Movilidad Jubilatoria: Rompimos las reglas de la discusión crítica

En este momento se encuentra en votación en la Cámara de Diputados el proyecto de movilidad jubilatoria.

0

Por Gabriel Greizerstein *

En este momento se encuentra en votación en la Cámara de Diputados el proyecto de movilidad jubilatoria.

Dicho proyecto NO responde al debate en comisión bicameral, sino que a último momento, se aconseja la aprobación de OTRO proyecto enviado por el Poder Ejecutivo “Se aconseja la aprobación de otro proyecto de ley. (PE-255/20)”

Después de meses de escuchar expertos, (que en algunos casos hicieron excelentes críticas y sugerencias sobre cómo mejorar las cosas), se tomó una ruta diferente, y no por ello mejor.-

Aquí ya tenemos el primer problema:

Falta de carácter democrático: La validez (o carácter democrático) de las normas emitidas por el poder legislativo, no reposa en que una mayoría haya logrado imponer su decisión sobre una minoría, sino en la deliberación previa y voto, haya o no consenso.

 De esta forma, llegamos a la votación con 2 partes que no están de acuerdo, no se han oído y no tienen interés en ceder posiciones por el bien común. Es fácil darse cuenta que tenemos la receta para un desastre.

Para agravar la situación, las dos partes están equivocadas

 

Arranquemos con algo sencillo: ¿¿¿Que es la movilidad???

“La “movilidad” es la herramienta con la cual se mantiene a lo largo del tiempo la tasa de sustitución dada al momento de abandonar la población económicamente activa e ingresar en la pasividad.”[1]

 La jubilación reemplaza al salario, y la movilidad es quien garantiza que dicha jubilación mantenga su cuantía a través del tiempo.-

No parece haber discrepancias en cuanto al concepto de movilidad, pero si en como hacer efectivo este derecho constitucional.

De un lado, está el oficialismo, que intenta incorporar en la fórmula una variable atada a la recaudación.

Del otro, la oposición quiere una fórmula con un componente que refleje la evolución del indice de precios.

Ambas fórmulas provocarían una insuficiente movilidad

 

Mirando todo desde sus casas con cara de frustración, están los Jueces Federales que resuelven juicios de reajuste a lo largo del país. Una colega una vez me dijo “estos jueces deben ser los hombres y mujeres más incomprendidos”. Hace 40 años que a través de fallos y doctrina nos guían para lograr un sistema previsional justo y sin litigiosidad. Lamentablemente las exhortaciones al poder legislativo han sido en su mayoría, desoídas.

Los jueces ejercen el control de constitucionalidad, y en la medida que las leyes entran en conflicto con la Constitución Nacional y los derechos que la misma protege, a pedido de los particulares se expiden al respecto. Esto, no es nuevo…

Ya en las comienzos de nuestra república, recaía sobre los jueces dicho control, y aparentemente en esa época, los legisladores SI lo entendían.

Año 1862 Diputado Funes: “corresponde también a los Tribunales Federales contener los abusos de los demás poderes. Que como no era difícil que una mayoría dominante en las Cámaras apoyase una medida injusta o inconstitucional del Poder Ejecutivo, o que ellas por sí mismas, dictasen una medida de esta naturaleza apoyadas por aquel, la Constitución había creado un tercer poder, que por su naturaleza y atribuciones especiales, evitase ese grave mal, defendiendo los principios consignados en ella”.

No es hoy cuando escuchemos la última palabra respecto a esta nueva fórmula de movilidad, lo será cuando salga la primer sentencia que la declare inconstitucional.-

[1]  Patricio J. Torti Cerquetti: Co-director de la Revista Temas de Derecho Laboral y de la Seguridad Social de la Editorial Erreius


* El autor es abogado. Se especializa en derecho de la seguridad social

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.