¿Qué pasa si te despiden y no te pagan la indemnización?

¿Juicio laboral? ¿Esperar que te paguen? En esta nota el Dr. Juan C. Cerutti te cuenta como encarar la situación.

Por Dr. Juan Carlos Cerutti *

Estos días he vuelto a escuchar fuerte eso de “La Industria del Juicio Laboral” y que es la causa de que no haya inversiones, que nadie contrata personal, que los juicios laborales son todos inventados, que siempre la empresa pierde, etc. etc.

Es como si fuera una verdad absoluta, lo repiten una y otra vez, gente que no tiene acabada idea de la realidad que tenemos, es como si yo me pusiera a opinar sobre como pilotear un avión, no tengo idea.

Veamos un ejemplo:

Hace un tiempo, un conocido me contó que lo despidieron de la empresa que trabajaba con un telegrama de despido SIN CAUSA y me comentó que pese a estar debidamente registrado, todo bien y todo legal, no le pagaron nada.

Inicio del calvario

Me cuenta que fue a ver a un abogado y los intimó por telegrama laboral, le contestaron que estaba a su disposición la plata pero pese a ello no le pagaron nunca.

Inició un SECLO (trabajaba en CABA), la empresa no fue a ninguna de las dos audiencias.

Inició un juicio laboral (para esto ya habían pasado 6 meses que lo habían despedido), el abogado pidió un embargo en cuentas de la empresa, pero no se lo concedieron en el juzgado. Tardaron en notificar la demanda, al final la empresa contestó y el juzgado abrió la causa a juicio y designo la primera audiencia de conciliación a los 6 meses.

La empresa fue a la audiencia y no ofreció nada. Abrieron la causa a prueba (10 testigos, oficios a distintos lugares etc.) las audiencias de testigos las designaron a los 8 meses posteriores y luego vinieron más audiencias ya que a las primeras no vino ningún testigo de la empresa. Terminó la etapa de prueba (ya habían pasado 2.5 años desde que lo despidieron) y la sentencia recién la dictó el juzgado 1 año después. El abogado intentó un embargo, pero no encontró cuentas. Ambas partes apelaron la sentencia y entre un escrito y otro tardó 5 meses más en subir a Cámara. Allí tardó otros 8 meses y designaron audiencia de conciliación. Se presentó la empresa y le ofreció el 50% de lo que era su indemnización actualizada (ni hablar comparado en dólares), el abogado de la empresa le contó que habían cerrado la misma y que era eso o nada.

En fin, pasaron 5 años desde que lo despidieron hasta que le ofrecieron la mitad (con la consecuente devaluación en dólares), además debía pagar los honorarios a su abogado. Esta persona estaba atormentada por su experiencia.

La realidad – te pago cuando quiero

En Argentina tenemos un régimen laboral muy interesante y pro trabajador, pero que choca con la estructura de los juzgados y el procedimiento. Cada provincia tiene sus tribunales y leyes propias de procedimiento.

En muy pocas de ellas (CABA y Mendoza) existe una mediación obligatoria previa al juicio, que permite llegar a acuerdos y homologarlos (terminarlos definitivamente) y solo CABA tiene un tribunal dedicado al personal de casas particulares, en el resto del país deben hacer un juicio laboral propiamente dicho.

En todas las demás hay juicio si o si. En muy pocas de ellas se permite un embargo preventivo al inicio y aun así, el trabajador no accede al dinero, sino que queda en una cuenta depositado, perdiendo su valor frente a la inflación.

En AMBA, el juicio laboral dura de 5 a 7 años promedio, siendo poquísimos los juicios que tienen sentencia definitiva a los 2 años (si, eso es lo que menos duran). Hay juicios de 10-12 años y el trabajador sin cobrar nada de nada.

Es decir que si bien hay leyes “buenas” el proceso es muy malo en la realidad. Hay un 30% de juzgados laborales vacantes (sin jueces designados) y falta de personal y estructura (internet, wifi, permisos de zoom para audiencias, estructura de papel, tinta, programas para manejo de expediente digital, etc. etc.).

¿Querés más?

En el ejemplo, puse un caso sencillo, registrado, que lo despiden SIN CAUSA. Imaginate si te despiden con una FALSA CAUSA, ni hablar si la empresa se concursa o quiebra o invoca una “disminución de tareas o fuerza mayor” que además de no pagarte, dice que te debe el 50% de la indemnización.

Pensá si además estabas en negro, sin ningún registro (40% de los que trabajan hoy).

Si, todo esto pasa, todo esto lo vivimos todos los días quienes nos dedicamos al derecho del trabajo. Si bien es cierto que hay casos donde el 100% del juicio es inventado, lo real es que eso no representa ni el 1% de los juicios laborarles totales. No es real. La estructura judicial y legal está armada de tal forma que es un laberinto que solo beneficia a quien no quiere pagar, cualquier ejemplo de los últimos 10 años da como resultado un beneficio financiero de quien no pagó en su momento. Hagan la cuenta en dólares o en valor real de los bienes, sobre lo que salía una indemnización en el 2015 a lo que cobra hoy 2022 con sentencia firme y todo.

 

Conclusión

Los juicios laborales duran entre 5 a 7 años, para todos, nada antes (salvo poquísimas excepciones en AMBA).

Hay muchísimo por hacer, pensar y cambiar. Los derechos laborales deberían estar mejor cuidados, en la realidad, además de los papeles.

La industria del juicio laboral no es de todos los trabajadores ni de todos los empresarios. Hay vivos que usan los tribunales para cobrar demás o pagar mucho menos o nada. Hoy son los que evaden quienes ganan, los que dilatan el pago, los que especulan. La justicia del trabajo se ha convertido en un instrumento financiero de quienes no cumplen.

Los procesos deben cambiar. Los plazos y las formas. Hay proyectos buenos, solo es cuestión de ponernos a trabajar.


*Director de Plan- A. Derecho del Trabajo + Payroll

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.