Una ley facilita baja de de suscripciones en New York

La norma apunta a prevenir comportamientos de las empresas para retener al usuario o consumidor

Se sancionó en el Estado de New York, Estados Unidos, un proyecto de ley destinado a evitar que las empresas renueven automáticamente las suscripciones.

Ahora no se permitirá que la compañía cargue su tarjeta o cuenta sin primero obtener su consentimiento afirmativo al acuerdo que contiene los términos de la oferta”, dijo el senador Hoylman.

La legislación también exige que exista un mecanismo de cancelación rentable, oportuno y fácil de usar. Las membresías de gimnasios se rigen por esta nueva ley.

Esta ley se aplica para pedir la baja de una diversidad de servicios y suscripciones, como por ejemplo membresías de gimnasios. En tal sentido, a muchos neoyorquinos se les dijo que tenían que ir en persona para cancelar su membresía de gimnasios durante la pandemia de COVID-19.

Si hay violaciones, el fiscal general puede impedir que una empresa continúe con sus prácticas e imponer una multa. Hay una serie de industrias que están exentas, como los operadores de alarmas de sistemas de seguridad, los bancos y las tarjetas de crédito.

 

Alcance de la ley para pedir la baja

Según la nueva ley, cualquier empresa que realice una renovación automática o una oferta de servicio continuo a un consumidor en Nueva York debe:

-Presentar los términos de la oferta de renovación automática o los términos de la oferta de servicio continuo de “manera clara y visible” (incluida una explicación de los cargos en los que se incurriría después de que finalice el período de prueba gratuito) antes de que se cumpla la suscripción o el acuerdo de compra y en “proximidad visual” a la solicitud de consentimiento a la oferta;

-evitar cobrar al consumidor por una renovación automática o un servicio continuo sin obtener primero el consentimiento afirmativo del consumidor a los términos de la oferta de renovación automática; y

-proveer un recibo que incluya “la renovación automática o los términos de la oferta de servicio continuo, la política de cancelación y la información sobre cómo cancelar”.

Si la oferta incluye una prueba gratuita, la empresa también deberá revelar en el acuse de recibo cómo permitir que el consumidor cancele antes de que el consumidor pague por los bienes o servicios. El acuse de recibo debe enviarse de manera que el consumidor pueda guardarlo.

Para leer la ley completa, ver la página siguiente.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.