Havanna y el chiste que salió mal

Después de una movida en redes para hacer una broma que salió mal recibieron el repudio de buena parte de los usuarios involucrados.

Por Alan Wilder

Alrededor de las 10 de la mañana de este martes, la compañía sorprendió en Twitter con un curioso mensaje: «¡Para los que lo pidieron! Si en tu trabajo no recibiste caja navideña, dejanos tu CUIL y te mandamos una Caja Havanna«, decía el tuit, sin mayores detalles. Enseguida, la publicación se llenó de mensajes.

Horas más tarde, Havanna hizo un nuevo posteo para avisar que se trataba de una broma: «¡Feliz día de los inocentes! Ahora en serio. Entre los copados que participaron, ¡vamos a sortear 5 Cajas!».

La propuesta no cayó bien entre los seguidores y durante la tarde se multiplicaron mensajes con críticas hacia la compañía. Entre ellos, el de varios usuarios que reportaron que, de acuerdo a lo dispuesto por la Ley 24.240, también conocida como Ley de Defensa del Consumidor, la marca ahora debe entregarle los ejemplares a todos aquellos que participaron.

Desde Derecho en Zapatillas salimos a aclarar lo ambiguo del twit y el riesgo que tenían par asumir desde la empresa ya que las promociones son vinculantes. A quien les deje el CUIL deben enviarle oferta publicada (ley 24240).

Havanna habría infringido el artículo 4° de la Ley de Defensa del Consumidor, ya que la publicidad en su conjunto contiene información falsa sobre el ofrecimiento de productos y no cumple el deber de brindar información cierta, clara y detallada. También infringirían el artículo 7° de la Ley  que prevé las condiciones en las que se tiene que establecer una oferta o promoción. En ningún momento se establecen las bases de la promoción ofrecida por Havanna y no presenta fecha de inicio ni de finalización de la misma, como obliga la ley.

Finalmente, pasadas las 15, Havanna emitió un comunicado que también publicó en Twitter para disculparse y dejar bien en claro lo que había sucedido: “Siempre en la vida de las personas y en la de las empresas los errores deben aceptarse para aprender de ellos”.

En este sentido, el texto agrega: “en primer lugar queremos pedirles perdón -sin atenuantes- a todos nuestros seguidores y consumidores por un sorteo que estuvo mal planteado. No hay otra excusa ni otra explicación”.

En primer lugar, continuó, «queremos pedirles perdón –sin atenuantes– a todos nuestros seguidores y consumidores por un sorteo que estuvo mal planteado. No hay otra excusa ni otra explicación«.

Asimismo, la empresa también explicó cómo arreglará su equivocación: «Por ese motivo, queremos informar a todos aquellos que nos hayan enviado su CUIL tal como decía el tweet, tanto de manera pública como privada, antes de nuestro aviso de que se trataba de un posteo sobre el Día de los Inocentes, es decir entre las 9.54 y las 12.21 del día de la fecha, les enviaremos una caja con productos Havanna tal como decía el post original«, aseguró.

Y concluyó: «Una finalizado el recuento que estamos realizando, haremos un hilo con todos los seguidores que recibirán la caja, con quienes tomaremos contacto para enviarles los productos. Una vez más, queremos expresarles a todos nuestras sinceras disculpas».

Por último, Defensa del Consumidor imputó a la empresa por «publicidad engañosa». El organismo detallaron que las publicaciones de Havanna infringieron el artículo 4 y 7 de la Ley 24.240. Aseguraron que también se infringió la Ley 24.788 de Lucha contra el Alcoholismo, ya que la primera publicación muestra una botella de champagne y no muestra la leyenda obligatoria «Beber con moderación. Prohibida su venta a menores de 18 años».

A partir de ahora la firma de alfajores tiene cinco días hábiles para realizar su descargo ante la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor y Arbitraje en Consumo, y posteriormente continuará el proceso administrativo para determinar si corresponden sanciones.

 

 


Noticias sobre el caso Havanna

 

hace 1 día

NOTICIAS

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.