Es poco probable que las escuelas propaguen el coronavirus

Diversos estudios científicos indican que no hay evidencia de que los niños alienten la infección por el coronavirus, pero a medida que aumenta la edad es diferente, y deben extremarse los protocolos

0

Alguna vez se barajó la posibilidad de que la reapertura de escuelas pudiera propagar el virus. Pero hasta ahora hay poca evidencia de que eso esté sucediendo, dice una nota del The New York Times.

Según los datos que surgen de las pruebas aleatorias en Estados Unidos y Gran Bretaña. Las escuelas primarias, en especial, parecen sembrar muy pocas infecciones.

Gran Bretaña y los Países Bajos han mantenido las escuelas abiertas con pocas restricciones sobre el tamaño de las clases o los requisitos para el uso de máscaras. Sin embargo, ellos también han mostrado una transmisión limitada entre los niños más pequeños o de los niños a sus padres.

Frente a una inmensa segunda ola, algunos países de Europa, como los Países Bajos, sí han instituido restricciones sobre las comidas en interiores, las reuniones privadas y el transporte público. Pero dijeron que nada de esto se aplica a las escuelas, porque la educación es demasiado importante, es una prioridad muy diferente.

En los Estados Unidos, la reapertura de las escuelas fue gradual y se tomaron muchas medidas de higiene (caso de New York). Sin embargo, tampoco hubo diferencias significativas. La ciudad de Nueva York exigió precauciones para sus 1.800 escuelas, y la prevalencia del virus en la ciudad se ha mantenido baja desde su mortal aumento en la primavera.

Evidencia de transmisión del coronavirus en las escuelas

Si bien la evidencia está lejos de ser concluyente, con fallas en la recopilación y análisis de datos, muchos expertos se sienten alentados por los resultados hasta la fecha, explica la nota de Apoorva Mandavilli, periodista de ciencia del diario.

“Cuantos más y más datos veo, más cómodo me siento de que los niños, de hecho, no están impulsando la transmisión, especialmente en entornos escolares”, dijo Brooke Nichols, quien elabora modelos de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Eso no quiere decir que los niños más pequeños no se infecten, lo hacen, por el contrario”claramente pueden transmitir”, dijo el Dr. Beach, subdirector de la Agencia para la respuesta al Covid-19 de los EE.UU.

Pero la pregunta más urgente para los científicos y los legisladores ha sido la frecuencia con la que ocurre la transmisión de los niños. La mayor parte de la evidencia sugiere ahora solo una transmisión limitada de niños pequeños a adultos.

El riesgo entre los niños mayores en las escuelas intermedias y secundarias es menos claro, pero muchos expertos creen que estas escuelas pueden contener el coronavirus, siempre que la prevalencia comunitaria sea baja y las escuelas tomen abundantes precauciones.

Comparado con los daños sustanciales para los niños y los padres por mantener las escuelas cerradas, las escuelas primarias deberían al menos ofrecer aprendizaje en persona, dijo el Dr. David Rubin, pediatra y experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Pensilvania.

“Si realmente está tratando de mantener a los niños en la escuela, debe hacerlo de una manera muy diferente”, dijo, con la expectativa no de un riesgo cero, sino de un riesgo manejado por medidas de seguridad.

“En lugar de cerrar las escuelas donde la transmisión comunitaria es alta, se deben cerrar negocios como restaurantes, bares u otros espacios interiores donde se congregan los adultos”, opinó el Dr. Rubin.

 

Transmisión de niños a los adultos

La transmisión de niños pequeños a adultos parece ser insignificante mientras se tomen medidas de seguridad. Varios estudios han sugerido que los niños menores de 10 años en su mayoría no se ven afectados por el coronavirus y lo transmiten a otros de manera menos eficiente en comparación con los niños mayores y los adultos, expresa la nota.

Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Pediatrics encuestó a más de 57.000 prestadores de cuidado infantil (por ejemplo niñeras) en los Estados Unidos y encontró que no tenían más probabilidades de infectarse con el coronavirus que otros adultos de la comunidad.

Sin embargo, “cada estudio, lamentablemente, tiene diferentes límites y paréntesis de edad, lo que hace que los datos sean un poco más difíciles de interpretar”, dijo el Dr. Nichols. “Pero ciertamente, creo que el quinto grado parece ser cuando cambia”.

Las tendencias para los niños mayores son mucho más difíciles de discernir. Pero sobre todo, sugieren una mayor probabilidad de que las infecciones se propaguen si no se toman medidas cuidadosas.

Suecia mantuvo las escuelas abiertas para los niños menores de 16 años, pero con clases pequeñas y distanciamiento físico. Según un estudio reciente, la apertura de escuelas primarias tuvo un impacto limitado en los padres, pero los maestros de las escuelas con niños mayores tenían el doble de tasa de infecciones en comparación con los que enseñaban de forma remota.

En las escuelas secundarias podría ser diferente

A medida que aumenta la edad, la cosa parece cambiar. Algunas reaperturas de escuelas secundarias sí han tenido impacto, por ejemplo una escuela secundaria en Utah donde las infecciones aumentaron a 90 casos en dos semanas.

Pero una proporción significativa de casos parece provenir de actividades fuera de la escuela, dijo el Dr. Rubin. “La mayor parte de la transmisión, cuando la vemos, ocurre en viajes compartidos, durante las ligas de viaje, tal vez en un vestuario, o en fiestas y reuniones que la gente tiene el fin de semana”, dijo.

“Ha asumido que al cerrar las escuelas, eso va a solucionar el problema”, pero los entornos informales que están menos regulados pueden sembrar más infecciones, dijo el Dr. Rubin.

A pesar de la investigación recopilada, Boston decidió el miércoles cerrar las escuelas incluso cuando los restaurantes, casinos y gimnasios permanecen abiertos.  “No se da prioridad a los niños y se están perdiendo todas las cosas positivas de ir a la escuela”, dijo el Dr. Jenkins. “No entiendo por qué no estamos como comunidad uniéndonos y decidiendo que las escuelas deben ser una prioridad y hacerlas lo más seguras posible”.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.