Lo que la gente no sabe sobre los barbijos

Circula mucha información sobre barbijos, y gran parte es falsa o no del todo verídica, por eso acá te contamos que dice la OMS y los entes reconocidos

0

¿Es recomendable usar barbijo?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) si bien reconoce que el uso de barbijos es una de las medidas posibles para prevenir el contagio del covid-19, también advierte que su uso por sí solo es insuficiente si no se toman medidas de higiene que acompañen e incluso puede ocasionar gastos innecesarios

Jeremy Howard de “The Guardian” contó que la transmisión primaria se da en los primeros 7 días de estar contagiado, en un estado totalmente asintomático, y a través de las gotitas de saliva que se expelen al hablar. Por lo que todos deberíamos considerarnos como potenciales portadores del virus

Por otro lado, el Dr. Pedro Krasnokuki nos advierte  que el uso de otros barbijos no homologados o sustitutos caseros, implicarían crear en la gente que los usa una falsa sensación de protección lo que redundaría en menospreciar la cuarentena y el distanciamiento social preventivo.

Este distanciamiento junto con la higiene de manos , evitar tocarse el rostro y otras mucosas y la higiene de superficies (agua con lavandina, alcohol al 70%), son por ahora las únicas medidas de cuidado general no específico (me refiero a que no son como las medidas específicas que toma el personal de salud), que son de real utilidad.

 

¿Qué barbijo tengo que usar llegado al caso?

Según el Dr. Krasnokuki, el problema con los barbijos es que solo sirven los quirúrgicos y aquellos que son mas complejos, como los N95.

Algunos medios, informan que incluso una remera doblada puede servir para detener el esparcimiento de las micro gotas, sin embargo la OMS aconseja bajo ninguna circunstancia usar pseudo máscaras de algodón o gasa.

Si cualquier individuo quiere usar barbijos homologados, no está mal, lo que sucede es que no hay tantos barbijos disponibles y por eso deben reservarse para quienes más lo necesitan por estar en íntimo contacto con infectados o potenciales infectados en un triage (procedimiento previo para determinar si una persona esta infectada)

También para que los usen los casos confirmados que no requieran internación y cursen su enfermedad en sus domicilios, para el momento en el que interactúen con quienes deban asistirlos.

 

 

IMPORTANTE ¿Cómo usar los barbijos correctamente?

Es de vital importancia el correcto uso de estos elementos, puesto que, por sí, su solo uso no asegura nada, incluso el uso incorrecto puede ser hasta contraproducente y mas peligroso que no llevar nada

La OMS brindó un instructivo simple para el manejo de los barbijos:

  • Ponerse el barbijo asegurándose que cubra nariz y boca
  • Atar de forma que no queden espacios entre la cara y el barbijo
  • Evitar tocarlo mientras está en uso/puesto
  • Retirarla sin tocar la parte de la “máscara”
  • Luego de sacársela, lavarse las manos con alcohol en gel o simplemente agua y jabón
  • Reemplazarla en cuanto se ponga húmeda o sucia, con una nueva, seca y limpia (para las re-utilizables)
  • No usar más de una vez los barbijos descartables, de único uso.

 

¿Qué medidas toman en otros países?

En Austria el gobierno hizo obligatorio el uso de máscaras protectoras para comprar comestibles para evitar la propagación del virus

Así lo hizo, a través de un decreto emitido el 31 de marzo. Éste, endurece las restricciones ya establecidas para prevenir o contener la propagación del nuevo coronavirus en Austria y agrega medidas adicionales. Las medidas deben implementarse de inmediato o, a más tardar, antes del 6 de abril de 2020.

Algunas de las medidas que promueve el decreto son:

  • Se alienta a los empleados de supermercados y farmacias a usar máscaras protectoras
  • Una vez que las máscaras protectoras estén disponibles, los clientes deben recibirlas sin cargo si no traen las suyas
  • Los clientes pueden ingresar a las instalaciones solo cuando usan máscaras protectoras
  • Los mangos de los carros de compras deben desinfectarse después de cada uso
  • Las cajas registradoras operadas por empleados deben tener paneles protectores de plexiglás
  • Se solicita a los empleados que recomienden pagos sin contacto a los clientes

Las tiendas de comestibles y las farmacias de menos de 400 metros cuadrados (aproximadamente 4,306 pies cuadrados) están exentas de las nuevas reglas de higiene adicionales descritas anteriormente, pero deben cumplir con las reglas generales para proteger contra COVID-19

 

Twitter es servicio

Como en la plataforma no somos los únicos que informamos, el Dr Pedro Krasnokuki nos relata en su cuenta que  aparentemente se instará oficialmente al uso de barbijos de tela para la población general, aún a pesar de no haber suficiente evidencia a favor, como mencionamos en Austria

Por eso, nos deja una serie de datos para ampliar lo ya mencionado:

Como cubrirse la cara con ropas:

  • Colocarla de forma segura y cómoda contra la cara
  • Asegurarla con tiras u orejeras
  • Tratar de colocarla en forma que haya varias capas de protección
  • Verificar que permita respirar sin restricciones
  • La tela debe ser lavable sin que sufra daños o pierda su forma

Deben ser lavados periódicamente dependiendo de su uso, lavándola en lavarropas es suficiente para su higiene y siempre recordar que no se debe tocar ninguna de las caras de la máscara al retirarla

 

Tengamos en cuenta

Centrarse solo en el enmascaramiento universal puede, paradójicamente, conducir a una mayor transmisión de Covid-19 si desvía la atención de la implementación de medidas de control de infecciones más fundamentales. Por eso es importante no dejar de reforzar la higiene propia como la de los ambientes que transitamos

Enlance con instructivo para hacer barbijo con ropa: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/prevent-getting-sick/diy-cloth-face-coverings.html

fuentes: https://www.theguardian.com/world/2020/apr/02/face-masks-coronavirus-covid-19-public

https://www.who.int/publications-detail/advice-on-the-use-of-masks-in-the-community-during-home-care-and-in-healthcare-settings-in-the-context-of-the-novel-coronavirus-(2019-ncov)-outbreak

Obligatoriedad en CABA

A partir del miércoles 15 de abril en la ciudad de Buenos Aires será obligatorio el uso de tapabocas para movilizarse en transporte público y permanecer en los lugares habilitados en general, el dedecreto no dice nada de la vía pública en sí

Posición de FEMEBA sobre el uso de barbijo

Por otro lado, FEMEBA publicó que usar una máscara fuera de las instalaciones de atención médica ofrece poca, si es que alguna, protección contra infecciones. Las autoridades de salud pública definen una exposición significativa a Covid-19 como el contacto cara a cara dentro de los 2 metros con un paciente con Covid-19 sintomático que se mantiene durante al menos unos minutos (y algunos dicen que más de 10 minutos o incluso 30 minutos). Fuente.

La posibilidad de atrapar Covid-19 de una interacción pasajera en un espacio público es, por lo tanto, mínima. En muchos casos, el deseo de un enmascaramiento generalizado es una reacción reflexiva a la ansiedad por la pandemia.

Sin embargo, el cálculo puede ser diferente en entornos de atención médica. En primer lugar, una máscara es un componente central del equipo de protección personal (EPP) que los médicos necesitan cuando atienden a pacientes sintomáticos con infecciones virales respiratorias, junto con bata, guantes y protección para los ojos. El enmascaramiento en este contexto ya es parte de las operaciones de rutina para la mayoría de los hospitales. Lo que está menos claro es si una máscara ofrece más protección en entornos de atención médica en los que el usuario no tiene interacciones directas con pacientes sintomáticos. Hay dos escenarios en los que puede haber posibles beneficios.

El primero es durante el cuidado de un paciente con Covid-19 no reconocido. Sin embargo, una máscara sola en este entorno reducirá el riesgo solo un poco, ya que no proporciona protección contra las gotas que pueden entrar en los ojos o de fómites en el paciente o en el entorno que los proveedores pueden recoger en sus manos y llevar a sus mucosas (particularmente dada la preocupación de que los usuarios de máscaras puedan tener una mayor tendencia a tocar sus caras).

Más convincente es la posibilidad de que usar una máscara pueda reducir la probabilidad de transmisión de trabajadores de la salud asintomáticos y mínimamente sintomáticos con Covid-19 a otros proveedores y pacientes. Esta preocupación aumenta a medida que Covid-19 se generaliza en la comunidad. Nos enfrentamos a un riesgo constante de que un trabajador de la salud con infección temprana pueda traer el virus a nuestras instalaciones y transmitirlo a otros. La transmisión de personas con infección asintomática ha sido bien documentada, aunque no está claro en qué medida dicha transmisión contribuye a la propagación general de la infección.

Más insidioso puede ser el profesional de la salud que viene a trabajar con síntomas leves y ambiguos, como fatiga o dolores musculares, o picazón en la garganta y congestión nasal leve, que atribuyen a trabajar largas horas o estrés o alergias estacionales, en lugar de reconocer que pueden tener Covid-19 temprano o leve. En nuestros hospitales, ya hemos visto una serie de casos en los que los miembros del personal trabajaron bien pero desarrollaron síntomas de Covid-19 a la mitad de sus turnos o trabajaron con síntomas leves y ambiguos que posteriormente se diagnosticaron como Covid-19. Estos casos han llevado a que un gran número de nuestros pacientes y miembros del personal estén expuestos al virus y a un puñado de infecciones potencialmente relacionadas en los trabajadores de la salud. Enmascarar a todo el personal podría limitar la transmisión de estas fuentes al evitar que los trabajadores de la salud asintomáticos y mínimamente sintomáticos propaguen gotas orales y nasales cargadas de virus.

Sin embargo, está claro que el enmascaramiento universal por sí solo no es una panacea. Una máscara no protegerá a los proveedores que atienden a un paciente con Covid-19 activo si no va acompañado de una higiene meticulosa de las manos, protección para los ojos, guantes y una bata. Una máscara sola no evitará que los trabajadores de la salud con Covid-19 temprano contaminen sus manos y propaguen el virus a pacientes y colegas. Centrarse solo en el enmascaramiento universal puede, paradójicamente, conducir a una mayor transmisión de Covid-19 si desvía la atención de la implementación de medidas de control de infecciones más fundamentales.

Dichas medidas incluyen la detección enérgica de todos los pacientes que acuden a un centro para detectar síntomas de Covid-19 e inmediatamente enmascararlos y colocarlos en una habitación; implementación temprana de precauciones de contacto y gotas, incluida la protección ocular, para todos los pacientes sintomáticos y con precaución en caso de duda; volver a examinar a todos los pacientes ingresados ​​diariamente para detectar signos y síntomas de Covid-19 en caso de que una infección se incubara al ingreso o estuvieran expuestos al virus en el hospital; tener un umbral bajo para evaluar a pacientes con síntomas incluso leves potencialmente atribuibles a una infección respiratoria viral (esto incluye pacientes con neumonía, dado que un tercio o más de las neumonías son causadas por virus en lugar de bacterias); exigir a los empleados que certifiquen que no tienen síntomas antes de comenzar a trabajar todos los días; estar atento al distanciamiento físico entre los miembros del personal en todos los entornos (incluidos los entornos potencialmente descuidados como los ascensores, los autobuses de enlace del hospital, las rondas clínicas y las salas de trabajo); restringir y seleccionar visitantes; y aumentando la frecuencia y fiabilidad de la higiene de manos.

El alcance del beneficio marginal del enmascaramiento universal por encima de estas medidas fundamentales es discutible. Depende de la prevalencia de trabajadores de la salud con infecciones asintomáticas y mínimamente sintomáticas, así como de la contribución relativa de esta población a la propagación de la infección. Es informativo, a este respecto, que la prevalencia de Covid-19 entre los evacuados asintomáticos de Wuhan durante el apogeo de la epidemia fue solo del 1 al 3% . Los modeladores que evaluaron la propagación de la infección en Wuhan han señalado la importancia de infecciones no diagnosticadas para alimentar la propagación de Covid-19 y al mismo tiempo reconocer que el riesgo de transmisión de esta población probablemente sea menor que el riesgo de propagación de pacientes sintomáticos. Y luego, los beneficios potenciales del enmascaramiento universal deben equilibrarse con el futuro riesgo de quedarse sin máscaras y, por lo tanto, exponer a los médicos al riesgo mucho mayor de atender a pacientes sintomáticos sin máscara. Sin embargo, proporcionar a cada trabajador de la salud una máscara por día para un uso prolongado puede mejorar paradójicamente el control del inventario al reducir los usos únicos y facilitar los flujos de trabajo centralizados para asignar máscaras sin evaluaciones de riesgos a nivel de empleado individual.

Puede haber beneficios adicionales para las políticas de enmascaramiento amplio que se extienden más allá de su contribución técnica para reducir la transmisión de patógenos. Las máscaras son recordatorios visibles de un patógeno invisible pero ampliamente prevalente y pueden recordar a las personas la importancia del distanciamiento social y otras medidas de control de infecciones.

También está claro que las máscaras cumplen roles simbólicos. Las máscaras no son solo herramientas, también son talismanes que pueden ayudar a aumentar el sentido percibido de seguridad, bienestar y confianza de los trabajadores de la salud en sus hospitales. Aunque tales reacciones pueden no ser estrictamente lógicas, todos estamos sujetos al miedo y la ansiedad, especialmente en tiempos de crisis. Se podría argumentar que el miedo y la ansiedad se contrarrestan mejor con datos y educación que con una máscara marginalmente beneficiosa, particularmente a la luz de la escasez mundial de máscaras, pero es difícil lograr que los médicos escuchen este mensaje en el calor de la crisis actual. La mayor contribución de los protocolos de enmascaramiento ampliados puede ser reducir la transmisión de ansiedad, más allá del papel que puedan desempeñar en la reducción de la transmisión de Covid-19. El valor potencial del enmascaramiento universal para dar a los trabajadores de la salud la confianza para absorber e implementar las prácticas más fundamentales de prevención de infecciones descritas anteriormente puede ser su mayor contribución.

El artículo original:

Klompas M, Morris CA, Sinclair J, et al. Universal Masking in Hospitals in the Covid-19 Era. N Engl J Med April 1, 2020. DOI: 10.1056/NEJMp2006372

Disponible en: https://bit.ly/2X1okql

 

 

Anexo con leyes de Austria

Se alienta a los empleados de supermercados y farmacias a usar máscaras protectoras.
Una vez que las máscaras protectoras estén disponibles, los clientes deben recibirlas sin cargo si no traen las suyas.
Los clientes pueden ingresar a las instalaciones solo cuando usan máscaras protectoras.
Los empleados de las tiendas de comestibles deben usar guantes en las áreas del cliente; Esto no libera a los empleados del deber de observar la higiene de las manos.
Las estaciones desinfectantes deben colocarse en la entrada de la tienda.
Los mangos de los carros de compras deben desinfectarse después de cada uso.
Las superficies u otros artículos que se manejan con frecuencia (como las manijas de la unidad del congelador) deben limpiarse y desinfectarse regularmente.
Las cajas registradoras operadas por empleados deben tener paneles protectores de plexiglás.
Los marcadores de piso deben colocarse en el área de la caja registradora para mantener un distanciamiento social adecuado de un metro.
El área comercial debe estar diseñada de tal manera que se pueda observar el distanciamiento social.
Los carros de compras se deben usar para mantener la distancia requerida al comprar o hacer cola para la caja registradora.
Se debe determinar el número de clientes que pueden estar presentes en la tienda de comestibles al mismo tiempo, manteniendo la distancia requerida de un metro; una vez que se alcanza ese número, se aplica el principio de “uno adentro, uno afuera”.
Se solicita a los empleados que recomienden pagos sin contacto a los clientes.
Los clientes deben ser informados mediante avisos o pictogramas apropiados de que no se les permite ingresar a las instalaciones si experimentan síntomas de coronavirus.
Las tiendas de comestibles y las farmacias de menos de 400 metros cuadrados (aproximadamente 4,306 pies cuadrados) están exentas de las nuevas reglas de higiene adicionales descritas anteriormente, pero deben cumplir con las reglas generales para proteger contra COVID-19, como exigir que los empleados regularmente y Lávese bien las manos con jabón, use una loción desinfectante y practique la higiene respiratoria, y que todos en la tienda mantengan una distancia segura de al menos un metro entre sí.

Autor: Jenny Gesley

Tema: Manejo de emergencias, Epidemias, Enfermedades infecciosas y parasitarias, Salud públic

Fecha: 2 de abril de 2020

http://www.loc.gov/

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.