El derecho más allá de la atmósfera

El Centro Espacial Kennedy nuevamente fue protagonista. El sábado despegaron los primeros astronautas puestos en órbita por una compañía privada.

0

Por Juan Cruz González Allonca *

El Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, fue nuevamente protagonista de la historia. Desde allí, despegó el Apollo 11 que llevó al hombre a la Luna y, también desde allí, este sábado, despegaron los primeros astronautas puestos en órbita por una compañía privada.

A esto se le suma que es la primera vez, en casi una década, que Estados Unidos envía astronautas al la Estación Espacial Internacional (EEI) desde suelo estadounidense, por lo que dejará de depender de las cápsulas rusas Soyuz. 

El lanzamiento de la nave Crew Dragon estuvo a cargo de SpaceX, la empresa de acceso al Espacio, fundada en 2002, por Elon Musk (también fundador de Tesla Motors y PayPal).

Los importantes avances que ha ido logrando en los últimos años, como la reutilización de cohetes, permitieron que se asocie con la NASA para desarrollar este tipo de misiones. 

Nueva Era Espacial

El lanzamiento del sábado confirma que estamos en el amanecer de una Nueva Era Espacial, donde el denominador común es la fuerte participación de empresas privadas como SpaceX, Google, Virgin o Amazon. 

Esta Nueva Era Espacial está marcada por la combinación de tres factores: nuevas tecnologías, un nuevo contexto histórico y nuevos actores. Gracias a estas características, el Espacio nunca estuvo tan cerca en la historia de la humanidad. 

El renacer espacial implica un amplio abanico de oportunidades, como nuevos modelos de negocios, nuevos puestos de trabajo, se planifican bases permanentes en la Luna, se proyecta hacer minería de asteroides, enviar turistas al Espacio, y colonizar Marte.

Desde el espacio, podemos medir los signos vitales de la Tierra y, gracias a técnicas de Big Data, hemos transformado el planeta en un gigantesco data set, que puede ser analizado y extrapolado, transformando la manera en que operan industrias, desde la agropecuaria a la petrolera.

La Nueva Era Espacial ofrece múltiples alternativas motivadoras y atractivas, pero también nos invita a reflexionar, entre otras cosas, sobre

  • qué normas y políticas son necesarias para garantizar un enfoque racional y responsable de la utilización del Espacio en beneficio de toda la humanidad;
  • cómo vamos a gestionar la enorme cantidad basura espacial que generamos;
  • cómo vamos regular la minería de asteroides,
  • cómo vamos a evitar la militarización del Espacio, cómo vamos a manejar el tráfico de satélites, y
  • cuál va a ser el impacto de la  privatización de determinadas actividades espaciales.

Y, para eso, se requiere la mirada no solo de las ciencias duras, que hasta hoy se encargaban del Espacio, sino también de las ciencias sociales, es decir, el Espacio también se abre a un nuevo abanico de profesiones.

 

 

Nuevos actores, nuevas tecnologías, nuevo contexto histórico: ¿nuevas leyes?

La respuesta corta a esta pregunta es: sí. La respuesta larga es: sí, obvio. El aumento exponencial que tuvieron las actividades espaciales en los últimos años, pone de manifiesto la necesidad de actualizar las normas que regulan el Espacio.

Y es el derecho espacial el que se encargará de desarrollar estos nuevos marcos normativos. Pero, ¿qué entendemos por derecho espacial?

Se trata de una rama autónoma del derecho, que regula las actividades realizadas en el Espacio y suele asociarse con las normas, principios y estándares de derecho internacional que aparecen en los cinco tratados internacionales que gobiernan el espacio ultraterrestre y que han sido desarrollados bajo el auspicio de las Naciones Unidas.

Además de estos instrumentos internacionales, una veintena de países cuenta con legislación propia sobre las actividades relacionadas con el Espacio, entre ellos, la Argentina.

 

Tratados multilaterales de la ONU

Las Naciones Unidas elaboró cinco tratados generales multilaterales que regulan la actividad de la humanidad en el Espacio:

  • El Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes (1967).
  • El Acuerdo sobre el salvamento y la devolución de astronautas y la restitución de objetos lanzados al espacio ultraterrestre (1968).
  • El Convenio sobre la responsabilidad internacional por daños causados por objetos espaciales (1972).
  • El Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre (1976).
  • El Acuerdo que debe regir las actividades de los Estados en la Luna y otros cuerpos celestes (1984).

El Tratado de 1967, conocido como Tratado del Espacio, es la base jurídica general para la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos. Proporcionó un marco para el desarrollo del Derecho en ese ámbito y es considerado la Carta Magna del Espacio. Los otros cuatro tratados sobre derecho espacial desarrollan y amplían ciertos conceptos.

El lanzamiento de SpaceX nos invita a los abogados y abogadas a reflexionar,  entre otras cosas…

¿qué normas y políticas son necesarias para garantizar un enfoque racional y responsable de la utilización del Espacio en beneficio de toda la humanidad? 

 


* El autor es abogado, en Twitter,  fundador de Derecho Espacial

Foto

 

Para contribuir con Derecho En Zapatillas

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.