Acceso público a ríos y lagos, nuevo proyecto de ley

Quieren reglamentar el camino de sirga para que sea un derecho ingresar a todos los cursos de agua. Habrá multa para quien ponga un alambrado

En la provincia de Neuquén, región de la Patagonia argentina, se presentó un proyecto de ley para garantizar el libre acceso a las riberas de los ríos y cursos de agua.

Según la ley en debate, se declara de interés público la protección ambiental y el uso responsable y racional de los recursos naturales dentro de los 35 metros de los cursos de agua.

Por ende, en ríos y arroyos se deberá garantizar la existencia de accesos públicos al menos cada veinte kilómetros de ribera.

Para el acceso a los lagos y lagunas se deberán garantizar todos los que sean necesarios para permitir el acceso y disfrute del recurso.

Cuando se obstruya el derecho de libre acceso a las riberas, el propietario u ocupante en cuestión será sancionado con una multa del valor de 10 a 50 Jus.

El objetivo de la medida es velar por el derecho ciudadano al uso y goce de los bienes que integran el dominio público, publicó el medio la Angostura Digital.

Los fundamentos del proyecto de ley indican que la ley permitirá “empoderar a cualquier ciudadano” para que solicite el cierre de tranqueras o cualquier otra forma que obstaculice o prive el uso público de las aguas, playas, riberas y caminos en la provincia.

Esto se relaciona con el llamado camino de sirga que está en el código civil y comercial pero que con la última reforma se modificaron sus alcances (ver nota de Derecho En Zapatillas sobre el camino de sirga).

La cuestión está siempre presente y no solo en Neuquén. El acceso a los ríos y cursos de agua es un derecho en toda la República Argentina.

 

 

El camino de sirga en Argentina

“La solución “moderna”, sería suprimir el camino de sirga, pero mantener al margen de todos los ríos (navegables o no), el “marchepied” de los franceses, o la “servidumbre” española del primer párrafo del art. 553, que fija tres metros para que se puedan atender los intereses de “navegación, flotación, pesca y salvamento”, se ha opinado en la charla entre Chavarri y Moisset de Espanés.

Bielsa por ejemplo entendió  lo siguiente: “Hace pocos días he estado navegando por el río Paraná en un
barco de recreo y he visto que en toda la costa existe una tupida edificación; el paredón de Celulosa Argentina cae a pique sobre la misma orilla del río”. Me dijo Bielsa: “Eso es porque en este país todo el mundo hace lo que se le da la gana y se lo dejan hacer”. Era partidario del mantenimiento de la restricción (fuente).

Sobre la ley actual, se entendió que “resulta tal vez llamativo, en atención al carácter “publicista” del Nuevo Código, que el tamaño de camino de sirga se haya disminuido a 15 metros, restringiendo así el acceso al uso y goce del bien público, el cual además, bajo este marco, podría haberse hecho extensible a las aguas no navegables”, escribió Natalia Ratti, en ElDial.

En el ámbito de la ciudad de Buenos Aires, ACUMAR informa sobre la liberación del Camino como “un trabajo que llevamos adelante de manera articulada entre ACUMAR, el Instituto de Vivienda de la Ciudad, la Dirección General de limpieza del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Bs. As.” (ver también esta nota).

 

 

¿Privatizan el acceso al río? – el camino de sirga en el nuevo código civil

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.