Le robó su bicicleta, para recuperarla mató al ladrón a golpes y ahora irá a juicio oral

Un repartidor molió a golpes a quien antes le había robado la bicicleta. El ladrón terminó falleciendo por traumatismo de craneo, porque le dió 10 patadas en la cabeza. Ahora lo acusan de “homicidio agravado por alevosía” por el estado de indefensión de la víctima,

Hace dos semanas alrededor de las 21 horas, cuando Maidana, un repartidor de comida, fue asaltado en Carriego y Aeronáutica Argentina, barrio Lomas Verdes, en Villa Trujui, Moreno.

El ladrón lo golpeó y se llevó su bicicleta. Tras el asalto, el repartidor pidió ayuda al conductor de una camioneta Peugeot 504, a quien no conocía, para perseguir al asaltante.

El joven hacía poco tiempo había empezado a trabajar como repartidor para una pizzería del barrio. Pero le sacaron la bici a los golpes y el ladrón escapó.

El repartidor pidió ayuda en la mitad de la calle y una camioneta Peugeot 504 se detuvo a asistirlo. A toda velocidad persiguieron al ladrón y lo alcanzaron a la altura de Belisario Roldán y Martín García.

En la calle Belisario Roldán, entre Acoyte y Equidad, del barrio 202, de Trujui, la camioneta alcanzó y encerró a la bicicleta, lo que provocó la caída del ladrón.

Toda la secuencia quedó registrada por una cámara de seguridad, cuyo video es una prueba clave del expediente. Allí se observa que el repartidor se baja de la caja de la camioneta, le da primero una trompada, luego le arroja encima la bicicleta y, acto seguido, le aplica al menos 10 patadas en la cabeza al ladrón, hasta dejarlo inconsciente.

También se ve en el video que el repartidor se vuelve acercar al ladrón, le quita las zapatillas y se sube a su bicicleta recuperada, reportó Telam.

Un abogado penalista  indicó a Télam que en esta causa representará al padre del ladrón fallecido, quien se presentará como particular damnificado:

“La ley protege la legítima defensa, pero nunca la venganza, que está fuera de la ley. Acá no hay ley del Talión, no es ‘ojo por ojo, diente por diente’. Y estamos convencidos de que se trató de un homicidio y que merece la pena máxima”.

Si bien el letrado admite que la causa recién comienza, estimó que este será un caso que “seguramente va a terminar en un juicio por jurados”.

Cuándo hay legítima defensa, cuándo hay exceso de legítima defensa y cuándo directamente se trata de venganza o de homicidio, en estas notas de Derecho En Zapatillas.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.