La jornada laboral y la productividad

El autor plantea que más horas no necesariamente implica mayor producción, porque la productividad está ligada a otros factores ajenos a la jornada laboral. ¿Momento de actualizar la ley de jornada?

0

La Argentina con la jornada de trabajo más alta del mundo y sin productividad

 

Por Juan Pablo Chiesa

Con el objetivo de mejorar la productividad, la creatividad y mejores condiciones de vida de las personas, se implementó en las oficinas de Microsoft, en Japón, un proyecto que lleva el nombre de “Work Life Choice” (Elección de vida laboral).

El proyecto desafía a sus empleados a “trabajar en poco tiempo, descansar y aprender bien”. Algo quizás más de moda en empresas tecnológicas pero no tan extendido a otros sectores.

Recordemos que Japón es uno de los países con jornadas de trabajo superiores a las 8 hs., por lo que a un mes del proyecto, los resultados fueron asombrosos.

La productividad aumentó un 40% respecto al mismo mes del año anterior (porcentaje que se midió de acuerdo a las ventas que habían realizado los trabajadores) y 90% de los empleados estaban contentos con la jornada laboral reducida.

Este proyecto se instrumentó con más de dos mil empleados que comenzaron a realizar tareas de lunes a jueves durante 8 horas diarias y los viernes sábado y domingo, eran sus días de descanso.

Sus salarios no se vieron afectados y además instalaron el teletrabajo como modalidad laboral.

Durante el mes de prueba, el consumo de electricidad se redujo en un 25% y la impresión en papel en un 59% en comparación con agosto de 2018.

Los estudios que marcan un aumento en la productividad de un empleado que trabaja menos horas, cada vez son más. Al igual que las investigaciones que indican los problemas psicológicos y físicos de aquellos que no tienen el suficiente tiempo de descanso y de recreación personal.

 

Y en Argentina cómo andamos, jornada laboral y productividad

En Argentina, tenemos la jornada laboral regulada por la Ley N° 11.544 del año 1905. Sin perjuicio que la jornada promedio en el país es de 39 horas semanales, la ley de jornada fija la jornada de 8 horas diarias o 48 horas semanales. Esta jornada es parecida a la de los países de la región como Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay.

En todo el mundo, se está debatiendo la reducción de la jornada laboral en pos de mayor productividad, reducción de costos y recreación y esparcimiento de los empleados.

En términos generales, la OIT está elaborando informes para implementar el horario reducido en América Latina, parte de África y el Sur de Asia, donde las jornadas son por demás extensas.

Según datos de la OIT, los países que tienen una jornada menor y con altos elevados índices de productividad laboral son Holanda, Australia, Noruega, Dinamarca y México.

A nivel mundial, más del 40% de los empleados en relación de dependencia trabajan 40 horas semanales.
La reducción de jornada de trabajo viene de la mano con la productividad de la economía y el equilibrio de los costos de las empresas.

Esta problemática subyace en una realidad social y a su limitación por razones de orden cultural, biológico, técnico y humano.

Cuando apunto a las razones de orden biológico, me refiero a la necesidad que tiene toda persona que trabaja de contar con un adecuado tiempo de descanso para reponer las energías que le exigen su vida personal y laboral.

Esta técnicamente comprobado que la calidad de trabajo y la capacidad de producción de una persona tiende a disminuir con el trascurso continuo de horas de labor en exceso.

En la evolución de las normas legales, máxime de índole internacional, se visualiza una marcada tendencia a la diminución del límite semana de 48 a 40 horas.

El Convenio 47 de la OIT establece una jornada máxima de 40 horas semanales, en consonancia con los países más industrializados y con aclaración que ello debía ser aplicado de forma tal que no implique una disminución del nivel de vida de los trabajadores.

Argentina no ratificó este convenio ni adhirió a sus recomendaciones. Situación actual: tiene una de las jornadas más altas del mundo de 48 horas semanales.

 

Soluciones para reducir la jornada laboral

Como parte del proceso de cambio apuntando a una mejor calidad de vida de los trabajadores dependientes, países como, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Japón y Suecia, entre otros, han comenzado a implementar con carácter experimental la reducción de horas laborales.

A esto llamo “calidad de vida – calidad de trabajo”, bajo el lema que la calidad de horas adecuadas superará la cantidad de horas laboradas.

Según esta modalidad, el trabajador tendrá la posibilidad de concurrir a su puesto de trabajo en los horarios convenientes para la empresa, a condición de que se cumpla con una base mínima de horas de trabajo efectivo.

Esto permite una mejor administración de las horas de trabajo en función del tiempo libre de los trabajadores (familiar, social, personal) y un aumento considerable en la producción de las empresas. Los resultados experimentales son alentadores, teniendo en cuenta el beneficio social, económico y cultural.

En conclusión, los países con mayor grado de productividad eficientes, como podría ser con el uso de las nuevas tecnologías y el empleo 4.0 tendrán la suerte de producir mucho más por cada hora de trabajo y contar con dependientes más satisfechos.

 

* El autor es abogado Laboralista UBA. Escritor y Docente. En Twitter.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.