Aproximación a las energías renovables ¿renovables?

La inversión en infraestructura es una necesidad, costos y beneficios del ahorro energético

0

Por Anabela Becker *

En todo el mundo, con el paso del tiempo, se habla cada vez más de los beneficios de la implementación de uso de fuentes renovables de energía destinadas a la producción de energía eléctrica. En la carrera contra el cambio climático, las energías renovables son una herramienta de mitigación importante.

 

Comencemos desde la raíz. Concepto de energías renovables

Podemos definir a las energías renovables como fuentes de energía basadas en el uso de recursos naturales para su obtención. Los recursos naturales involucrados pueden ser el sol, el viento, el agua, entre otros.

¿Qué las hace “renovables”? Los recursos naturales son capaces de renovarse ilimitadamente, a diferencia de los recursos no renovables, que tienen una vida útil determinada. Al utilizar recursos naturales para la creación de energía, el impacto ambiental es relativamente poco, debido a que no generan contaminantes.

 

Ventajas de las energías renovables

Como dijimos, las energías renovables proceden de recursos naturales. Los recursos naturales son de acceso gratuito e inagotable (o al menos hasta ahora), por lo tanto, podremos contar con viento, sol o agua, cuando nos sea necesario, para la producción de energía.

Al mismo tiempo, sabemos que existen lugares aislados donde el acceso a la energía tradicional es dificultoso o nulo. A través de las energías renovables, es posible brindar acceso a su propia energía a distintos rincones del territorio y lograr que sean autosuficientes.

En la creación de un proyecto de energía renovable, intervienes distintos sectores. El que fabrica la tecnología a utilizar, el que comercializa los productos, el que realiza la instalación y luego el mantenimiento. Esto genera, la creación de una cadena de mayores puestos de trabajo, comparado con la energía convencional.

 

Desventajas de energías renovables

La desventaja más evidente es el costo económico. Si bien la tecnología avanza rápidamente y eso reduce los costos, es cierto que para poder iniciar un proyecto de implementación de energía renovable es necesaria una numerosa inversión.

La mayoría de las fuentes de energía renovable sufren altibajos en función del tiempo (sol, viento, lluvia, etc.). Esto genera la necesidad de condiciones adecuadas para la producción de energía, en días con complicaciones climáticas, no se produce energía.

Dos de las fuentes de energía renovable más implementadas y conocidas son la fotovoltaica y la eólica. La creación de plantas solares y campos eólicos, necesitan grandes extensiones de terreno para lograr obtener una cantidad sustancial de energía.

 

Legislación sobre energías renovables

El paso de fuentes de energía convencionales (contaminantes) a renovables es imparable en todo el mundo. Desde hace unos años, nuestro país, ha ido implementando leyes al respecto, para hacer posible esta evolución.

El método que se ha ido utilizando para impulsar este cambio, ha sido el dictado de leyes de fomento, es decir, normas que establecen incentivos, por ejemplo, de tipo impositivo, con el objetivo de hacer atractiva la inversión. Brevemente mencionaremos las leyes nacionales más importantes.

La primera norma de este tipo fue la ley 26.190[1] de Argentina del año 2006, la cual fue modificada por la ley 27.191[2] en el año 2015. Con esta modificación ya se buscaba lograr objetivos concretos a largo plazo.

“Artículo 2°: Alcance – Se establece como objetivo del presente régimen lograr una contribución de las fuentes de energía renovables hasta alcanzar el ocho por ciento (8%) del consumo de energía eléctrica nacional, al 31 de diciembre de 2017.”

En su momento y al ver que el objetivo planteado en la ley mencionada no podría conseguirse, el impulso definitivo para las energías renovables fue la sanción de la ley 27.424[1] del año 2017.

¿Qué es lo que plantea esta ley?  Básicamente, que el usuario pueda, sin cargos impositivos, consumir su propia energía generada con fuentes renovables y al mismo tiempo, inyectar el excedente a la red eléctrica, siendo compensado por eso.

En primer lugar, estas leyes mencionadas son de adhesión. Las provincias deben adherir a ellas mediante normativa local para recién implementarlas en su territorio.

Esto hace dificultoso el crecimiento uniforme en cuanto a las energías renovables en todo el país. En segundo lugar, el compromiso y evolución en el sector renovable, depende de la voluntad política, de las empresas, distribuidoras eléctricas y la formación de profesionales en el rubro.

 

Paneles Solares

Los paneles solares son una de las tecnologías más conocidas e implementadas para la obtención de energía por medio de fuentes renovables. Están compuestos por células fotovoltaicas que convierten la luz solar en electricidad. Esta tecnología se aplicó por primera vez en el espacio y hoy en día, puede ser utilizada en cualquier lugar donde se requiera electricidad.

 

¿Renovables?

En general, los fabricantes de estos aparatos tecnológicos afirman que tienen una vida útil de unos 25 años. Como dijimos anteriormente, en nuestro país, recién en el año 2006 comenzó a dictarse normativa al respecto de las energías renovables.

Ahora bien, los países desarrollados, claramente comenzaron unos cuantos años antes con la implementación de estas tecnologías y, por lo tanto, con la utilización de paneles solares.

Hoy se discute un serio problema. La Agencia Internacional de Energías Renovables estima que al ritmo que crece la instalación mundial de paneles solares, para 2050 tendremos alrededor de 78 millones de toneladas de residuos solares fotovoltaicos. La eliminación de paneles solares se convertirá en un problema ambiental debido a que los mismos, son residuos peligrosos, por la cantidad de componentes que lo integran.

Con los avances de la tecnología, la energía solar ha reducido rápidamente su costo. Por lo tanto, con el aumento de las instalaciones, el número de paneles solares que llegan al final de su vida útil aumenta de la misma forma.

Con el fin de asegurar la sostenibilidad de la energía solar fotovoltaica, es indispensable establecer tecnologías de reciclaje de paneles solares. Si la comercialización de esta tecnología avanza rápidamente, también debe hacerlo el procedimiento de reciclaje del producto.

Hoy en día quienes se encuentran centrándose en la investigación y el desarrollo de una política válida de reciclaje de paneles solares son Japón, Europa y Estados Unidos.

 

Tecnología solar en casa

Como dijimos anteriormente, la implementación de energías renovables es un campo en constante crecimiento. La tecnología en este punto avanza de manera rápida y constante, dejando como resultado un mercado con un abanico de opciones y precios para todos los gustos.

Las empresas líderes en el sector, han ido ideando estrategias de marketing para hacer atractiva la inversión. Una de las estrategias más comunes para que aquellos interesados se decidan finalmente por comprar un sistema solar para su hogar, es realizar un análisis costo beneficio a largo plazo.

Gran parte del conflicto que tienen las personas con el costo, es debido a que se trata de un pago que se debe realizar de contado y suele ser mucho mayor a lo que están acostumbrados a pagar por el sistema de electricidad convencional.

Gran parte del sector empresarial que provee productos y servicios para la población (medianos y grandes negocios) son considerados los clientes potenciales para la instalación de los paneles, ya que el dinero gastado en la energía convencional es bastante similar al costo de la instalación.

 

La capacidad de inversión en infraestructura

Estamos de acuerdo en que la capacidad de inversión que tiene un negocio siempre va a ser mayor al que tiene acceso una familia. Pero, lo importante a tener en cuenta en este punto es que siempre dependerá de las condiciones del lugar donde se desee instalar la tecnología y la variación del “costo/beneficio” para cada caso.

Una casa de familia promedio, se puede alimentar con cuatro paneles solares, un inversor y dos baterías, para lo cual el propietario tendría que pensar en una inversión total de unos $250.000, sin la mano de obra incluida para la instalación del kit.

La vida útil del equipamiento dependerá del uso y del mantenimiento. Las baterías, al igual que las de los automóviles, deben cambiarse más o menos cada 5 años.

Si se tiene en cuenta el plazo menor de vida útil del sistema en general (15 años) y la cantidad de baterías necesarias para ese período, la inversión total rondaría los $350.000, el equivalente a $2.000 por mes, por debajo de lo que actualmente muchos pagan de luz.

Lo que puede afirmarse es que la posibilidad de ahorrar en gastos es cierta y posible con el transcurso de los años en funcionamiento de los paneles. El caudal del ahorro dependerá, por ejemplo, si la instalación está conectada y puede ahorrar inyectando su sobrante a la red eléctrica convencional o no.

Luego de haber planteado el problema de los residuos peligrosos generados una vez que los paneles solares llegan al final de su vida útil, es fundamental que todo aquel que instale un sistema solar, tenga en cuenta este punto.

Al momento de adquirir los paneles solares, los usuarios deberían tener la certeza de quienes son los responsables del reciclaje de los artefactos, cuando sea necesario. Esto tiene mucho que ver con el concepto de economía circular y la importancia de dar seguridad a largo plazo con la adquisición de un producto.

 

Conclusión sobre la inversión en energía renovable

Es innegable que las fuentes de energía renovable para la obtención de energía eléctrica son el mejor camino para detener la contaminación generada por fuentes convencionales.

La crisis climática mundial y la necesidad de reducción de emisión de gases de efecto invernadero, como compromiso a nivel internacional, ha generado avances tecnológicos importantes en las energías renovables, las cuales son una herramienta útil de mitigación.

¿Es importante atender desde todos los frentes la crisis climática? Claro que sí. ¿Hay que evaluar las consecuencias a largo plazo de las políticas que se implementan? Claramente también.

Es fundamental tener en cuenta la implementación de una economía circular, la cual propone un cambio de paradigma que modifique la forma en que actualmente producimos y consumimos. En donde los residuos puedan ser utilizados como recursos para reinsertarse al sistema productivo.

Esperamos que puedan implementarse políticas con especial foco en el desarrollo sostenible y que la solución de hoy no sea el problema de mañana.


* La autora Antonela Becker es abogada especialista en derecho administrativo y “ambiental” de la UBA, Responsable de licitaciones en Multiradio SA.

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.