Entró a robar un Mc Donalds y no pudo llevarse Nuggets de pollo por ser demasiado temprano

Las políticas y regulaciones de la compañía también se aplican a los ladrones

McDonald’s tiene una política estricta sobre el inicio de la hora del almuerzo. Tienen guías y reglamentos que cumplir, como toda empresa grande. Para asegurar la calidad y uniformidad en cada sucursal. Esto se aplica parejo para todos, incluso cuando algún «cliente» se le ocurra cometer un delito e ir a robar.

Las regulaciones de cada tienda son obligatorias por ley para cada cliente, en tanto no contradigan la ley del país. Esto forma parte del llamado «Derecho de admisión» de un establecimiento.

Entonces, los horarios para servir cada comida también afectan a los ladrones. De hecho, un hombre fue arrestado por robar un McDonald’s en Inglaterra y huir no solo con algo de efectivo, sino también con comida.

Desafortunadamente para él, no solo lo atrapó la policía, sino que ni siquiera pudo obtener la comida que esperaba en el momento del robo, reportó Fox News (que cita a swns.com).

La historia del robo y los horarios en la cadena de comidas rápidas

El hombre, de apellido Batten, dijo tener un arma y exigió a la empleada del local de comidas rápidas que le entregue el dinero de la caja registradora. También obligó a un gerente a darle acceso a la caja fuerte de la tienda.

Al salir, el ladrón exigió una caja de nuggets de pollo de la franquicia de comida rápida. Para su mala fortuna, fue a robar  demasiado temprano y el restaurante todavía estaba sirviendo comida de su menú de desayuno, con especialidades como egg mc muffin, café, medialunas y esas cosas.

Como no estaba dispuesto a esperar a que se cocinaran los nuggets de pollo, Batten se fue con un McMuffin con bacon en su lugar.

En total, según el reporte policial, Batten robó más de US$ 600 del restaurante.  Pero fue identificado por las cámaras  y se entregó a las autoridades ese mismo día.

Se descubrió que en lugar de un arma real, Batten había estado amenazando a sus víctimas con una pistola de aire .177 descargada.

Finalmente, un juez lo sentenció a seis años de prisión. Según los informes, Batten afirmó que había robado el restaurante para obtener dinero para pagar una deuda. Su abogado dijo que estaba avergonzado por sus acciones, y que la próxima vez no exigiría nuggets de pollo o cambiaría de local de comida.

 

 

Mitos del derecho de admisión

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.