Los efectos duraderos que tiene la marihuana en el cerebro

Nuevos estudios científicos muestran un deterioro cognitivo en los consumidores habituales de marihuana desde una edad temprana

0

El uso del cannabis en la adolescencia impacta hasta edades adultas, y para algunos estudios tiene como consecuencia la potencial reducción del IQ (coeficiente intelectual) de la persona.

El impacto del uso de la marihuana en la inteligencia

Se discute el grado en que la marihuana afecta el desarrollo intelectual. El problema es que en humanos es difícil explicar cómo incide ese u otro factor en un rasgo complejo como la inteligencia.

Pero hay estudios científicos que muestran una disminución del coeficiente intelectual (IQ) por el uso habitual de marihuana, y esto es importante en un contexto de mayor consumo y posible legalización.

Por ahora sabemos que la pérdida de inteligencia es consistente en estudios con animales. Aunque esos estudios son limitados en su aplicación al complejo cerebro humano, esos estudios permiten entender la relación entre la exposición al fármaco y los resultados.

En efecto, la exposición a los cannabinoides durante el desarrollo del cerebro, en la adolescencia, causa cambios en el hipocampo y en el sistema de recompensa, áreas críticas para el aprendizaje y la memoria.

Por ende, “el consumo regular de marihuana en la adolescencia es parte de un conjunto de comportamientos que pueden producir efectos perjudiciales duraderos y alterar la trayectoria de la vida de una persona joven”, y así frustrar su potencial. Quien dice esto es Nora Volkow, médica, científica y directora del National Institute of Druge Abuse (NIDA).

Un científico contra argumentó que el status socioeconómico pudo haber sido la causa principal del menor coeficiente intelectual que otro científico reportó como causada por la marihuana. Esta nota fue refutada y hasta hubo nuevos estudios.

La autora reitera que dada la cantidad actual de usuarios habituales de marihuana y la posibilidad de que este número aumente con su legalización, “no debe perderse de vista el punto central: el consumo regular de marihuana puede poner en peligro las posibilidades de éxito de una persona joven, en la escuela y en general”.

Y que más allá de la posibilidad de reducir el coeficiente intelectual, el fumar marihuana está relacionado con el abandono escolar, el uso de otras drogas y problemas de salud, entiende Nora Volkow.

En Argentina las cifras de consumo de marihuana vienen aumentando año año y cada vez se empieza a edades más tempranas, según datos oficiales.

 

 

 

 

 

 

 

En Argentina hubo incrementos en el consumo y el 55% de los jóvenes encuestados experimentó con marihuana por primera vez antes de los 15 años. Los gráficos son del SEDRONAR:

 

 

El mito de la marihuana como “droga” benigna

Escuchamos el mito de que la marihuana es una droga benigna, que no es adictiva (lo es) o que no representa una amenaza para la salud o el cerebro del consumidor (sí lo es), dice la autora citada.

De hecho, un importante estudio científico de Nueva Zelanda proporciona evidencia objetiva de que, al menos para los adolescentes, la marihuana es perjudicial para el cerebro.

Los investigadores administraron pruebas de IQ a más de 1.000 personas a los 13 años (nacidos en 1972 y 1973) y evaluaron sus patrones de consumo de cannabis en varios puntos a medida que envejecían.

Los participantes fueron sometidos a una prueba de IQ nuevamente a los 38 años, y sus dos puntuaciones se compararon en función de su consumo de marihuana. Los resultados fueron sorprendentes:

Quienes consumieron cannabis con regularidad en su adolescencia y continuaron hasta la edad adulta tuvieron un IQ promedio de 8 puntos menos (para ponerlo en contexto, una pérdida de 8 puntos de IQ podría hacer que una persona con inteligencia promedio caiga en el tercio más bajo del rango de inteligencia).

Aquellos que comenzaron a consumir marihuana regularmente o en gran medida después de los 18 años mostraron disminuciones menores del IQ. En comparación, los que nunca consumieron marihuana no mostraron disminuciones.

Otros estudios demostraron una relación entre el uso prolongado de marihuana y el deterioro cognitivo o neural. Un informe reciente en la revista Brain, por ejemplo, revela un deterioro de la conectividad neural en algunas regiones del cerebro luego del consumo prolongado de cannabis iniciado en la adolescencia o en la adultez temprana.

Pero el estudio de Nueva Zelanda es el primer estudio prospectivo para evaluar a los jóvenes antes de su primer uso de marihuana y nuevamente después del uso a largo plazo (hasta 20 o más años después).

De hecho, la resolución de una diferencia preexistente en el coeficiente intelectual hace que el estudio sea particularmente valioso. Además, y aquellos que consumieron mucho más marihuana antes de los 18 años mostraron un deterioro mental incluso después de dejar de tomar la droga.

Este hallazgo es consistente con la noción de que el uso de drogas durante la adolescencia, cuando el cerebro aún se está reconectando y organizando, puede tener efectos negativos y duraderos en el cerebro.

Si bien este estudio no puede excluir todos los factores contribuyentes potenciales, las disminuciones neuropsicológicas posteriores al consumo de marihuana estuvieron presentes incluso después de que los investigadores controlaron factores como años de educación, enfermedad mental y uso de otros sustancias.

El deterioro mental fue evidente no solo en los puntajes de las pruebas de IQ sino también en la rutina diaria de los usuarios. Amigos y familiares completaron cuestionarios e informaron que los usuarios persistentes en el consumo de marihuana tenían más problemas de memoria y atención: se distraen fácilmente, extravían las cosas, olvidan asistir a las citas o devuelven llamadas, etc.

Desafortunadamente, la proporción de adolescentes que creen que el consumo de marihuana es perjudicial ha disminuido en los últimos años, lo que se ha traducido en un aumento constante en el uso de la droga, argumenta Volkow.

Si bien se necesitarán estudios futuros para aclarar aún más cuánta inteligencia se puede perder como resultado del consumo de marihuana en adolescentes.


Fuentes:

https://www.pnas.org/content/early/2013/02/28/1300618110

https://www.pnas.org/content/early/2012/08/22/1206820109

https://archives.drugabuse.gov/about-nida/directors-page/messages-director/2013/03/marijuanas-lasting-effects-brain

http://www.observatorio.gov.ar/media/k2/attachments/AnlisisZdelZConsumoZdeZMarihuanaZenZPoblacinZEscolar.Z2016_1.pdf

 

 

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.