La figura de falta o disminución de trabajo invocada por el empleador – Art. 247 LCT- Aplicación Restrictiva.”

La despidieron por falta de trabajo, pero inició una demanda, el caso en detalles

Por Lorena Anabel Vega *

En primera instancia la juez interviniente tuvo por admitido el reclamo por despido. Reconoció además la extensión de responsabilidad solidaria en el marco del art. 30 de la ley 20744 entre las personas jurídicas y bajo la hipótesis del art. 54 Ley 19.550 con relación a las personas humanas codemandadas, respectivamente.

El pasado 7 de julio la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (voto en mayoría de los Dres. Luis A. Raffaghelli y  Graciela L. Craig) confirmó la sentencia de grado en todo cuanto fue materia de agravios.

El tema del fallo en análisis es el despido directo impuesto en base al art 247 de la Ley 20.744 por parte del empleador que registró la relación laboral de la accionante. En concreto, se centra en  la hipótesis principal del distracto invocada en base a causas económicas por motivos de falta o disminución de trabajo.

Lo cierto es que en ambas instancias, se afirma una postura restrictiva de aplicación del art. 247 LCT y  frente al desconocimiento de la actora, se impuso a cargo de la empresa que registró la relación laboral de la accionante y  la despidió, su demostración.

De ese modo, debió probar que adoptó medidas activas tendientes a paliar y/o evitar la situación de crisis, al margen de las efectivizadas contra sus subordinados; lo cual, presupone que el empleador demuestre:

a) la existencia de falta o disminución de trabajo que, por su gravedad no consienta la prosecución del vínculo; b) que tal situación no le sea imputable;

c) que respetó el orden de antigüedad y el sistema de cargas de familia;

d) la perdurabilidad de la situación y

e) la contemporaneidad del despido con la situación de crisis, (ver voto  del Dr. Caros Pose, con específica referencia doctrinaria y jurisprudencial).

En el caso se analizó, que si bien la empresa que registró la relación laboral de la accionante y la despidió en base al artículo 247 de la LCT, cerró su establecimiento, según afirmara por la rescisión del contrato de distribución de productos impuesto por su litisconsorte.

Lo cierto es que la pérdida de clientela configura parte del riesgo empresario, y en modo alguno resulta subsumible  dentro del art. 247 LCT.

En ese orden de ideas, tampoco se acreditó  el procedimiento de crisis que preveé la ley 24.013 ante la autoridad de aplicación y el organismo correspondiente, extremo fáctico que había sido alegado por la empleadora en su responde.

La nota de color del fallo, parte de la idea de afirmar que el riesgo empresario no constituye un elemento hábil para tener por demostrada la mecánica del art. 247 LCT.

 


*Vocal del Instituto de Derecho Social y del Trabajo : Instagram  y @lorenaanavelvega

Reseña del fallo anotado CNAT, sala VI, “”F SABRINA VALERIA C/ MONDELEZ ARGENTINA S.A. Y OTROS S/ DESPIDO”, expte. CNT 58645/2015.

 

1) A fs. 8/ss el actor inicia demanda. Afirma que comenzó a trabajar a las órdenes del demandado Mega Bite SRL
con fecha 6/6/2011 y no el 1/7/2011 como figura en los recibos de sueldo, cumpliendo funciones de “Administración-Categoría V” CCT 244/94, siendo registrada como Auxiliar A conforme el CCT 130/75 (Comercio) y destacando que no corresponde aplicar dicho convenio, ya que la empresa corresponde a la Industria de la Alimentación,
motivo por el cual reclama las diferencias salariales resultantes de la aplicación del CCT 244/94 (Convenio de la Alimentación). Afirma que las tareas y responsabilidades a cargo de la actora eran control de facturación, impresión de facturas, efectuar autorizaciones de descuentos a clientes, procesar los pedidos de productos que elabora
y comercializa Mondelez Argentina SA que ingresaban al sistema informático denominado SIGMA, preparar e imprimir planillas de pedidos y entregarlas a los empleados del depósito para que lo preparen. Aclara que dichos pedidos eran entregados en supermercados, kioscos y negocios minoristas de toda la zona Oeste de la Pcia de Bs As y denuncia que su horario de trabajo era de lunes a viernes de 8 a 18 hs y que laboraba horas extras llegando a trabajar
50 hs semanales, es decir excediendo 2 hs por semana. Denuncia que como condición y permanencia en el empleo, la actora debió suscribir papeles en blanco sin textos ni leyendas, lo cual desde ya se opondrá a su contenido y también afirma que la accionada realizó pagos clandestinos, es decir “en negro”.

Manifiesta que con fecha 20/1/2015 la actora recibe la notificación por parte de Mega Bite SRL argumentando un falso despido por falta de trabajo y fuerza mayor (art 247 LCT), carencia de stock y de provisión de productos por rescisión de Mondelez Argentina SA. del contrato de distribución que las unía. La parte actora contestó el colacionado
el 12/2/15 a MONDELEZ ARGENTINA SRL rechazando el despido considerándolo arbitrario e invocando una falsa causal ya que la falta de stock y productos que la empresa distribuye no es oponible a la actora y además dado que la actora prestaba servicios habitualmente para su beneficio siendo MEGA BITE SRL una intermediaria en la
contratación e intimó abone indemnizaciones por despido, falta de preaviso y demás rubros adeudados, diferencias salariales, horas extras impagas. Asimismo manifiesta que ese día 12/2/2015 también le remitió cola cionado a MEGA BITE SRL rechazando el colacionado y manifestando que el despido no cumple con los requisitos del art 247 LCT e intimó el pago de los rubros indemnizatorios respectivos. La demandada MONDELEZ ARGENTINA SA contestó con fecha 27/2/2015 desconociendo la relación laboral con la actora. Por su lado, MEGA BITE SRL respondió extemporáneamente el 4/3/2015 ratificando sus anteriores colacionados. La parte actora manifiesta que la empleadora ha incumplido sus obligaciones laborales ya que la relación laboral no ha sido registrada con su real empleadora (Mondelez Argentina SA), abonó parte del salario de forma clandestina y no registrando el
contrato de trabajo desde la fecha real de ingreso y luego despiden a la trabajadora con un falaz argumento de falta de trabajo y ante la intimación que se le cursó, Mega Bite SRL guardó un malicioso silencio y Mondelez Argentina SA desconoció la relación laboral.

Plantea la solidaridad de Mondelez Argentina SA conforme el art 29 y 29 bis y 30 LCT. Asimismo plantea la solidaridad de los socios de MEGA BITE SRL (G….) conforme lo dispuesto en el art 54 de la ley 19550. Solicita su resarcimiento.

Practica liquidación a fs 27vta/28, ofrece prueba y peticiona. 2) A fs. 48/53 los demandados PABLO GA y
ANDRES G contestan demanda. Adhieren a la contestación de MEGA BITE SRL. Oponen excepción de falta de legitimación pasiva toda vez que no se encuentran dados los presupuestos fácticos para responsabilizarlos, sosteniendo que no han existido pagos por fuera de los recibos de haberes ni ha existido omisión en el ingreso de
los aportes a los organismos correspondientes. Impugna liquidación, funda su derecho, ofrece prueba y solicita el rechazo de la demanda con costas.

3) A fs. 124/134 la demandada MEGA BITE SRL contesta demanda y manifiesta que es una empresa que se dedica a la
comercialización de productos elaborados por la firma MONDELEZ ARGENTINA SA mediante un contrato de distribución exclusiva vinculada desde agosto de 2009. Manifiesta que la actora ingresó a trabajar el 1/7/2011 desarrollando tareas en la categoría de “auxiliar A” CCT 130/85 y cumpliendo funciones de lunes a viernes de 8 a 13
hs y de 14 a 18 hs y que su tarea era la generación de lista de precios, impresión de reportes de ventas, carga de artículos al sistema, carga de clientes, bajar el padrón de ARBA para bajar pedidos que facturaban los preventistas, entrega de facturas al jefe de depósito para preparar armado de pedidos, atención telefónica. La actora jamás
trabajó fuera de su horario de trabajo. Aclara que esta empresa tenía un contrato de exclusividad de distribución de productos con MONDELEZ ARGENTINA SA desde agosto de 2009, quien a fin de abaratar costos, deslindar responsabilidades decidió “tercerizar” un servicio propio y principal. Esta vinculación comercial entre ambas
empresas se desarrolló normalmente hasta el 9/10/2014 recibió CD en al cual Mondelez Argentina SA notificó su decisión irrevocable de terminar y dar por resuelta la relación comercial a partir del 15/3/2015. Ante esta decisión intempestiva e injustificada por parte de Mondelez Argentina SA, esta parte se vió obligada a proceder a la
desvinculación de sus empleados, dado que tenían exclusividad con dicha empresa y que con fecha 19/1/2015 esta parte procedió a efectivizar el despido de la actora en los términos del art 247 LCT por cusa de fuerza mayor y falta de trabajo no imputable al empleador. Agrega que la actora no retiró los certificados art 80 LCT por lo que esta parte inició la instancia ante el SECLO por consignación de certificados de trabajo. Agrega que la relación laboral de la actora se encontraba debidamente registrada y no ha existido irregularidad alguna que permita atribuirle responsabilidad solidaria, no habiendo cometido fraude laboral alguno. Rechaza la responsabili dad solidaria de los socios de la misma. Impugna liquidación, funda su derecho, ofrece prueba y solicita el rechazo de la demanda con costas.

4) A fs. 136/162 la demandada MONDELEZ ARGENTINA S.A. contesta demanda y opone excepción de falta de
legitimación pasiva. Manifiesta que no ha existido ni existe relación laboral con la actora, jamás fue su dependiente, que es inadmisible la ligereza de la parte actora al invocar la solidaridad de cualquiera de las normas art 29, 29bis, 30 o 31 LCT. Plantea la improcedencia de responsabilidad respecto de MONDELEZ ARGENTINA SA. Opone excepción de prescripción, de los reclamos que sean anterior a los 2 años que fija la LCT. Manifiesta que tal como surge del relato de la propia actora, pareciera ser que la actora ha sido dependiente de la codemandada MEGA BITE SRL. Impugna liquidación, funda su derecho, ofrece prueba y solicita el rechazo de la demanda con costas.

Producidas las pruebas ofrecidas por las partes, y vencido el término para alegar, se encuentran las actuaciones en estado de dictar sentencia.

Y CONSIDERANDO:

I.- Dado los términos en que se encuentra trabada la litis, corresponde determina si le asiste razón a la actora a demandar a ambas demandadas sosteniendo su aspiración por la norma del  art. 29 de la LCT o en su defecto por el art. 30 de dicho cuerpo legal , y a su turno la viabilidad de la figura de falta o disminución de trabajo invocada por quien registró la relación laboral de la accionante y en tal sentido corresponde determinar si se han acreditado los extremos que habilitan a la accionada a despedir a la actora en los términos del art. 247 de la LCT, y consecuentemente, si la trabajadora es acreedora a los rubros que persigue . respecto de las diferentes cuestiones planteadas, cada parte asume la carga de la prueba de los hechos que alega en sudemanda y los que son defensa
en sus respondes.(art. 377 del CPCCN).

El distracto laboral por motivos imputables a causas económicas debe ser apreciado con criterio restrictivo y el empleador  debe probar que la falta de disminución del trabajo -por su gravedadno consienta la prosecución del vínculo; que la situación no le es imputable; que respetó el orden de antiguedad y que la situación reúne la calidad de perdurabilidad.

II.- De las constancias de autos resulta:

Que a fs. 243/252,fs 295/304 y fs 316/325 contesta la oficiada CORREO ARGENTINO acreditando los colacionados
enviados por la parte actora de fecha 12/2/2015, 27/2/2015, 3/3/2015,16/3/2015,10/3/2015 acompañando copias de dichas misivas. Destaco que se acompaña copia del colacionado de despido directo remitido con fecha 19/1/2015 y recepcionado por la actora el 21/1/2015.

Que a fs 257/vta contesta la oficiada SINDICATO DE EMPLEADOS DE COMERCIO, donde informa que la demandada
MEGA BITE SRL se encuentra inscripta en el registro de empleadores desde el 4/7/2010 y dado de baja el 19/1/2011. Que sólo efectuó los aportes sindicales del 2% solo del período 9/2010. No ha realizado presentaciones mensuales de aportes del 2% con detalle de cuiles. Aclaran que no existen registros de aportes detallados individualmente por empleado anteriores al año 2012.

Que a fs 262/267 contesta la oficiada SINDICATO TRABAJADORES DE INDUSTRIAS DE LA ALIMENTACION
informando que adjuntan en autos la CCT 244/94 y la escala salarial requerida.

Que a fs 309/313 y fs 332/345 contesta la oficiada AFIP acompañando copia de pantalla de los datos registrados de
SABRINA VALERIA f y acompañando planilla de aportes efectuados a su nombre. Asimismo acompaña reflejo de los datos registrados por MEGA BITE SRL, MONDELEZ ARGENTINA SA, PABLO G y ANDRES G.

Que a fs 328 contesta la oficiada BANCO SANTANDER RIO que informa que la actora se hallaba registrada en esta entidad con cuenta Nro 048-140429/0 abierta el 15/9/2011 y cerrada el 4/9/2015.

Que a fs 458/464 contesta la oficiada OSECAC donde informa que sin perjuicio de la existencia de aportes a favor de la
actora, Sra f Sabrina Valeria, no se encuentra inscripta como beneficiaria de mi representada.

De la declaración del testigo PACHECO LUCCHESI (fs 370) surge que “… conoce a la actora, por el trabajo en Mega Bite.

Conoce a Pablo G, porque era nuestro jefe en Mega Bite. Que conoce a Andrés G, por lo mismo que a Pablo G, estaban los dos. Que conoce a Mega Bite porque trabajaba ahí. Que conoce a Mondelez, eran los que le traían la mercadería, ellos eran una distribuidora oficial de Mondelez. Que tiene juicio contra las demandadas, por despido, no recuerda tramitación, que se encuentra en trámite. …que conoció a la actora en el 2011, más o menos, a
mediados. Que la conoció en el trabajo, que el testigo ingresó en el 2010 más o menos. Que el testigo controlaba mercadería, embalaba la mercadería, fideos, jugos, galletitas de lo que antes era Terrabusi, fideos Canale, jugo Clight, Tang, galletitas Lincoln, que esto el testigo lo hacía en el depósito. Que la actora estaba en la parte de
administración, calcula que el tema de papeles, que el testigo la veía que la actora estaba en la computadora, que la actora estaba en una oficinita abajo, el que estaba arriba era Pablo y Andrés. Que arriba era en el primer piso, la actora estaba en planta baja, que no recuerda el nombre del sector de la actora. Que todos tenían el mismo horario, de 07 a 18 hs. Que el testigo estaba en planta baja.Que no había método de control del horario. Que Pablo y
Andrés le daban órdenes a la actora, que lo sabe porque al testigo también le daban órdenes. Que no sabe cuánto ganaba f, cree que estaban todo en la misma, $9500 y después $1.000, los hacían subir a la oficinita arriba, le firmaban una planillita a Pablo, de vez en cuanto a Andrés también pero mayormente a Pablo. Que lo sabe porque subían todos juntos, aveces entrabamos de a dos, no recuerda específicamente si alguna vez entró con la actora. Que
tenían que retirar el salario del cajero, más los $1000 en mano, que ahí firmaban una planillita, que a ellos nos les quedaba comprobante. Que no sabe si alguna vez la sancionaron a la actora.

Que los echaron a todos juntos en el 2015, no recuerda en qué mes. Que no saben porqué motivo, dicen que porque no había trabajo pero el trabajo era normal, el testigo controló la mercadería, quedaron las jaulas con la mercadería para salir al día siguiente a entregar. Que seguían llegando los camiones de Mondelez con la mercadería. Que eran camiones blancos con una lona azul. Que los eunieron ahí en el depósito en Mega Bite y les dijeron que no había
más trabajo, que se los dijeron Pablo y Andrés. Que no sabe si la actora ahí hizo algo. Concedida la palabra al letrado de la parte actora el mismo propone las siguientes preguntas. Para que aclare quién realizaba las contrataciones de personal. Responde: Que al testigo lo contrató Pablo y Andrés G, calculo que deben haber sido los mismos en el caso de la actora. Que la mercadería era distribuida por zona oeste, Ituzaingó, Morón, Castelar, Hurlingham,
el depósito de Mega Bite estaba en Hurlingham. Las apoderadas de la demandada no tienen preguntas que formular. En este estado la actora se retira del Juzgado.”.

De la declaración del testigo LEONARDO ESTEBAN C (fs 371) surge que “… que conoce a la actora, del
trabajo anterior, de Distribuidora Mega Bite. Que conoce a Mega Bite porque trabajó para ellos. Conoce a Pablo G, de Mega Bite. Que conoce a Andrés G, por lo mismo que a Pablo G. Que conoce a Mondelez, trabajábamos para ellos, éramos distribuidores de ellos… que la conoció a la actora, porque el testigo estuvo tres años trabajando en Mega Bite, no recuerda bien las fechas, ingresó en el 2010 o 2011, no recuerda bien la fecha de
ingreso, después se fue un año a trabajar a otro lado, aclara que es despistado para las fechas, cuando volvió a Mega Bite, por los últimos dos años ahí la conoció a la actora, 2012 o 2013. Que supone que la actora estaba en la parte administrativa, era la que los atendía cuando pasábamos los pedidos de los clientes. Que el testigo era vendedor mayorista de los artículos de Mondelez, toda la línea Cadbury, la línea Milka, Terrabusi, Royal, Shot, fideos pastas
Canale y Terrabusi en aquella época. Que la actora imprimía los pedidos, que ese era el trato que tenían con ella, que estaba en una oficina de planta baja de la distribuidora, que estaba todo en el mismo lugar, las oficinas y el depósito.

Que las órdenes a todos se las daban Pablo y Andrés  . Que el testigo estuvo hasta que cerró, más o menos en el 2014, 2015, que cerró porque Mega Bite dejó de ser distribuidor de Mondelez, que se quedaron sin mercadería, que solo distribuían mercadería de Mondelez, eran distribuidores exclusivos. Que el horario del testigo era de 8.30 a 14
hs. Que la veía una vez por semana, los días que tenían reunión que el jefe de ventas proponía, podía ser cualquier día de la semana. Que esas reuniones eran a las 13 hs. cuando terminaban de hacer el recorrido los vendedores. Que a los vendedores les controlaban el horario mediante el Nextel, a los empleados de la distribuidora no sabe. Que supone que la actora trabajó hasta que cerró la distribuidora, la última vez que el testigo la vio fue entonces, después
no la vio más, a ninguno de los chicos. Que las zonas eran Ituzaingó, Morón y Hurlingham. Que al testigo lo contrató Pablo  G, a la actora no sabe. Que la apoderada de la demandada propone las siguientes preguntas. Para que aclare la situación de la empresa para la época del cierre. Responde. Que no había mercadería, se vendía lo que había, porque ya casi no estaban recibiendo mercadería, era casi nulo el movimiento de la empresa, que esto fue así los últimos 7, 8 meses, fue hacia el final de la empresa.

Concedida la palabra al letrado de la parte actora el mismo solicita que el testigo aclare funciones de los demandados  G.

Responde: Que Andrés   era jefe de depósito, Pablo era jefe de Administración. Que no sabe cuánto ganaba Fraga, que les abonaban por banco, que todo era abonado en forma bancaria, mensualmente”.
De la declaración del testigo VICENTA ANA M (fs 372) surge que “…conoce a la actora, porque trabajó en la empresa donde estaba ella, Mega Bite. Que conoce a Mega Bite porque estaba trabajando ahí, hasta enero de 2015.
Conoce a Pablo  , era el dueño de la distribuidora Mega Bite.  Que conoce a Andrés  , trabajando en esa empresa. Que conoce a Mondelez, porque trabajó con los productos de Mondelez….ue la conoció a la actora en mayo más o menos, de 2013 cuando la testigo entró a trabajar, la actora ya estaba.

Que la actora trabajaba en administración, llevaba el control de la mercadería de Mondelez, galletitas, golosinas. Que hasta lo que la testigo sabe hacía eso y tomaba los pedidos que pasábamos los empleados que trabajaban en Mega Bite, que no tenía mucha relación, el trabajo de la testigo era en la calle. Que la testigo veía a la actora una vez por
semana, cuando tenían reunión, para hablar de los productos que entraban nuevos, como iba la venta, que era Vanesa Fantini, que  respondía por Pablo  , ella era la que convocaba las reuniones y hacía el control de los empleados. Que la testigo trabajaba de 8.30 a 15.30 hs. que la actora estaba de 8 a 13 hs, de 13 a 14hs. era su hora de almuerzo y por la tarde de 14 a 18 hs. que la testigo lo sabe porque cuando pasaba los pedidos, de 13 hs a 14
hs. no podían pasar porque estaba almorzando y luego de las 14 hs. estaban hasta las 18 hs, que si la testigo tenía que pasar algo espués de su horario de salida, 15:30 hs., sabía que estaba la actora como para hablar con ella, o si había algún inconveniente.

Que no sabe si se controlaba el horario de la actora. Que no sabe cuánto ganaba la actora, que le pagaban por banco, supuestamente así, no está al tanto, ella lo dice porque la empresa se manejaba así.

Que no sabe quién le daba órdenes a la actora. Que la actora trabajó hasta enero de 2015, que los despidieron, porque Mondelez no les enviaba más mercadería, tenían el depósito sin mercadería, no podían vender más, los citaron a una reunión, Diego  , hermano de Pablo. Que Pablo y Andrés a su vez son hermanos, lescomunicaron que la empresa tenía que cerrar por motivo de lo que había pasado, que lamentablemente no estaba en los planes de ellos
pero sucedió así y tuvieron que quedar fuera de la empresa. Que no sabe si ante ello la actora hizo algún reclamo. Que las zonas de distribución eran Ituzaingó, Hurlingham y Morón. Que a la testigo la contrató Pablo  , a la actora no sabe. Que no había mercadería para vender, que esto fue por tres meses fácil que empezó a decaer antes del cierre. Que Andrés g estaba en el depósito, era el que llevaba el tema del embalaje de la mercadería.

Que a Pablo G siempre lo vio en la oficina de su empresa”.

De la declaración del testigo VANESA ELIZABETH F, (fs 402) surge que “….conoce a la actora porque
trabajaban juntas en Mega Bite. Que conoce a Mondelez porque trabajo ahí 5 años desde el 2009 hasta el 2014. Que conoce a Mega Bite porque ahí trabajaba. Que conoce a G Pablo porque era su empleador. Que conoce a   Andres porque también era su empleador… La dicente refiere que la actora ingresó mas o menos a los dos años desde que ingreso la dicente, en el 2011. La dicente dice que la actora era personal administrativo, es decir facturación,
administración de descuentos , y eso, administrativa. Refiere que la actora trabajaba en Villa Tesei, en una oficina, en la calle Wolf Schorlink, que esa oficina era del deposito de Pablo  , que lo sabe porque era el dueño. La dicente refiere que la actora trabajaba de lunes a viernes de 08 a 18 horas, que la dicente la veía siempre a la actora. Que cuadno llegaba la dicente la actora ya estaba y cuando se iba se quedaba. La dicente refiere que todos tenían una
forma de pago que era una parte en blanco y una en negro, que lo sabe porque subían. Tenian su recibo de sueldo encuadrado en sindicato de comercio, inclusivo cuando era una distribuidora de productos alimentarios oficial de Mondelez, que era lo único que se vendia, que de hecho la dicente era supervisora de equipo de ventas.

Que sabe que le pagaban asi porque subían de dos o de a tres ac obrar la parte en negro. Que cada uno subia y cobraba lo suyo. Que lo otro se lo abonaban por medio de recibo de sueldo. La dicente dice que en ese momento, en el 2011 o 2012 cobraba 1000 pesos, que la dicente cobraba un poco mas, que inclusive antes de irse la dicente siempre se cobro asi, por lo menos el tiempo que la dicente estuvo como supervisora. La testigo manifiesta que las ordenes a la
actora se las daba Pablo o Andres. Dice que Pablo hacia lo administrativo y Andres hacia la parte logística. Dice que la dicente se fue cuando hicieron reducción de personal, que dejó de trabajar unos dos o tres meses antes que la actora, que la dicente estuvo hasta octubre de 2014. Que sabe que la actora trabajo dos o tres meses mas por contactos, que saben hasta que tiempo estuvieron trabajando.

A la pregunta de como era el movimiento comercial en Mega Bite cuando dejó de trabajar, la dicente responde que ingresos de camiones diarios, equipos de mercadería de la empresa Mondelez, que era normal, había equipos de ventas, salían los equipos de ventas a la calle todos los días, tenían un sistema de facturación y lo que ellos trasmitían era lo que la actora procesaba  para generarar la factuacion. Se entregaba 24 horas, había distintas
caminonetas, eran fleteros, y ese era el movimiento diario de todos los días, por lo menos hasta que estuvo la dicente. Que siempre fue normal, nunca dejó de entrar mercadería ni ceso el ingreso de camiones. A la pregunta de que marcas de productos distribuían, la dicente refiere que eran tang, Cligh, Express, Terrabusi, Royal, luego fusiono lo que era Kraft food con Stani, que paso a ser Mondelez, Beldent Halls, chocolates milka, cadbury. La testigo
refiere que al personal de Mega Bite lo contrataba Pablo  , que lo sabe porque él recepcionaba los CV, el llamaba o los supervisores. Que ellos generaban el contacto con la persona a entrevistar, le daban una breve introducción de lo que era el trabajo y la decisión final la tenia Pablo G, que era quien contrataba.

A la pregunta de si sabe quien desvinculaba al personal, dice que era Pablo  , que de hecho a la dicente la desvinculó él. La dicente refiere que la persona que abonaba la remuneración en negro era Pablo  , que los abe porque se lo abonaba a la dicente. La dicente refiere que los recibos de sueldo los firmaba Pablo, que los primeros años fue de puño y letra y luego fue firma digitalizada, que lo sabe porque la parte en blanco que recibía era por medio de recibos de sueldo firmados por pablo. La dicente refiere que la información que tiene es que Mondelez dejó de distribuirle mercadería, o se termino el contrato y terminaron la relación comercial, decidieron desvincularlo de la vinculación comercial, y por tal motivo cerró Pablo la distribuidora, que lo sabe porque la posición que la dicente tenía era una posición en la que filtraban información a los vendedores para que salgan tranquilos a trabajar,
y ellos sabían como supervisores, cuales eran los vínculos y las cosas que pasaban en Mondelez, y que llevaron a la desvinculación o mejor dicho dejar de tener la relación comercial, había un contrato y vencido no se sabia si había renovación”.

De la declaración del testigo CHRISTIAN OSVALDO C, (fs 413) surge que “… conoce a la actora porque era
compañera de trabaja. Que conoce a Mondelez porque trabajó para una distribuidora Mega Bite y era distribuidora oficial de Terrabusi, de Mondelez. Que conoce a   Pablo porque era el dueño de la distribuidora. Que conoce a   Andres porque es el hermano y es jefe de deposito. Que conoce a Mega Bite porque lo entrevistaron
y trabajó para ellos…. Dice que trabajó con la actora en Mega Bite, refiere que ella era adminsitrativa. Que su trabajo consistia en cargar lista de precios, cargar mateirales que Pablo le mandaba, facturas que tenia que mandar al deposito, modificaciones de precio, que no recuerda mucho mas en este momento. Dice que trabajaba de
lunes a viernes, de 08 a 18, 17.30, 18.30 horas, que lo sabe porque el dicente trabajaba con ella. Dice que no sabe cuanto le pagaban, que cree que era el básico de comercio, que el dicente no veía su recibo.

Refiere que le pagaban por debito porque todos cobraban asi. Dice que a veces las ordenes se las daba el dicente, a veces Pablo y a veces Andres. Dice que Tang, Oreo, Pepitos, Cerealitas, Milka, Cadbury, Bobaloo, Yapa, que esas son algunos de los productos que se comercializan. Dice que la actora trabajó hastas el último día que cerró la distribuidora en Enero de 2015, que lo sabe porque el dicente estaba ahí. Dice que cerró porque le sacaron la distribución de Terrabusi, que era lo único que tenían, que puede ser que se le haya terminado el contrato, no recuerda bien. A la pregunta de si sabe cuando ingresó a trabajar la actora, dice que el dicente ingresó
en el 2009, que en ese momento había una adminsitrativa, y luego un año y medio después ingresó la actora, que habrá sido en el 2010, o 2011. Dice que al momento del cierre, los últimos meses, les cortaron la venta y cada vez tenían menos mercadería, no tenían casi nada. A la pregunta de quien le abonaba el sueldo a la actora, dice
que tiene entendido que Pablo porque como se hacia por internet tiene entendido eso, que debería ser Pablo que era el encargado y quien depositaba los sueldos. A las preguntas de quien aplicaba sanciones por disciplina refiere que era Pablo. El dicente refiere que a las administrativas las contrataba Pablo, que dice eso porque el dicente que era jefe de ventas entrevistaba vendedores. Que quien desvinculaba al personal era Pablo”.

De la declaración del testigo MULLEADY BRIAN EDGAR, (fs ….) surge que “… conoce a la actora porque era
compañera de trabajo. Que conoce a Mondelez Argentina porque trabajó ahí. Que conoce a Pablo y a Andres  . Que conoce a Mega Bite porque fueron quienes lo contrataron en la distribuidora en la que trabajó…. Dice que trabajó con la actora en Mega Bite.

Dice que no sabe cuando ingresó la actora porque el dicente ingresó mucho después. Refiere que la actora se encargaba de la facturación, pedidos, impresión de facturas, que lo sabe porque el dicente era vendedor y la actora le imprimia las facturas, le hacia los pedidos y siempre la veía en su rol de trabajo. Dice que la actora trabajaba de lunes a viernes de 08 a 18 horas, que lo sabe porque el dicente la veía trabajando ahí y era en esos rangos horarios y era
con quien tenia conexión por su rol de venta también. Que no sabe cuanto le pagaban. Que le pagaban por recibo de sueldo, y también recibia plata en mano por fuera del recibo de sueldo, que lo sabe porque ellos cobraban en la misma oficina, iban a buscar los recibos de sueldo y lo veían. Dice a veces se podía recibir mil pesos, o dos mil, que era variable, que no lo contaba. Dice que sabe que la actora lo recibía porque estaba en la misma oficina, y había una parte que cobraban en el banco y otra en mano. Dice que las ordenes a la actora se las daba Andres o Pablo  , que lo sabe porque veía la bajada de línea de ellos para con ella. El dicente refiere que ladistribuidora distribuida productos de Mondelez, como ser Canale, Terrabusi, Tita, Rodhesia, Milka Cadbury, por ejemplo. El dicente refiere que se fue antes de que se vaya la actora, por lo que no sabe hasta cuando trabajó la actora. Dice que no sabe porque dejó de trabajar. Dice que él dejó de trabajar a mediados de Octubre de 2014 aproximadamente. Que el movimiento comercial en esa fecha, se volvía de vender, se volvía al depósito y listo. Era un depsito lleno, camiones entrando y saliendo, movimiento de facturación, el movimiento era normal igual que cuando entro. Dice que quienes abonaban las remuneraciones eran Pablo y Andres  . A la pregunta de quien contrataba y desvinculaba era Pablo   a y
Andres Garc.  a. A la pregunta de quien aplicaba sanciones en caso de disciplina eran Pablo   y Andres  , y ellos pertenecen

a Mega Bite. Que el domicilio en el que trabajaba la actora …  327, que pertenecía a Mega Bite. A la pregunta de que tipo de pedidos hacia, dice que la actora hacía pedidos. El dicente vendia, la actora hacia la orden de pedidos y hacia la facturación correspondiente al pedido que hacia el dicente”.

De la pericia contable obrante a fs 385/393, luego de compulsar los libros de las empresas demandadas, el perito informa que: la fecha de ingreso de la actora es 1/7/2011, fecha de egreso  27/1/2015 siendo la causal de baja ante AFIP con el código 28 Fuerza Mayor, art 247 LCT. Categoría laboral Auxiliar A. La demandada no exhibió la planilla horaria del art 6 de la ley 11544. En el libro ley art 52 LCT se indica que el horario de trabajo es 9 a 12 y de 13 a 17 hs.

Manifiesta asimismo que la mejor remuneración percibida por la actora fue la del mes de noviembre 2014 de $ 10.818,52. Con relación a los libros de Mondelez Argentina SA, el perito informa que no surge la actora entre los dependientes de dicha demandada. De la compulsa de los libros de MEGA BITE SRL y de   Pablo y   Andrés, informa que el Libro art 52 LCT está llevado en forma manual, de manera antidatada. Además informa que el
convenio aplicable a la demandada Mega Bite SRL es CCT 130/75.

Destaco que informa el experto que la demandada Mega Bite SRL no exhibió constancia de pago de la liquidación final. Dicha pericia contable fue impugnada a fs 417 y fs 419/422 y fs 428 y fueron contestadas a fs 425/426 y fs 431/440  agregando a su informe lo siguiente: Las demandadas Mondelez Argentina SA y MEGA BITE SRL no exhibieron el contrato comercial, por lo que no puede responderse preguntas. Agrega que la demandada MEGA BITE SRL exhibió las presentaciones de las cargas sociales en relación al actor y del resto de sus dependientes, las mismas se encuentran presentadas ante el organismo recaudador.

(fs 436). Asimismo agrega el experto que conforme surge del libro IVA COMPRAS E IVA VENTAS de la demandada MEGA BITE SRL surge que comercializa productos de la demandada MONDELEZ ARGENTINA SA. Destaco que no surge de los registros de la demandada MEGA BITE SRL que se haya presentado el procedimiento preventivo de crisis. Agrega que según registros de la demandada MEGA BITE SRL el Sr Pablo   y el Sr Andres   son socios gerentes de la empresa MEGA BITE SRL en forma indistinta y son quienes tienen a cargo las decisiones
administrativas de la sociedad. Dicha pericia contable fue impugnada a fs 442/445 y fue contestada a fs 447/450.
III.- El análisis de las pruebas reseñadas, valoradas conforme a las reglas de la sana crítica (Art. 386 del CPCCN) me
lleva a concluir que la actora ha sido registrada como empleada de la empresa Mega Bite SRL quien tenia el contrato de distribución exclusiva de los productos de Mondelez SA y respecto de esta contratación laboral surgen de autos demostrados los siguientes aspectos respecto de los elementos esenciales de dicha contratación laboral , que en forma separada serán definidos:

Con relación a la determinación de la fecha de ingreso de la actora, si bien la esta parte denuncia en su demanda
que ingresó 6/6/2011, lo cierto es que no hay prueba que lo avale.

Por lo tanto, debo estar a la fecha de ingreso registrada en los libros contables, es decir que la fecha de ingreso es 1/7/2011.-

En cuanto al Convenio Colectivo aplicable a la actora, cabe señalar que la empresa MEGA BITE SRL -empleadora
de la actora-, según sus propios dichos en su contestación de demanda, afirma que era la distribuidora “exclusiva” de los productos de MONDELEZ ARGENTINA SA, es decir de productos alimenticios. Sumado a ello, del informe de AFIP surge que la actividad económica de MEGA BITE SRL es la venta al por mayor de chocolates, golosinas, productos para kioscos y polirrubros NCP excepto cigarrillos.

El CCT 244/94 (Convenio de Alimentación) dispone en su Capítulo I : “Trabajadores comprendidos. Enunciación de
actividades: Es beneficiario de esta convención colectiva, todo el personal involucrado en este artículo y aquel que por sus funciones debería estarlo. Este personal debe ser dependiente de las empresas de las diferentes especialidades de la industria de la alimentación, estén sus empleadores o titulares afiliados o no a la entidad
empresaria firmante de este acuerdo y hayan o no ratificado este convenio. Queda expresamente excluido de la presente convención colectiva de trabajo el personal de dirección (directores, gerentes y jefes) y las secretarias/os de dirección y gerencia que se desempeñan a las órdenes del directorio, directores o gerentes de las empresas de
la alimentación. La presente convención colectiva comprende a trabajadores / as que presten servicios en la actividad de industrialización de productos alimenticios. Ámbito de aplicación:

Esta convención será de aplicación en todo el territorio de la nación”.

Por todo ello, considero que el convenio aplicable a la trabajadora debe ser el CCT 244/94, por lo que corresponde hacer lugar al reclamo por diferencias de categoría reclamadas basado en dicho convenio colectivo.
Respecto a los pagos fuera de recibo de sueldo (“en negro”) denunciados por la actora, conforme la declaración de los testigos Mulleady, Fantini y Lucchesi quedó demostrado que tanto la actora como sus compañeros de trabajo percibían por parte de su empleadora Mega Bite SRL una parte del salario mediante recibo de sueldo y otra parte “en negro”, abonado en efectivo por empleados jerárquicos de dicha empresa, Por lo que corresponde otorgarle a
dichos testimonios pleno valor probatorio y consecuentemente tener por acreditado que la actora percibía como parte de su salario la suma de $ 1.000 mensuales como sumas “en negro”.

En cuanto a las horas extras reclamadas, cabe destacar que las declaraciones de los testigos Mulleady, Fantini y
Lucchesi también son coincidentes en afirmar que la actora trabajaba de 8 a 18 hs de lunes a viernes, formando convuicción que esa ha sido la jornada laboral de la actora. Además refuerza esta conclusión la seria presunción que ,en contra de la postura de la accionada , genera la circunstancia que no haya presentado las planillas horarias que establece el art 6 de la ley 1154, . porque si bien aquellos documentos no son obligatorios, permiten disipar
cualquier duda en este tipo de cuestiones (art. 163, inc. 5º del CPCCN).

Así, tal como lo viene sosteniendo nuestra jurisprudencia, la carga de la prueba, en ciertas cuestiones, debe
generarla quien está en mejor condición para poder demostrarlo, esto es, el caso del empleador quien debe estimar todos los medios documentales necesarios a los efectos de zanjar cualquier cuestión atinente a la jornada horaria. Lo expuesto es sin más, la Teoría de la carga probatoria dinámica, que es el basamento argumental de lo
hasta aquí expuesto respecto de la acreditación de la jornada de labor.

Por ello, habiéndose acreditado el horario en exceso de la jornada máxima legal, resulta procedente la pretensión actoral en cuanto reclama las diferencias salariales por dicho concepto, tomando en consideración la extensión denunciada en el inicio.

Ahora bien, en cuanto al despido de la actora invocando como causal por fuerza mayor (art 247 LCT), el
análisis y valoración de las pruebas producidas en autos conforme las reglas de la sana crítica (art. 386 del CPCCN), me llevan a la conclusión que no se ha acreditado en autos los extremos que habiliten a la accionada a despedir a la actora en los términos del art. 247 de la LCT. En efecto, la empleadora Mega Bite SRL no ha probado que haya actuado adecuadamente en el aspecto previsional, esto es que hubiere adoptado las previsiones y medidas necesarias
para paliar los efectos de una grave crisis económica y financiera de la empresa, medidas que hablen sobre un comportamiento diligente atendiendo a la crudeza del momento que dice padecer. Y ello así, pues si bien surge del relato de la contestación de la demanda afirma que se vió obligada a proceder a la desvinculación de sus empleados,
dado que tenían exclusividad con dicha empresa, lo cierto es que la demandada no demostró que haya agotado las medidas necesarias para evitar o remediar tal situación y de esta manera enfrentar ese acontecer conflictivo y digo ésto, analizando la conducta desde la óptica de un empresario eficiente. En tal sentido, cabe destacar que en
autos no se encuentra acreditado el procedimiento de crisis que preveé la ley 24.013 ante la autoridad de aplicación ante el organismo correspondiente, extremo fáctico alegado por la empleadora en su responde. Asimismo el experto contable informa que no se ha procedido a iniciar el procedimiento de crisis mencionado.

Al respecto la jurisprudencia tiene entendido: «Las dificultades económico-financieras que puedan afectar al empresarioante determinadas coyunturas del mercado deben resultar rigurosamente comprobadas pues, de lo contrario, de alguna forma resultaría el trabajador vinculado a esos riesgos empresarios a los que resulta ajeno» (CNTrab., sala I, octubre 31-991 – Giardelli Stella Maris c/ Cooperativa C.A.D.F.A. Ltda.: DT, 1992-A, 1037).
Frente a ello, la conclusión no puede ser otra que la improcedencia del encuadre de la situación en las previsiones del art.

247 de la LCT, pues los recaudos que exige la norma no se aprecian cumplidos en la especie, por lo que deberá dicha demandada responder ante la actora conforme la indemnización tarifada y completa establecida en el art. 245 de dicho cuerpo legal y demás rubros indemnizatorios (arts. 232, 233 L.C.T.), integración mes de despido, vacaciones y SAC proporcionales, conceptos cuyo pago no se ha demostrado en autos (cfr. art. 138 ley citada), así como al
agravamiento indemnizatorio previsto en el art. 2 de la ley 25.323, ya que pese a su intimación para que la accionada abonase aquellas reparaciones, se vio obligado a litigar para obtener la satisfacción de su crédito alimentario.
IV.- En consecuencia, teniendo en cuenta que la fecha de ingreso de la actora fue el 1/7/2011, su egreso el 21/1/2015 y su mejor salario mensual el de $ 12.393,83 -ver informe contable a fs. 388vta-, teniendo en cuenta el encuadramiento convencional de la actora al CCT 244/94, corresponde hacer lugar a la liquidación allí practicada por la experta y a la que me remito, que asciende a un TOTAL de $ 275.510,52.-

Asimismo considero corresponde condenar el pago de la multa prevista en el art. 1 de la ley 25.323, toda vez que se encuentran verificados en autos los recaudos para su procedencia. Comparto el criterio jurisprudencial que tiene dicho que “Verificada la defectuosa registración de la relación, la multa prevista por el art. 1 de la ley 25.323 resulta procedente debido a que la norma en cuestión no limita su aplicación a la demostración de la existencia de las irregularidades contempladas en los arts. 8, 9 y 10 de la ley 24.013” (CNAT Sala VII Expte. N° 44.166/09 Sent. Def. N° 43648 del 29/06/2010 “Zalazar, Víctor Hugo c/Cladd Industria Textil Argentina SA s/despido” – Rodríguez Brunengo – Fontana).

Finalmente, también progresa la multa prevista en el art. 45 de la ley 25.345, dado que el actor cumplió con lo dispuesto en el decreto 146/01 sin obtener a la fecha los certificados de trabajo donde consten los reales datos de la relación.

Respecto al reclamo del art 43 Ley 25.345, toda vez que dicho artículo contempla la situación de un trabajador al que el empleador le hubiere retenido los aportes con destino a los organismos de la seguridad social y que al momento de producirse la extinción del contrato de trabajo no hubiere ingresado parcial o totalmente dichos importes a favor de los organismos, teniendo en cuenta el caso de autos no se encuentra encuadrado en dicha norma legal, y ello así pues no quedó demostrado en autos dicha omisión, lo que lleva a desestimar este concepto. Así lo declaro.

V.- Dichas sumas devengarán intereses desde su exigibilidad, a cuyo efecto se aplicará la tasa nominal anual para
préstamos personales y libres de destino otorgado por el Banco de la Nación argentina para el mayor plazo de meses acordados para la devolución del crédito, solución concordante con lo dispuesto Excma.

Cámara de Apelaciones del Trabajo mediante Acta Nro Acta N° 2357/2002, 2601/2014 , 2630/2016 y 2658/17.-
El pedido de inconstitucionalidad de las normas de la ley 25.561 en cuanto vedan la indexación no puede en el caso
prosperar. Ello así porque el perjuicio sufrido por los acreedores en razón de la pérdida de valor de lamoneda se encuentra suficientemente compensado por la tasa de interés que en esta sentencia se manda aplicar. En ese sentido se ha expresado la Corte Suprema de la Nación en el fallo «Massolo c/ Transportes del Tejar S.A.» del 20/04/2010.
VI.- En atención a lo solicitado en la demanda, y no surgiendo de las constancias de autos que la accionada hubiera dado cumplimiento a las obligaciones que en su cabeza pone el art. 80 de la LCT (t.o.), corresponde admitir la acción en cuanto persigue se condene a esta última a hacer entrega a la parte actora -dentro del tercer día- de la constancia documentada de aportes previsionales y certificado de trabajo con las indicaciones contenidas en el último párrafo de la mencionada norma legal, disponiendo para el supuesto de incumplimiento y en lo que al certificado de trabajo se refiere, el pago por parte de la demandada de una suma que estimo prudente fijar en $500.- diarios a favor de aquélla por cada día de retardo y hasta su efectivo cumplimiento (art. 37 CPCCN).

VII.- Respecto de la responsabilidad de la codemandada MONDELEZ ARGENTINA S.A., cabe consignar que analizadas las pruebas producidas en autos, las mismas demuestran que la actora fue contratada por MEGA BITE S.A. para
encargarse en la distribución de los productos elaborados por MONDELEZ ARGENTINA SA, ya que dicha empresa era su distribuidora exclusiva, conforme sus propios dichos expuestos en la contestación de demanda.
Sumado a ello, también se pudo demostrar que actividad de MONDELEZ ARGENTINA SA consiste en “la compra
venta, distribución, importación, consignación, representación e intermediación de toda clase de materias primas, mercaderías, productos elaborados y/o semi elaborados de procedencia nacional e internacional, en forma directa e indirecta a través de terceros, referidos al ramo de la alimentación, incluyendo la actuación como agente o representación de productos de empresas radicadas en el país y en el extranjero”-teniendo ellos en consideración , concluyo que el caso encuadra en lo previsto por el art. 30 LCT.

En efecto conforme se lo explica en «Ley de contrato de trabajo comentada», de Justo López, Norberto O. Centeno y Juan Carlos Fernández Madrid (Tomo I, pág. 258/259), por actividad normal y específica propia del establecimiento no debe entenderse sólo la actividad principal —en el sentido en que lo principal suele oponerse a lo accesorio—; la expresión comprende también a las actividades que pudieran ser calificadas de secundarias o accesorias,
con tal que estén integradas permanentemente al establecimiento.

Por ello, amén de la solidaridad pretendida por la accionante, entiendo que según han quedado delimitadas las
cuestiones fácticas, en el caso de marras la pretendida solidaridad resulta procedente toda vez que la codemandada MEGA BITE SRL ha prestado servicios de distribución de los productos alimenticios con su personal —entre ellos, la actora— en beneficio de la coaccionada MONDELEZ ARGENTINA SA, que los ha contratado para realizar tareas complementarias (aunque no sean las básicas) a su actividad principal (y en su propio ámbito) pues coadyuvan a su
cumplimiento, pues la distribución de los productos alimenticios constituye el hito necesario que perfecciona el objeto de la actividad de la demanda MONDELEZ ARGENTINA SA.

Por ello cabe concluir que la actividad objeto de la contratación se enmarca dentro de la calificación de «normal y específica propia» de la empresa, conforme lo informan los arts. 6 y 30 de la LCT , en la medida en que se advierte que las tareas cumplidas por la actora fueron las necesarias para el logro del objeto demandado cual es la distribución de los productos alimenticios y dicha actividad contribuyó a la obtención de la finalidad perseguida . A su turno, tengo especialmente en cuenta que ha existido por parte de la empresa contratada graves deficiencias en la registración de la relación laboral de la actora y pago de sumas de dinero fuera de recibo ,elementos que funcionan activando la mentada solidaridad , pues denota el incumplimiento de la contratante con las obligaciones que le impone el mencionado art. 30 de la LCT, por lo que la solidaridad prevista en la norma resulta aplicable en este
caso.-

En atención a todo lo expuesto, la codemandada MONDELEZ ARGENTINA S.A., será condenada solidariamente
por la condena de autos.

VIII.- Respecto a la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por los codemandados PABLO g y ANDRES g, toda vez que en autos ha quedado establecida la procedencia de las normas del art. 1 de la ley 25323, ello propaga sus efectos sobre la condición de dichos codemandados.

La jurisprudencia tiene entendido que “…El art 54 de la ley 19.550 en el último párrafo agregado por la ley 22.903
dispone “La actuación de la sociedad que encubra la consecución de fines extrasocietarios, constituye un mero recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe o para frustrar derechos de terceros, se imputará directamente a los socios o a los controlantes que la hicieron posible, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados”. No podría decirse que el pago en negro encubre en este caso la consecución de fines extrasocietarios, puesto que el principal fin de una sociedad comercial es el lucro; pero sí que
constituye un recurso para violar la ley, el orden público (el orden público laboral expresado en los arts. 7,12,13 y 14 LCT-DT, 1976- 238), la buena fe (que obliga al empresario a ajustar su conducta a lo que es propio de un buen empleador, art 63 LCT) y para frustrar derechos de terceros (a saber el trabajador, el sistema previsional, los
integrantes del sector pasivo y la comunidad empresarial, según ya se ha indicado)..” (CNT, Sala III, 19/2/98 en autos “DUQUELSY, SILVIA C/ FUAR S.A. Y OTRO).-

Asimismo, en autos ha quedado demostrado el supuesto de fraude a los intereses de la trabajadora, atento la falta de
registración laboral con arreglo a la realidad acontecida y demostrada en autos en cuanto al accionante, tanto sea en lo respecta al encuadramiento convencional como a la remuneración. Es este fraude el que coloca a los codemandados PABLO g y ANDRES g en el supuesto contemplado en el art. 54 de la
ley 19.550 debiendo responder en su carácter de socios gerentes de la sociedad solidariamente por la condena de autos.- Así lo declaro.

IX.- El instituto de temeridad y malicia contenido en el art. 45 del CPCCN no se encuentra configurado en la
causa, lo que obsta a su declaración en autos, como lo pretende la actora.- Al respecto cabe puntualizar que la temeridad consiste en litigar con plena conciencia de la sin razón y, la malicia implica litigar con ocultamiento , perfilándose en la actuación y omisión durante el desarrollo del tramite, cuando cualquiera de las partes obstaculiza, retarda, provoca articulaciones manifiestamente improcedentes, mañosas con el solo propósito de dilatar la tramitación del proceso. Es dable señalar que las sanciones que determina el art. 45 del CPCCN solo se aplican en casos extremos cuando de la actuación resulta un proceder malicioso o temerario perfectamente configurado y que deja en el ánimo de quien debe aplicarlas el convencimiento absoluto de que se ha actuado con dolo o culpa grave (Amadeo Allocati, Ley de Organización y Procedimiento de la Justicia Nacional del Trabajo, t. l, pag. 2l0/2l2). Por ello, la conducta de la demandada no permite, a mi juicio, considerarla encuadrada en las previsiones del art. 45 antes citado, ya que no aprecio en el planteo que se obrara con conciencia de la propia sin razón o mala fe o con
propósitos obstruccionistas del proceso. Por todo lo expuesto, se deniega la imposición de la sanción peticionada.-
X.- Las costas del juicio las he de imponer a cargo de los demandados vencidos, en forma solidaria (art.68 CPCCN).
Por todo lo expuesto, constancias de autos y fundamentos legales invocados, FALLO: 1) Haciendo lugar a la
demanda y condenando a MEGA BITE S.R.L. solidariamente con MONDELEZ ARGENTINA S.A., PABLO G y ANDRES  G a pagarle a SABRINA VALERIA F , dentro del quinto día y mediante depósito judicial la suma de PESOS DOSCIENTOS SETENTA Y CINCO MIL QUINIENTOS DIEZ CON 52/100 ( $ 275.510,52.-), con más los intereses establecidos en  el considerando V) de la presente; 2) Condenar a las demandadas para que en el plazo y bajo el apercibimiento fijado en el considerando VI) haga entrega a la actora de los certificados de trabajo; 3) Las costas se imponen a cargo de las demandadas vencidas (art. 68 CPCCN). Regúlanse los honorarios correspondientes a la representación y patrocinio letrado de la parte actora, de la parte demandada MEGA BITE SRL, codemandada
MONDELEZ ARGENTINA SA, codemandados PABLO G y ANDRES G y del perito contador en el 15%, 11%, 11%, 11% y 7%, respectivamente del monto total de condena (capital más intereses). Los honorarios regulados precedentemente en ningún caso incluyen IVA por lo que deberán ser abonados por la obligada en costas con más el porcentaje que corresponde a ese impuesto, cuando el beneficiario sea responsable inscripto; 4) Se hace saber a la
obligada al pago que deberá adicionar el importe correspondiente al honorario básico del conciliador interviniente en el SECLO conforme art. 13 ley 24635 y art. 22 dto. 1169/96 en la Cuenta Recaudadora MTEySS Nº616/69 Banco Nación Argentina. 5) Por Secretaría, cúmplase con lo normado en el art. 46 de la ley 25345 modificatoria del art. 132 de la LO, en la forma prevista por la Resolución Nº27 de la CNAT del 14/12/00. Cópiese, regístrese en el protocolo y en el
sistema LEX 100 con copia digital, notifíquese electrónicamente a las partes y peritos y hágaseles saber que la copia de la sentencia se encuentra subida al sistema LEX 100 en copia digital y con oportuna citación fiscal, ARCHIVESE.-

 

Buenos Aires, 7 de julio de 2021.-

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.
EL DOCTOR CARLOS POSE DIJO:

La entidad empleadora –esto es Mega Bite SRL- y las personas físicas codemandadas -Pablo G y Andrés G defienden la validez del despido impuesto por imperio del art. 247 de la LCT, impugnan el reproche de responsabilidad solidaria, la condena impuesta en concepto de diferencias convencionales a tenor del CCTr 244/92-, la aceptación de pagos en negro y horas extras, las puniciones estipuladas por los arts. 1º de la ley 25323 y 80 de la LCT y los honorarios regulados, mientras que su litisconsorte Mondelez Argentina SA estima arbitraria la atribución de responsabilidad solidaria, incorrectas las condenas en concepto de diferencias convencionales, horas extras y puniciones de los arts. 1º de la ley 25323 y 80 de la LCT, lo decidido en materia de costas, intereses y honorarios. Por su parte, la actora cuestiona el rechazo de la sanción reglamentada por el art. 43 de la ley 25345, mientras que los letrados de los litigantes y la perito contadora solicitan la elevación de los emolumentos regulados.

El primero de los agravios empresarios vinculado con la validez del despido directo impuesto no puede tener favorable recepción: el artículo 247 de la LCT faculta al empleador a rescindir el contrato de trabajo invocando razones económicas y abonando una indemnización tarifada que resulta inferior a la prescripta para el despido injustificado, pero la aplicación del artículo que nos ocupa presupone que el empleador demuestre: a) la existencia de falta o disminución de trabajo que, por su gravedad no consienta la prosecución del vínculo; b) que tal situación no le sea imputable; c) que respetó el orden de antigüedad y el sistema de cargas de familia; d) la perdurabilidad de la situación y e) la contemporaneidad del despido con la situación de crisis (conf. Etala, «Contrato de Trabajo», t. II. p. 320; Rubio, «Régimen del contrato de trabajo», p. 306; CNTr. Sala X, 19/5/00, «Madgira c/Tintas Letta SA», TSS 2000-723; íd. 25/4/19,

“Falcón c/Multigranos SA”) puesto que el instituto es visto con disfavor tanto por la doctrina como por la jurisprudencia propiciando su aplicación restrictiva (conf. Fernández Madrid, “Práctica Laboral Empresaria”, t. II, p. 1079; Capón Filas, “Derecho del trabajo”, p. 753; CNTr. Sala I, 11/8/10, «Giménez c/Cem Empresario SA», DT 2011-7-1695; íd. 6/7/16, “Villavicencio c/Layout Consultores SA”; Sala II, 29/12/89, “Galarza c/Dragados y Obras Portuarias”, JA 1990-III-274; Sala III, 32/8/78, “Decerto c/Clínica Odontológica Modelo”, TSS
1979-151; Sala IV, 1/2/84, “Sanz c/Tapiales SA”, JA 1984-I-62; Sala V, 31/8/88, “Garis c/Frigorífico Minguillón SA”, LL 1988- E-239; Sala VI, 24/8/09,”Alfonzo c/Badaracco”, DT 2009-A-1153; Sala VII, 24/5/96, “Torres c/Astori”, JA 1997-II-128; Sala X, 25/4/03, “Vique c/Morixe Hnos SA”, DT 2003-A-692) y que, incluso, se imponga al empleador la carga de demostrar que adoptó medidas activas tendientes a paliar y/o evitar la situación de crisis, al margen de las efectivizadas contra sus subordinados (CNTr. Sala II, 8/4/13, “De la Cruz c/Editorial Sarmiento SA, DLSS 2013-1659”; Sala VI, 30/5/19, “Pezzati c/Fifteen Group SRL”; Sala X, 25/4/03, «Vique c/Morixe Hnos SA», DT 2003-A-692).

Bajo este esquema de pensamiento se entiende que la norma no cobija situaciones de riesgo empresario como la pérdida de clientela, la caída de ventas, la crisis económica y demás factores engendrados por el sistema de competencia comercial y la producción capitalista (CNTr. Sala I, 11/8/10, «Giménez c/Cem Empresarios SRL», DT 2011-7-1695; Sala VI, 17/6/99, “Taborda c/Arrufat SA”, DJ 1999-3-204; Sala VII, 12/11/01, Medina c/Tecotex SA”, DT 2002-A-516; Sala VIII, 10/9/03, “Martínez c/Mustafa”, DT 2004-A-814; 29/12/05, “Benedetti c/San Sebastián SA”, DT 2006-B-1054; 17/4/17, “Giuidice c/La Economía Comercial SA”) y debiendo la parte empresaria
acreditar que tal situación le es ajena, inimputable e imprevisible (CNTr. Sala III, 12/7/07, “Chaves c/Buenos Aires
Alimentos SA”, DT 2008-1-64; Sala IV, 29/6/01, “Favaro c/Sena Automotores SA”, DJ 2001-3-1123, Sala V, 29/9/03, “Pormi  c/Café Parque Soc. de hecho”, DT 2004-A-507; Sala VI, 24/8/09, “Alfonso c/Badaracco”, DT 2009-10-1153; 30/5/19, “Pezzatti c/Fifteen Group SRL”; Sala IX, 29/3/05, “Araujo Toral c/Complejo Agroindustrial San Juan SA”) y, en el caso, si bien Mega Bite cerró su establecimiento lo hizo, según sus dichos, por la rescisión del contrato de distribución de productos impuesto por su litisconsorte Mondelez Argentina SA, siendo que la pérdida de clientela configura parte del riesgo empresario no susceptible de proyectarse sobre los trabajadores.

En cuanto a las condiciones salariales debo coincidir con las apelantes que resulta aplicable a la relación de trabajo
el CCTr. 130/75 y no el denunciado por la actora es decir el CCTr. 244/96: la empleadora Mega Bite SRL se dedica a la
comercialización y venta de productos alimenticios pero no los produce ni elabora y ello impide que puede aplicarse el segundo de los convenios referidos y, aunque haya firmado un convenio de distribución con Mondelez SA, ello no justifica se le aplique una diferente al de su actividad específica que es el comercio y no la fabricación de sustancias alimenticias.

Por el contrario, la conclusión de la juzgadora relativa a que f cobraba parte de su sueldo en forma clandestina –
$1.000- debe ser confirmada porque son numerosos los declarantes que, dando razón de sus dichos, avalan la citada
irregularidad (ver precisiones de…., fs. 416) y si bien tienen juicio pendiente con la empresa, ello es explicable porque hubo un despido masivo de operarios concomitante con el cierre del depósito (arts. 386, 441 y 456 CPC). En cuanto a magnitud las prestaciones denunciadas no advierto que la actora haya acreditado haber excedido la jornada normal de trabajo que, en su caso particular, podía alcanzar a nueve horas diarias ya que trabajaba de lunes a viernes y siendo que el denunciado – 10 horas corridas de 8 a 18- no es creíble puesto que, por regla, los auxiliares administrativos y contables según usos y costumbres gozan de descanso para almorzar La conclusión referida respecto a la existencia de pagos clandestinos avala la condena solidaria de los socios gerentes de la empleadora por imperio de los arts. 54, 56 y 274 de la LGS (CNTr. Sala I, 26/10/15,”M.G. E. c/Desarrollos de Salud”, DT 2016-5-1010; 3/4/19, sent. nº 93.428, “Crevani c/Air SRL”; Sala II, 30/4/14, “Bravo c/Organización Abril SRL”, DT 2014-9- 2461; íd. 29/4716,”Coria c/Logística Lugana SA”, DT 2016-8- 1883; 29/4/16, “García c/Telmex Argentina SA”, DT 2016-10- 2436; Sala VI, 15/2/15,”Jerrera c/Rostoc SA”; Sala VII, 30/6/16, ”Guzmán c/Frutar SRL”, DT 2016-10-2457; Sala IX,  23/4/14, “S., B.A. c/Sistema de Utilización de Alta Tecnología
SA”, DLSS 2014-1532; íd 18/5/15, “González c/General Mills Argentina SA”, LL 2015-E-222; Sala X, 30/5/17, “Batinderi c/Gutiérrez O´Farrell”, DT 2017-10-2052) y la aplicación de la punición estipulada por el art 80 de la LCT ya que los instrumentos acompañados por la dadora de trabajo no reflejan, con exactitud, las condiciones salariales de la relación de trabajo.

Por el contrario el reproche de responsabilidad solidaridad contra Mondelez Argentina SA debe ser dejada sin
efecto, su actividad normal, específica y propia es la fabricación de productos alimenticios –golosinas y chocolatesy el hecho de que haya subcontratado a otra empresa que se dedica a la distribución y venta mayorista de productos no
justifica la aplicación del art. 30 de la LCT ya que corresponde una proyección racional de tal directiva (conf.
crit. CSJN, 30/12/14, “Gómez c/Saden SA”, DT 2015-5-1024; 29/8/19, “Payalap c/Sernaglia”, Fallos 342:1426). Cabe aclarar que la situación litigiosa muestra una sustancial similitud con el caso “Payalap” –distribución de un periódico- lo que refuerza mi convicción sobre el tema.

En cuanto a los agravios de la parte actora entiendo que deben ser desestimados ya que el informe de la AFIP obrante a fs. 309/13 desmiente que haya incurrido en la irregularidad tipificada por el 132 bis de la LCT.

En virtud de lo anterior, para determinar la magnitud de los créditos en disputa, tomaré la suma de $11.628,52 y cuatro períodos de trabajo lo que permite reputar a f acreedora a $46.514,08 en concepto de indemnización por antigüedad ($11.628,52 x 4); $12.597,56 en concepto de indemnización sustitutiva del preaviso; $4.470,10 en concepto de integración del mes de despido; $46.514,08 en concepto de punición del art. 1º de la ley 25323; $31.790,87 en concepto de sanción del art. 2º de la ley 25323 (50% de la sumatoria de $46.514,08, $12.597,56 y $4.470,10); $34.885,56 en concepto de multa del art. 80 de la LCT ($ 11.628,52 x 3); $7.348,57 en concepto de
indemnización por vacaciones no gozadas ($11.628,52 x 14 x 12,50: 25 x 12 + sac) y $623,52 en concepto de aguinaldo
impago mes de enero de 2015, o sea un total de $184.744,34 que devengará los intereses fijados en la instancia de grado que resultan razonables y equitativos en la presente situación económica y social.

La imposición de costas debe ser rectificada fijándose las del reclamo contra Mondelez Argentina SA en ambas
instancias por su orden y confirmarse los honorarios regulados por ser equitativos los impugnados (art. 38, LO).
En síntesis, propongo: 1) Modificar el fallo de primera instancia fijando como monto de condena la suma de $187.744,34 dejando sin efecto el reproche de responsabilidad solidaria contra la empresa Mondelez Argentina SA; 2) Confirmar lo decidido en materia de costas y honorarios sin perjuicio de que las generadas por la actuación de la codemandada Mondelez se impongan por su orden en ambas instancias; 3) Imponer las costas de alzada a las personas condenadas y 4) Fijar los emolumentos de alzada en el 30% de la suma regulada en la
instancia anterior.

EL DOCTOR LUIS A. RAFFAGHELLI DIJO:

Respetuosamente, discrepo con lo concluido por mi colega  preopinante el Dr. Pose en relación a la solidaridad de
Mondelez Argentina S.A. y en lo relativo a las horas extras.

En ambos aspectos, entiendo que corresponde confirmar lo decidido en grado, puesto que mediante las declaraciones testimoniales obrantes a fs. 370, 402/403 y fs. 416 se lograron acreditar las horas en exceso trabajadas por la accionante puesto que quienes declaran lo hicieron mediante conocimiento directo de los hechos ya que se trata de compañeros de trabajo de la actora.

A la vez, de la pericia contable se desprende que la demandada no exhibió las planillas horarias previstas en el
art. 6 de la ley 11544, lo que genera una presunción en su contra, puesto que de las declaraciones antedichas se acreditó que en el establecimiento se prestaban horas en tiempo suplementario. Siendo ello así, entiendo que corresponde  confirmar lo decidido en grado.

En cuanto a la responsabilidad de Mondelez Argentina S.A., entiendo que también corresponde confirmar lo decidido
en grado, puesto que analizadas las pruebas producidas en autos, las mismas demuestran que la actora fue
contratada por MEGA BITE S.A. para encargarse en la distribución de los productos elaborados por MONDELEZ ARGENTINA SA.

Siendo ello así, y que el art. 30 de la LCT, supedita la solidaridad legal en las obligaciones a que los trabajos y
servicios sean los propios de la actividad normal y específica del establecimiento debiéndose entender en forma extensiva y, consecuentemente, comprensiva de todas aquellas actividades que hacen posible el cumplimiento de la finalidad de la accionada, no puede eximirse de la condena a Mondelez.

Las costas de alzada serán soportadas por la parte demandada (conf. Art. 68, C.P.C.C.) a cuyo efecto se regulan
los honorarios de los letrados intervinientes en el 30% de lo que les corresponda percibir por su actuación en grado (conf. Art. 14, ley. 21839).

Por ello, de prosperar mi voto, propondré:

  • 1) Confirmar la sentencia de grado en todo cuanto fue materia de agravios.
  • 2) Imponer las costas de Alzada a cargo de la parte demandada.
  • 3) Regular los honorarios de los letrados intervinientes en el 30% de lo que les corresponda percibir por su actuación en grado.

LA DOCTORA GRACIELA L. CRAIG DIJO:

Que adhiere al voto del Dr. Raffaghelli.

Por lo que resulta del acuerdo que antecede (art. 125 de la ley 18.345), el TRIBUNAL RESUELVE: I) Confirmar la
sentencia de grado en todo cuanto fue materia de agravios. II) Imponer las costas de Alzada a cargo de la parte demandada. III) Regular los honorarios de los letrados intervinientes en el 30% de lo que les corresponda percibir por su actuación en grado.
Oportunamente, cúmplase con lo dispuesto en el art. 1º de la ley 26856 y con la Acordada de la CSJN Nº 15/2013.
Regístrese, notifíquese y vuelvan.

CARLOS POSE
JUEZ DE CAMARA
LUIS A. RAFFAGHELLI
JUEZ DE CAMARA
GRACIELA L. CRAIG
JUEZA DE CAMARA

1 comentario
  1. […] Publicado en 27 septiembre, 202130 septiembre, 2021 por idsyt Colaboración con Derecho en Zapatillas […]

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.