue seguro y protegido a destino.

– Mantener un canal de comunicación con el comprador por la mensajería de la plataforma
para que se sienta contenido.

– Dejar siempre un instructivo claro junto con el producto (o enviarlo luego por
mensajería): en muchas ocasiones -no en la del termo- el problema es que el comprador
no sabe cómo utilizar lo que recibe.

Ante lo inevitable

Aún así, hay veces en que aparece un rayón que nadie vio antes o un defecto de fabricación en un producto cerrado en su caja. Además de reforzar al extremo el control de calidad y los métodos de embalaje, es recomendable entender qué ocurrió entre que el producto salió del origen y llegó al destino.

Si, por ejemplo, la persona que se encarga de los envíos rompió el envoltorio, el vendedor puede comunicarse con Atención al Cliente de Mercado Libre para que le levanten el reclamo y que no afecte su reputación.

En cualquier caso, el vendedor puede estar tranquilo: la plataforma le bonificará cualquier gasto relacionado con el producto devuelto, desde el costo del envío hasta el cargo de la venta.

Y el comprador, por supuesto, tiene la garantía de Mercado Libre siempre y cuando haya seguido las recomendaciones de mantener toda la operatoria (las consultas, los pagos y los reclamos) dentro de la plataforma. En ese caso, podrá obtener un producto de reemplazo o recuperar su dinero.

Al final del recorrido, el objetivo es siempre el mismo: que el comprador esté contento, tomando un mate y sacándose unas selfies hermosas con su termo cool.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.