Atención a alguien con COVID

Mariana Volpi, en Twitter, denunció el destrato que sufrió su hija tras un accidente en el ojo, cuando informó que era COVID positivo. Derechos del paciente en juego

«¿En qué nos hemos convertido? Mi hija tiene covid. Esta aislada hace 9 días. Hoy tuvo un accidente en un ojo. La llevo a una clínica de ojos. Ella se queda en la vereda esperando. Entro (yo tengo 2 pcr negativos) y les digo que mi hija es covid

Shock. La piba de recepción se para nerviosa y se va. Vuelve y me dice: no la podemos atender y Ud tiene que retirarse porque es contacto estrecho.
La gente que estaba esperando ser atendidos comenzaron a decirme: váyase! en particular una sra. con el barbijo sin tapar la nariz,

me dice que piense en ellos y que nos vayamos. Por supuesto le dije que primero se ponga bien el barbijo y le pregunté si ella era positivo de covid. La sra. sorprendida me dice: no!. y Ud. cómo sabe señora que no es positivo?. Mi hija lo es por eso no entró. Tuvo un accidente.

La recepcionista de la clÍnica me dice que tenemos que irnos y que «llame al SAME».
No di crédito a lo que me estaba diciendo y le pedí amablemente que me repitiera, a ver si no había entendido bien.
Repitió lo mismo: vaya a su casa y llame a una ambulancia!

Ya mi tono de voz no era el mismo y la indignación se apoderó de mí. En un tono de voz elevado le dije a recepcionista: Si se niegan a atender a mi hija ahora mismo estoy llamando a un escribano para que venga a labrar un acta donde quede constancia que no quisieron atenderla.

Mi hija lloraba en la vereda y me gritaba de afuera: vamos ma! angustiada, avergonzada. La leprosa. Una sensación muy fea. Dolorosa. (además de la vergüenza por la madre loca gritando en la recepción: yo!)

El publico en general me miraba azorado. La señora seguía diciéndome que me vaya. Ahí me dio por hablar de nuestros derechos, de ejercerlos. Del derecho a salud y de la obligación de la clínica de tener un protocolo, después de 2 años, para atender a positivos covid.

Tuve que salir a la vereda porque mi hija estaba que no daba más. En eso sale otra recepcionista y me dice: se está preparando un doctor que la va a atender. El medico fue muy amoroso y amable con ella. Mi hija tenia a córnea fisurada (además del covid positivo)

Salimos de la clínica con una sensación de victoria ante la deshumanidad. Mi hija lloraba desconsolada. Hoy es su cumpleaños. Cumple 21 años. Tiene covid y yo no pude darle un abrazo.» (fuente: hilo de Twitter de Mariana Volpi).

En estos casos la clínica debería tener un protocolo de atención, trabajadores y trabajadoras con equipo de protección y recaudos para dar un buen servicio médico. Se puede reportar a ministerio de salud local o vía acción civil.

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.