Gambito de dama: la demanda de US$5 millones de la leyenda del ajedrez Nona Gaprindashvili contra Netflix por «mentir»

La exitosa serie "Gambito de dama" se centra en la ajedrecista ficticia Beth Harmon, interpretada por Anya Taylor-Joy

Por Alan Wilder y Sergio Mohadeb

«Netflix mintió descarada y deliberadamente». Así dice la demanda por difamación presentada por la estrella del ajedrez Nona Gaprindashvili.

La georgiana de 80 años, que fue cinco veces campeona mundial, acusa a la plataforma de mentir “descarada y deliberadamente” sobre ella en la serie y pide como compensación una suma de cinco millones de dólares.

El caso refiere a una secuencia en el episodio final de la serie que dice que Gaprindashvili, ahora de 80 años, nunca había competido contra hombres en los torneos de ajedrez.

El documento judicial dice que para 1968, año en el que se desarrolla el episodio, ella se había enfrentado a al menos a 59 jugadores masculinos.

«Las declaraciones falsas han causado a Gaprindashvili humillación personal, angustia y angustia, así como daños a sus ganancias y ganancias, y su capacidad continua para dedicarse a su sustento profesional en el mundo del ajedrez. Por lo tanto, ha sufrido ‘daños especiales’ en la forma de pérdidas pecuniarias y oportunidades comerciales perdidas de no menos de $ 75,000, y daños y perjuicios generales [sic] de no menos de $ 5,000,000, todos a ser establecidos [sic] en el juicio», dice la demanda.

“Gambito de dama» se basa en la novela de 1983 de Walter Tevis y se centra en una jugadora de ajedrez ficticia llamada Beth Harmon, interpretada por Anya Taylor-Joy.

La serie se estrenó el año pasado y se convirtió en el gran éxito de Netflix. En el episodio final, un comentarista menciona a Gaprindashvili cuando describe a Harmon: «Lo único inusual en ella, en realidad, es su sexo. E incluso eso no es único en Rusia. Está Nona Gaprindashvili, pero es la campeona mundial femenina y nunca se ha enfrentado a hombres».

La demanda de 25 páginas presentada el jueves pasado en el Tribunal Federal de Distrito en Los Ángeles sostiene que «Netflix mintió descarada y deliberadamente sobre los logros de Gaprindashvili con el propósito fácil y desfachatado de ‘intensificar el drama’ al hacer parecer que su heroína de ficción había logrado hacer lo que ninguna otra mujer, incluida Gaprindashvili, había hecho».

La escena en cuestión

«La afirmación de que Gaprindashvili ‘nunca se ha enfrentado a hombres’ es visiblemente falsa, además de ser tremendamente sexista y denigrante», añade.

Nacida en 1941 en la ciudad georgiana de Zugdidi, Gaprindashvili comenzó a jugar al ajedrez a los 13 años, se convirtió en campeona mundial femenina a los 20 y fue la primera mujer en recibir el título de Gran Maestra, según la demanda.

«Para 1968 ya había competido contra al menos 59 jugadores de ajedrez hombres (28 de ellos simultáneamente en una partida), incluidos al menos 10 Grandes Maestros de esa época», agrega.

Netflix afirmó, por su parte, que la demanda «no tenía ningún mérito». La compañía aseguró que tiene «el mayor respeto» por Gaprindashvili y su «ilustre carrera», pero que «defenderá enérgicamente el caso». Netflix negó al demandante una retractación o incluso regrabar la voz en off, dijeron.

Pero ahora Gaprindashvili, que vive en Tbilisi y continúa compitiendo en torneos de ajedrez, busca US$ 5 millones (ujas £ 3.6 millones) en compensación y la eliminación de la declaración de que nunca había jugado contra hombres. La demanda dice que se cambió la línea del libro en el que se basa la serie.

Los temas legales del caso

Como suele suceder con el disclaimer que hay en la serie argentinas, depende el tipo de producción.  En las series, la división entre ficción y biografía a veces puede disiparse bastante fácil cuándo se toman elementos de la realidad.

Cuando los personajes no son reales pero toman elementos de la historia humana hay que ser cuidadosos ya que frases como estas pueden terminar en demandas bien argumentadas.

En temas de ficción, hay derecho a incluir la creatividad del autor. El problema es cuando la serie toca personas reales, que pueden sentirse ofendidas si los hechos no son exactos. Hay varios puntos para analizar, incluyendo el tipo de contenido, si pretende ser periodístico o documental, y el derecho a réplica.

 

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.