Novedades del derecho y las leyes argentinas para el ciudadano

El valor de las tareas domésticas en un caso daños y perjuicios

Una madre falleció en un hecho vial. Los jueces valoraron el aporte a la casa para establecer una indemnización económica e incrementaron el valor que el seguro debe pagarle a la familia

El choque se produjo en la intersección de la Ruta n° 40 y la calle Facundo Quiroga, localidad de Marcos Paz, Provincia de Buenos Aires. A raíz del evento, falleció la señora Y. B. F..

Aquélla circulaba a bordo de su moto por la Ruta n° 40 cuando, al llegar a la intersección con la calle Facundo Quiroga, un rodado Renault Kangoo, conducido por el señor V., cruzó la arteria trasversal sin respetar la prioridad de paso de la señora F., provocando el siniestro, el choque.

La indemnización por daños y perjuicios por el hecho vial

En Argentina, la responsabilidad civil implica una reparación integral por los daños y perjuicios.  La cámara de apelaciones entendió, contrario a lo sostenido por la aseguradora en sus agravios, que se encuentra acreditado el aporte que la señora F. efectuaba a su familia.

Específicamente colaboraba con el conviviente- en tanto se demostró que realizaba las tareas del hogar y se ocupaba de la crianza de sus dos hijos.

Por ello,  la privación de la vida de quien se encuentra a cargo de la casa implica una lesión patrimonial al derecho de los damnificados indirectos, aunque no recibiese remuneración por su tarea doméstica y a pesar de que desempeñara otras tareas remuneradas en el mercado de trabajo…”

“… Ha reconocido la Corte Suprema de Justicia de la Nación, al concluir que, aunque se cumplan esas labores en forma gratuita, el deceso de quien se encontraba a su cargo pone de relevancia el considerable valor económico que significa procurarse -por ejemplo, por medio de personal contratado- la atención de las múltiples funciones inherentes a las tareas domésticas».

Es que ante esa ausencia, el núcleo familiar «debe reorganizarse para continuar su convivencia de modo regular, lo cual, existiendo menores de edad y un progenitor que debe trabajar para mantenerlos, conduce a afrontar una erogación no prevista, que es consecuencia directa del infortunio…”, concluyeron los jueces para hacer lugar a la indemnización.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.