El cerebro es adicto a la comida ultra procesada

En su nuevo libro, Michael Moss explica las estrategias de la industria alimentaria para vendernos comida que no estaría siendo saludable, su alianza con la ciencia y el green washing, o lavado de cara

En un proceso legal hace dos décadas, se le pidió a Michael Szymanczyk, director ejecutivo de Philip Morris, que definiera la adicción. “Mi definición de adicción es un comportamiento repetitivo que algunas personas encuentran difícil de dejar”, ​​respondió, según cuenta un artículo en el diario The New York Times.

El Sr. Szymanczyk estaba hablando del tabaquismo. Pero un libro nuevo del periodista Michael Moss sostiene que la definición de adicción del ejecutivo del tabaco podría aplicarse a nuestra relación con otro grupo de productos que Philip Morris vendió y fabricó durante décadas: alimentos altamente procesados.

En un contexto de debate sobre el etiquetado frontal y el rol de estos alimentos procesados en nuestra dieta, la discusión es muy importante.

Ex periodista de The New York Times y ganador del Premio Pulitzer, el Sr. Moss se adentró por primera vez en el mundo de la industria de alimentos procesados ​​en 2013 con la publicación de “Salt Sugar Fat”.

El libro explica cómo las empresas formulan la comida chatarra para lograr un “punto de felicidad” que las hace irresistibles y comercializan esos productos utilizando tácticas tomadas de la industria tabacalera. Sin embargo, después de escribir el libro, Moss no estaba convencido de que los alimentos procesados ​​pudieran ser adictivos.

El nuevo libro sobre la industria alimenticia y los alimentos ultra procesados

En su nuevo libro, “Hooked,  Moss explora la ciencia detrás de la adicción y argumenta que las compañías de alimentos han diseñado minuciosamente los alimentos procesados ​​para secuestrar los circuitos de recompensa en nuestros cerebros.

Esto es lo que nos hace comer en exceso y ayudar a alimentar una epidemia mundial de obesidad y enfermedades crónicas.

“Moss sugiere que los alimentos procesados ​​como las hamburguesas con queso, las papas fritas y los helados no solo son adictivos, sino que pueden ser incluso más adictivos que el alcohol, el tabaco y las drogas”, expresa la reseña del diario The New York Times.

El libro se basa en documentos internos de la industria y entrevistas con expertos de la industria para argumentar que algunas empresas de alimentos en las últimas dos décadas se dieron cuenta de la naturaleza adictiva de sus productos y tomaron medidas drásticas para evitar la responsabilidad.

Por ejemplo, hicieron cerrar una investigación importante sobre alimentos azucarados. y encabezar leyes que impidan que las personas demanden a las empresas de alimentos por daños y perjuicios.

Las tácticas de la industria alimenticia para disfrazarse

En otro movimiento cínico, escribe Moss, las compañías de alimentos que comenzaron a fines de la década del ’70 comenzaron a comprar una serie de compañías de dietas populares. lo que les permitió beneficiarse de nuestros intentos de perder el peso que ganamos al comer sus productos.

Heinz, el gigante de los alimentos procesados, compró Weight Watchers en 1978 por 72 millones de dólares. Unilever, que vende barras Klondike y helados Ben & Jerry’s, pagó 2.300 millones de dólares por SlimFast en 2000.

Nestlé, que fabrica barras de chocolate y Hot Pockets, compró Jenny Craig en 2006 por 600 millones de dólares. Y en 2010, la firma de capital privado propietaria de los helados Cinnabon y Carvel compró Atkins Nutritionals, la empresa que vende barras, batidos y bocadillos bajos en carbohidratos. La mayoría de estas marcas dietéticas se vendieron posteriormente a otras empresas matrices.

“La industria alimentaria nos impidió en los tribunales presentar demandas alegando adicción; comenzaron a controlar la ciencia de formas problemáticas y tomaron el control de la industria de la dieta ”, dijo Moss en una entrevista.

“Había tratado de evitar la palabra adicción cuando escribía ‘Salt Sugar Fat’”, dijo. “Pensé que era totalmente ridículo. Cómo alguien podría comparar Twinkies con crack fue más allá de mi comprensión “.

Pero mientras investigaba la ciencia que muestra cómo los alimentos procesados ​​afectan el cerebro, se dejó llevar. Un elemento crucial que influye en la naturaleza adictiva de una sustancia y si la consumimos compulsivamente o no es la rapidez con la que excita el cerebro.

 Cuanto más rápido llegue a nuestro circuito de recompensa, más fuerte será su impacto. Es por eso que fumar crack es más poderoso que ingerir cocaína por la nariz, y fumar cigarrillos produce mayores sentimientos de recompensa que usar un parche de nicotina: fumar reduce el tiempo que tardan las drogas en llegar al cerebro, concluye la nota del diario The New York Times.

Qué hacer para evitar la comida chatarra

“Primero diría, comience tratando de cambiar solo una cosa. No intente hacer demasiado, porque es difícil y frustrante. Piense en darle la vuelta a estas empresas y recuperar algo que nos robaron”.

“En nuestra casa, comenzamos a beber refrescos menos azucarados al cambiar a seltzer simple. Estas burbujas de carbonatación excitan el cerebro”, explica el autor a Forbes.

“En los últimos años, estas empresas han hecho que sea más difícil distinguir la buena comida de la mala. Están luchando por responder a los cargos de adicción. Por ejemplo, están agregando proteínas a los cereales azucarados y agregando fibra a todos los alimentos. En el contexto de la dieta, no ayudará a nadie a cambiar sus hábitos nutricionales y la fibra no ha sido eficaz”, concluye.

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.