Demanda por adicción a videojuegos

Las empresas de video juegos deben informar a los consumidores sobre los potenciales efectos de la adicción a la Internet, se plantea

¿Son los desarrolladores los culpables de la adicción a los juegos? Lineage II es un MMORPG lanzado para computadoras con Windows en 2003, que todavía está disponible como juego gratuito ahora.

A algunos les puede resultar fácil desconectarse, pero Craig Smallwood, que vivía en Hawái, se volvió «psicológicamente dependiente y adicto a jugar Lineage II», expresó en su demanda judicial. Las causas de la acción incluyen tergiversación de la publicidad, prácticas comerciales injustas y engañosas.

El hombre fue impedido de jugar al e sport lo que según la demanda le causó depresión que requiere tratamiento y terapia tres veces por semana, según documentos judiciales.

En septiembre de 2009, descubrió que había sido excluido del juego, le bloquearon su cuenta, ya no podía jugar. Luego se descubrió que NCSoft prohibió a Smallwood jugar porque supuestamente estaba involucrado en un plan «para hacer transferencias de dinero real», lo que violaría sus términos y condiciones.

Smallwood negó esta acusación y afirmó que ser adicto al juego le causó un trauma psicológico que requirió tratamiento y terapia regulares en el hospital.

La demanda por el uso de videojuegos

El principal argumento de los demandados (NCSoft) era que el Acuerdo de Usuario que Smallwood había firmado le impedía continuar con el caso. La sección decía:

“EN NINGÚN CASO NC INTERACTIVE, NI CUALQUIERA DE SUS PROVEEDORES DE CONTENIDO, ACCIONISTAS, SOCIOS, AFILIADOS, DIRECTORES, FUNCIONARIOS, EMPLEADOS, AGENTES O PROVEEDORES, SERÁN RESPONSABLES ANTE USTED O CUALQUIER TERCERO POR CUALQUIER CUALQUIER ESPECIAL, INCIDENTAL, CONSECUENTE DAÑOS PUNITIVOS…»

La empresa de videogames también planteó una cuestión previa de competencia, ya que el demandante no podría presentar una acción en Hawaii, ya que los términos y condiciones declaró que cualquier acción legal debe tener lugar en Texas (donde tenía su sede la empresa).

La empresa también alegó que el usuario aceptó las cláusulas de términos y condiciones que limitan la responsabilidad de la empresa a la cantidad que Smallwood pagó en concepto de abono para usar el juego unos seis meses antes de presentar su denuncia.

Sorprendentemente, Smallwood ganó contra la empresa de software. Según los jueces, “las cláusulas de elección de la ley aplicable se aplican solo a la interpretación y ejecución del contrato en sí; pero no abarcan a todas las disputas entre las partes ”.

Según lo resumido por The Register, el juez de distrito Alan C. Kay decidió que tanto la ley de Hawai como la de Texas prohíben los contratos que intentan renunciar a los reclamos por negligencia grave. También confirmó los reclamos del demandante por negligencia, difamación y daños que le generaron una angustia emocional.

La elección de la ley es un tema importante y a las empresas les resulta más difícil hacer cumplir. Este caso también sirve como una advertencia para los creadores de juegos gratuitos con microtransacciones o recompensas: tenga cuidado al establecer las escalas de tiempo para que aparezcan los objetos y ponga un límite a los gastos de los jugadores.

Demandas por adicción a la Internet

Mientras tanto, también hay demandas laborales contra empresas por sobrecarga de trabajo. A punto tal que un sitio se ha preguntado: «Demandas por adicción a la tecnología: ¿Tendrán éxito?

Hasta que haya una respuesta clara, los empleadores deben tomar medidas para evitar que los empleados hagan un uso indebido o excesivo de Internet

En el caso de un despido con causa de una empresa tecnológica, por conducta sexual impropia en sus oficinas, los abogados indicaron que el trabajador es  adicto a Internet.

Además, alegan que se está automedicando para el trastorno de estrés postraumático por ser veterano de Vietnam. En lugar de despedirlo, dicen, la empresa debería haber simplemente bloqueado su uso o limitado su acceso a Internet.

Sin embargo, las chances de que prospere esa demanda son bajas. El trabajador había sido  sorprendido cuando un compañero de trabajo vio en su pantalla una conversación en la sala de chat sobre un acto sexual. Finalmente, su demanda fue desestimada y el despido considerado válido.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.