El futuro del trabajo: qué habilidades se necesitarán para emprender y trabajar en 2025

Al hacer futurología, pensamos qué se valorará en 2025 para conseguir trabajo.

* Desarrollado pol el equipo de Comunicación de la  Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA).

Integridad, comunicación, cortesía, responsabilidad, trabajo en equipo, habilidades sociales, actitud positiva, profesionalismo, flexibilidad y ética laboral. Esas eran las habilidades más importantes para trabajar 10 años atrás, de acuerdo a un estudio publicado por la Asociación para la Comunicación Empresarial (Association for Business Communication) en 2012.

Si bien estaremos de acuerdo en que cosas como el optimismo, la colaboración con otras personas, la comunicación verbal y los buenos modales siguen siendo importantes en la escena laboral, también sabemos que las habilidades que el trabajo necesita hoy son bastante diferentes a las de hace 10 años atrás.

Nuevo terreno de juego

Son diferentes porque estamos frente a un escenario diferente. En primer lugar, porque la tecnología está generando cambios muy grandes en la naturaleza del trabajo: crea nuevos empleos y modifica el día a día de muchos que ya existen.

Pensemos en los youtubers y desarrolladores de aplicaciones móviles, son empleos que no existían 10 años atrás. O en cómo la automatización de tareas manuales y rutinarias está, en muchos casos, liberando tiempo para otras tareas más creativas.

Podemos pensar, también, en cómo la Economía de Conocimiento está transformando la matriz productiva de numerosos países. En la Argentina, por ejemplo, el empleo de este sector que hace uso intensivo de la tecnología creció un 65% durante la última década, según Argencon.

El factor tecnológico desencadena el segundo motivo por el que estamos frente a un escenario diferente. Se habla de un entorno VUCA, un término que por sus siglas en inglés implica volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambiguëdad. Es tal la velocidad de los cambios que las empresas se ven obligadas a ser ágiles y flexibles en un mundo vertiginoso y con poca previsibilidad. Sin ir más lejos, pensemos en la crisis sanitaria y económica que trajo el COVID-19 y en cómo, en el mejor de los casos, tuvimos que adaptarnos a trabajar a distancia de un día para otro.

Nuevas oportunidades post COVID-19

Por la pandemia, el mercado laboral está cambiando más rápido de lo previsto. Y, frente a los desafíos sin precedentes que vivimos, empresas y emprendedores estamos aprendiendo a adaptarnos. De hecho, según el último informe sobre el Futuro de los Empleos del Foro Económico Mundial, el 50% de los trabajadores necesitará volver a formarse para 2025. Y esto también aplica para las personas que están emprendiendo.

Como bien establece el Banco Interamericano de Desarrollo, se trata de actualizarnos y “re-equiparnos” en habilidades transversales, no específicas de una ocupación.

Estas habilidades transversales incluyen competencias digitales, por supuesto, pero también habilidades cognitivas avanzadas como la capacidad de resolver problemas o de pensar de manera analítica.

También entran las habilidades relacionadas con la función ejecutiva, como la metacognición, que nos permite volver sobre nuestros pasos y tener una perspectiva sobre cómo actuamos y operamos. Es decir, nos permite detectar posibles errores del pasado y pensar qué hubiéramos hecho diferente.

Por último, dentro de las habilidades transversales encontramos las socioemocionales, como la empatía, la perseverancia y la resiliencia, un pilar fundamental en este contexto de incertidumbre.

Las 10 habilidades más importantes para 2025

¿Cuáles serán los conocimientos especializados que necesitarán los trabajos y emprendimientos del mañana? De acuerdo al Foro Económico Mundial, las habilidades blandas que pican en punta desde 2016 se relacionan con el pensamiento crítico y la resolución de problemas. Sin embargo, el último informe (2020) evidencia que nuevas habilidades como el aprendizaje activo, la flexibilidad y la tolerancia al estrés también serán muy valoradas:

  • Pensamiento analítico e innovación

Es la capacidad de analizar información y usar la lógica para encarar situaciones o problemas. También tiene que ver con pensar “fuera de la caja” para desarrollar ideas originales, fuera del estándar.

  • Aprendizaje activo

Se refiere a la capacidad de, a medida que se incorpora información nueva, entender qué implicancias tiene para tomar decisiones hoy y en el futuro.

  • Resolución de problemas

Cómo adquirimos conocimiento y lo aplicamos para resolver problemas.

  • Pensamiento crítico y análisis

Cómo razonamos para identificar las fortalezas y debilidades de ciertas cosas. Por ejemplo, puede aplicarse a la hora de evaluar una serie de soluciones posibles o para sacar conclusiones acertadas.

  • Creatividad, originalidad e iniciativa

Las ganas de asumir desafíos y responsabilidades.

  • Liderazgo e influencia social

Se refiere a tener un impacto en otras personas de la empresa o emprendimiento. Tiene mucho que ver con la energía que se emana y la capacidad de liderazgo. Es la única habilidad del listado que se relaciona con el trabajo con otras personas.

  • Uso, monitoreo y control de la tecnología

Es la capacidad de elegir y usar herramientas tecnológicas que sean adecuadas para tareas determinadas. Por ejemplo, todo lo relacionado a las herramientas de publicidad que se utilizan en el marketing digital y softwares específicos para la gestión de recursos humanos o finanzas, entre otras.

  • Diseño tecnológico y programación

La capacidad de programar y diseñar sistemas adecuados a las necesidades de los usuarios. También implica entender cómo otras personas usan estas herramientas que se crean, poder identificar errores y solucionarlos. Acá encontramos habilidades relacionadas a la inteligencia artificial, ciberseguridad, ciencia de datos y desarrollo web, por ejemplo.

  • Resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad

Madurez, equilibrio, flexibilidad y habilidad para lidiar con la presión, el estrés, las críticas y los problemas personales o vinculados al trabajo.

  • Razonamiento e ideación

La capacidad de proponer nuevas ideas.

 

¿Cómo podemos entrenar estas habilidades?

La pandemia no solo cambió el mercado laboral, también cambió (en realidad, aceleró) la manera en la que podemos aprender a distancia.

Según datos de Coursera, la plataforma que ofrece cursos, certificados y títulos en línea de las universidades y empresas más importantes del mundo, aprender habilidades relacionadas a la redacción de contenidos, marketing y ventas solo lleva uno o dos meses, mientras que aquellas habilidades vinculadas a desarrollo de productos, inteligencia artificial y datos pueden requerir de dos a tres meses. A su vez, se estima entre cuatro y cinco meses para adquirir aquellas habilidades relacionadas a cloud computing e ingeniería.

Si vemos los cursos más vistos durante 2020 en la plataforma de LinkedIn Learning, por ejemplo, encontramos títulos como “Lenguaje no verbal para líderes”, “Fundamentos de la gestión del tiempo”, “Cómo hackear tu mente y recuperar el control sobre el estrés” y “Liderazgo con inteligencia emocional”, entre otros. En Coursera, a su vez, los más vistos a nivel mundial se relacionan con el bienestar, programación y cómo aprender a aprender.

Las habilidades que se necesitan hoy para emprender y trabajar son muy distintas a las que se necesitaban 10 años atrás. El desafío es adaptarse, actualizarse y formarse en estas competencias transversales que nos permitirán navegar en un mundo que cambia las reglas de juego de manera constante.

 

Fuentes (por orden alfabético)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.