La estrategia para combatir el Coronavirus que dió buenos resultados

A diferencia de otros sitios de Italia, venecia pudo enfrentar la pandemia con otro curso de acción, lo que permitió reducir la cantidad de personas infectadas. También se mitigaron los daños económicos. Derecho En Zapatillas publica un breve resumen de un excelente reportaje al médico Sergio Romagnani publicado en el diario El Confidencial. La estrategia fue mucho más allá de recomendar lavarse las manos y la distancia social, lo contamos.

0

El periodista Ángel Villarino pudo entrevistar al médico Sergio Romagnini, profesor emérito de la Universidad de Florencia, eminencia en el campo de la inmunología y la medicina interna, y uno de los científicos italianos más citados.

Reseño parte del reportaje porque me parece fundamental para entender la situación actual y posibles estrategias de contención y mitigación del virus, sobre todo en torno de hacer más testeos masivos, y recomendar el uso de barbijos o mascarillas y de cómo debe ser el manejo de los centros de salud.

El entrevistado trabajo junto a su discípulo Andrea Crisanti en lo que se conoce como “el caso de Venecia”. Las cifras hablan sola, esta ciudad del norte italiano experimento un total de 662 personas fallecidas y 11.000 casos. Lombardía, casi 10 veces más de personas fallecidas.

En Véneto, el virus se buscó más activamente a través de pruebas o tests, un programa que incluía parte de la población asintomática. Las cifras oficiales hablan de aproximadamente ocho de cada 100 personas evaluadas en Véneto, frente a aproximadamente la mitad y un tercio de esa proporción en Lombardía y Emila-Romaña, respectivamente (ver más acá).

¿Qué pudieron hacer en Venecia? ¿Y qué puede hacerse en otros países para evitar que alguien se infecte con el Coronavirus?

 

Testeos masivos ya para aislar a los asintomáticos que son los que más contagian

Un total de 58 personas dieron positivo en los tests,  pero de ellos 33 eran totalmente asintomáticos. Entre el 50% y el 70% de los infectados no desarrollan síntomas del COVID-19. Y lo más importante: 10 días después solo dieron positivo 19 de los asintomáticos y 10 de los que tenían síntomas, remarca el médico.

¿Se especula que alrededor del 80% de los contagios lo provocan infectados no detectados, entre ellos asintomáticos?, le pregunta el periodista Ángel Villarino.

Afirmación que el médico ratifica, y recomienda  aislarlos inmediatamente. La mayoría eran personas jóvenes y sanas. Pero lo más interesante de todo es que cuando los contagiados asintomáticos fueron aislados, el porcentaje de enfermos disminuyó más de 10 veces. Y agrega:

Llegamos a la conclusión de que la circulación del virus alrededor de una misma persona, aunque ya esté infectada, agrava su patología.

 

Evitar hospitales y lugares cerrados

El médico Romagni explica que el virus COVID19 es muy peligroso en ambientes cerrados donde hay muchas personas. Por eso hay que actuar enseguida en hospitales y ambulatorios médicos.

El desastre de Bérgamo empezó precisamente en unas Urgencias, donde no se dieron cuenta de que había llegado un paciente con síntomas, que fue el que infectó a los médicos, a las enfermeras, a todos los pacientes… El que pasaba por allí salía con el virus. Así explotó la epidemia en Bérgamo.

“La impresión de Crisanti, que comparto, es que quizá fue el aislamiento de los asintomáticos positivos lo que frenó la epidemia. Es una hipótesis, pero creemos que cuando el virus circula muchas veces por el mismo ambiente, potencia su acción”, destaca el profesional de la salud.

 

Recomienda el uso de barbijos en forma general

Sobre el uso de barbijos, entiende que es mejor la estrategia oriental, uso generalizado. “Las mascarillas es obvio que no dan una protección al 100%, pero si las lleva todo el mundo baja muchísimo el riesgo de contagio (del coronavirus). Cuando llegaron los médicos enviados por China, se quedaron estupefactos”, señala.

También comenta que un lugar muy peligroso son los ascensores y que por eso los chinos tienen pañuelos desinfectantes dentro como protección. De ser posible, evitarlos.

 

¿Qué otras cosas podemos hacer ahora?

“Buscar los anticuerpos del virus en la sangre es muy fácil. Y nos permitiría saber cuántas personas han tenido la infección. A partir de ahí, podríamos avanzar mucho en la investigación epidemiológica para saber dónde estamos”.

Luego se podría utilizar a las personas con anticuerpos para trabajar en lugares como residencias de ancianos, fábricas o donde hagan más falta. Y tercero: podríamos utilizar el plasma de esas personas para curar a pacientes”, finaliza el médico.

Para leer la entrevista completa que le hizo Ángel Villarino pueden acceder a El Confidencial, es gratuito.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.