El derecho a la herencia en España

Cómo es el reparto de bienes según la ley española en el marco de una sucesión. Qué pasa con el derecho de los familiares

0

En muchas familias de España la herencia es un tema importante, especialmente en aquellas familias que son adineradas o tienen un patrimonio.

De hecho, en algunos casos, esto puede ser un motivo de disputa entre familiares para determinar cómo dividir los activos. Esto origina trusts o donaciones en vida, adelantos de herencia, que trataré en otros artículos.

Por ello, muchas buscan contratar a un abogado que pueda asistirlas y brindarles asesoría sobre el procedimiento a seguir.
Es importante destacar que cada país tiene un modo distinto para dividir las herencias y en este artículo hablaremos sobre el caso de España.

Las herencias en España

En España existen comunidades autónomas, que cuentan con la posibilidad de cobrar impuestos de una manera distinta a otras y que gozan de cierta independencia.

Por ejemplo, Andalucía tiene una ley propia similar a la federal, con un impuesto del 36,50% cuando la base liquidable sea de más de 797.555,08 euros; es decir, un 2,5% superior a la tarifa estatal.

Por esto, los impuestos que se pagan cuando se hereda pueden variar.  Sin embargo, hay algunos lineamientos generales en España para hacer una herencia, como por ejemplo, la manera en la que se divide para repartirla.

En caso de existir acuerdo entre herederos se conforma un “cuaderno particional”, que es un  documento -firmado por todos los herederos- que recoge cómo se reparte la herencia.

 

¿Cómo se divide una herencia en España?

Las herencias en el país se dividen por tercios, el primero es el tercio de legítima, el segundo de mejora y el tercero de libre disposición.

El tercio de legitima corresponde a los descendientes directos, es decir, a los hijos. Esta parte deberá repartirse de manera igual entre los hijos, en caso de que alguno de los hijos haya fallecido, entonces su parte se repartirá entre los otros descendientes directos.

Además, en España el tercio de legitimidad corresponde el mínimo de la herencia que se les puede otorgar a los hijos.
El tercio de la mejora puede emplearse para favorecer a los herederos directos o legales (uno o varios), sin embargo, para que esto ocurra, deberá verse reflejado en el testamento.

En Argentina, la persona puede disponer de solo un tercio de sus bienes, pues el restante va a los herederos forzosos, es la porción legítima.

 

La pareja de hecho y la herencia al convivir. Los hermanos y la herencia

El Código civil no regula derechos hereditarios a favor de la pareja de hecho; en esto es igual al argentino. Esto tiene excepciones, pues hay que tener en cuenta la legislación civil catalana, gallega, navarra, vasca y balear.

Es decir, en principio, el cónyuge superviviente, o sea, al viudo o viuda, heredero forzoso no tiene derecho a la herencia (menos aún si está separado o divorciado legalmente). Pero sí hereda el usufructo de los bienes, es decir su uso y disfrute e incluso mejora, pero no puede vender ni disponer de ellos.

Los hermanos no tienen derecho a la herencia, porque no son herederos legítimos. Pero el testador sí les puede dejar  una parte o la totalidad del tercio de libre disposición, pero no la legítima ni la mejora.

 

El testamento en España

Esto es uno de los aspectos que denotan la importancia del testamento del fallecido. En caso de no saber si el fallecido ha escrito un testamento, se deberá conseguir información acerca de su existencia.

Esto se hace solicitando el certificado de últimas voluntades, documento que especifica si el fallecido ha redactado un testamento o no y cuantos ha realizado.

Este certificado de últimas voluntades puede ser pedido por familiares o interesados en la herencia; con este se podrá solicitar una copia del testamento. Pero, si no existe un testamento, entonces se repartirá en partes iguales el tercio de mejora entre los beneficiarios de la parte legítima, es decir, los herederos directos.

El tercio de libre disposición permite que la persona que escribe el testamento deje un tercio de sus bienes a personas (naturales o jurídicas) que pueden ser o no familiares. En caso de que no exista un testamento, este tercio pasara a los herederos directos.

Estas divisiones en tercios representan los lineamientos generales para dividir una herencia en España y los testamentos deben respetar esto. Lo que varía entre las comunidades autónomas son los impuestos que se cobran por la sucesiones.

 

¿Qué hacer si no hay un testamento?

Cuando una persona fallece, el aspecto más importante para aliviar a la familia en los trámites es la existencia de un testamento.

Sin embargo, no todas las personas redactan un testamento, a pesar de ser un proceso bastante fácil de hacer.
Cuando no existe un testamento, existe uno ilegal o el testamento no es completo (solo dice cómo distribuir una parte de la herencia) se habla de una sucesión ab intestato.

La sucesión se hace de la siguiente manera:

En primer lugar, los descendientes (hijos o nietos), quienes recibirán 2/3 partes de la herencia, al contrario de cuando se hace un testamento, en donde se les otorga 1/3 (el tercio de legitima).

Segundo, los ascendientes (generalmente son los padres) y en caso de que sigan vivos, se les otorga ½ de la herencia y la otra mitad seria de libre disposición.

El cónyuge dispone del usufructo de los bienes (1/2 o 1/3 si hay familiares o de 2/3 si no existen ascendencia o descendencia). Es importante acotar que el cónyuge puede impedir el pleno goce de los bienes de los herederos al tener el usufructo de los bienes.

 

¿Es posible rechazar una herencia?

Aunque muchas personas puedan estar interesadas en recibir una herencia, algunas pueden no estarlo, bien sea porque la herencia no les favorece (hay muchas deudas en relación a los bienes) o porque los impuestos son muy altos.

En España está permitido rechazar una herencia, de igual forma, está permitido aceptar la herencia solo si hay beneficio. Esto último ocurre cuando el valor de los bienes es mayor al de las deudas. En caso de que el valor de los bienes sea igual al de las deudas, entonces no se deberá pagar ni se recibirá nada.

En conclusión, la forma de heredar en España está establecida en la ley. Sin embargo, la ausencia de un testamento puede generar conflictos al momento de repartir los bienes.

Por ello, lo más recomendable es redactar un testamento de manera legal, ante un notario que le permita a los herederos realizar los trámites de una manera mas sencilla.

De igual manera, es recomendable contratar a un abogado especializado en el derecho de la comunidad autónoma en donde se está haciendo la herencia, ya que los impuestos a pagar y derechos pueden variar de una a otra.

Para leer más.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.