Loro se muda a la montaña para evitar a la gente

Los investigadores analizaron que una especie de loros puede habitar en cualquier entorno, pero la hipótesis es que se desplazaron a la zona alpina para sobrevivir

El kea es una especie de loro (ave psitaciforme) oriunda de Nueva Zelanda. Ahora es endémico de la zona alpina y montañosa de la Isla Sur de ese país, aunque en el pasado habitaba todas las islas. Ahora es el único loro alpino del mundo. ¿Por qué vive allí? Es un misterio.

Los científicos descubrieron que es posible que estos loros alpinos, raros, ermitaños y amenazados de Nueva Zelanda, se hayan dirigido a las montañas para evitar a la gente.

En el pasado, al analizar la secuenciación del ADN y los registros fósiles, los científicos han descubierto que los kea alguna vez estuvieron presentes en otras partes del país.

Esta podría ser una habilidad salvadora para el ave en peligro de extinción, que la torna más capaz de sobrevivir a la pérdida de hábitat o una mayor competencia.

La mudanza a la montaña

Sin duda, los loros kea (Nestor notabilis) han entrado en conflicto con las poblaciones humanas de Nueva Zelanda antes. Se trata de una especie particularmente inteligente, traviesa e inquisitiva, conocida por su afición a atacar los limpiaparabrisas de goma de los coches de los visitantes de la montaña, comenta The Guardian.

El profesor Michael Knapp, uno de los autores principales del trabajo científico, explicó que «fisiológicamente, no hay nada que impida que el kea sobreviva en altitudes más bajas. Es un loro todo terreno. Sobrevivirá desde el nivel del mar hasta en paisaje alpinos».

Explica que la hipótesis de el loro kea se había mudado para evitar a la gente es especulativa, y no hay suficiente información para establecer una relación causal entre la expansión de los asentamientos humanos y la adopción de zonas montañosas por parte de las aves.

Sin embargo, agrega que dado que los kea pudieron sobrevivir físicamente en una variedad de hábitats, tenía sentido examinar cuáles eran las principales diferencias. ¿Qué distingue al hábitat alpino de los hábitats abiertos más bajos de Nueva Zelanda? Hay, por lo general, influencias fuertemente antropogénicas, la agricultura continua y así sucesivamente. »

El cambio climático

El calentamiento climático, en particular en los entornos insulares, donde las oportunidades de dispersión de las especies son limitadas, puede convertirse en una grave amenaza para las especies alpinas adaptadas al frío, dice el paper publicado en Molecular Ecology.

«Para comprender cómo las especies alpinas pueden responder a un mundo que se calienta, necesitamos comprender los impulsores que han dado forma a la especialización de su hábitat y las adaptaciones evolutivas que les permiten utilizar los hábitats alpinos.»

«El kea de Nueva Zelanda (Nestor notabilis), endémico y en peligro de extinción, se considera el único loro alpino del mundo. Como especie que se encuentra comúnmente en la zona alpina, puede ser muy susceptible al calentamiento climático.»

«¿Pero es un verdadero especialista alpino? ¿Su evolución está impulsada por la adaptación a la zona alpina, o es el kea un generalista de hábitat abierto que simplemente usa la zona alpina para, por ejemplo, evitar paisajes antropogénicos más bajos?»

 

La mala fama y la caza indiscriminada del kea

A lo largo de los años, han aparecido en los titulares por hurgar en bolsas de turistas, robar carteras y, en un caso, hacerse con un pasaporte de turista escocés desafortunado.

Pero entre los agricultores, adquirieron notoriedad por atacar y ocasionalmente matar ovejas. Los ataques enfurecieron a los primeros criadores de ovejas de Nueva Zelanda porque el gobierno ofreció una ‘recompensa’ por los picos de kea, una política que continuó durante unos 100 años, hasta 1970.

El análisis de los pagos de recompensa del gobierno encontró que se estima que 100.000 kea fueron asesinados por recompensa. Según el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda, los kea están hoy en peligro a nivel nacional, con solo alrededor de 3.000-7.000 aves que quedan en el país. Esos sacrificios, dijo Knapp, habrían ejercido «una gran presión sobre las aves».

«De nuevo, ¿es eso lo que los sacó completamente de la zona inferior, que simplemente serían fusilados si estuvieran cerca de los humanos?» Preguntó Knapp. «Todos estos son factores potenciales … [pero] se necesita más información para realmente hacer esa conexión».

Los investigadores especularon que la adaptación del kea a los entornos alpinos puede haber sido ayudada por su personalidad.

El cambio en el hábitat, escribieron, «puede haber facilitado, o haber sido facilitado por, la evolución del repertorio de comportamiento único de Kea, que incluye gran curiosidad, aprendizaje y habilidades de resolución de problemas».

Si el calentamiento global reduce drásticamente los hábitats alpinos para los kea, podrían regresar a los bosques, una medida que los haría volver a competir con los kākā, otra especie de loros (fuente).

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.